El 65% de los miembros del nuevo Consejo Ciudadano Estatal de Podemos son cargos públicos

viatalegreII

Los inscritos de Podemos decidieron el pasado fin de semana la composición del nuevo Consejo Ciudadano Estatal (CCE). Es el máximo órgano de dirección del partido morado, sólo por debajo de la Asamblea Ciudadana, es decir, de la opinión de las bases. Está compuesto por 62 personas más el secretario general, los secretarios generales autonómicos y cuatro representantes de los círculos. La mayoría de los 62 electos en las primarias pertenecen al equipo de Pablo Iglesias, que cuenta con 38 consejeros incluido el líder de Podemos. Un liderazgo incontestable. 23 son del equipo de Íñigo Errejón y sólo dos de Anticapitalistas.

Analizando los perfiles de los 63 nuevos integrantes nos encontramos con que el CCE tiene varias características principales: está “madrileñizado”, tiene una gran mayoría de personas que ostentan cargos públicos y además se ha renovado en más de la mitad.

En la lista de 63 personas electas se encuentran hasta 41 dirigentes que tienen un cargo público a diferentes niveles. Supone un 65% del total. Los más numerosos son los diputados en el Congreso, que llegan hasta 24 personas. De ellos, 17 son de la lista de Iglesias, él incluido: Irene Montero, Gloria Elizo, Noelia Vera, Sofía Fernández, Rafa Mayoral, Ione Belarra, Alberto Rodríguez, Diego Cañamero, Ana Marcello, Manolo Monereo, Juanma Del Olmo,Meri Pita, Txema Guijarro, Rita Bosaho, Javier Sánchez y Teresa Arévalo. Siete lo son de la candidatura de Errejón, él incluido: Pablo Bustinduy, Juan Pedro Yllanes, Ángela Ballester, Miguel Vila, Auxiliadora Honorato y Ángela Rodríguez. También hay cuatro senadoras, todas de la lista de Iglesias: Pilar Lima, Idoia Villanueva, Pilar Garrido y Margarita Quetglas.

La presencia institucional también hace que se contabilicen ocho parlamentarios autonómicos. De la lista de Iglesias hay tres: Pablo Echenique y Erika Sanz (Aragón), Irene De Miguel (Extremadura). De la de Errejón, cuatro: Eduardo Fernández, Eduardo Gutiérrez y Clara Serra (Madrid), y Jessica Albiach (Cataluña). Beatriz Gimeno, de Anticapitalistas, es diputada también en Madrid. Por último, hay tres eurodiputados, uno por cada sector: Estefanía Torres, Tania González y Miguel Urbán. Y dos concejales, Rita Maestre, portavoz del Ayuntamiento de Madrid y David Soto, concejal en Irún.

Por tanto, sólo 22 de los nuevos dirigentes no ejercen actividades públicas. Son los siguientes: Vicenç Navarro, Julio Rodríguez, Ana Domínguez, Jorge Moruno, Pablo Manuel Fernández, Belén Guerra, Guillén Carroza, José García Buitrón, Daniel De Frutos, Clara Nieto, Pedro De Palacio, Pepe Viyuela, Ariel Jerez, Ana Castaño, Jorge Lago, Loreto Arenillas, Daniel Irraberi, Aitzole Araneta, Pedro Antonio Honrubia, Marta Domínguez, Héctor Juanatey y María Serrano.

Otra de las características generales que destacan en la composición del CCE es la amplia renovación. Sólo repiten como consejeros 20 personas que fueron elegidas en el primer proceso de primarias celebrado en Podemos en octubre de 2014. Es decir, un 68% se estrena en este órgano. En este caso son diezdel equipo de Iglesias. Aparte de él renuevan su mandato Montero, Mayoral, Belarra, Ana Domínguez, Del Olmo, Javier Sánchez, Belén Guerra, Ariel Jerez y Ana Castaño. Otros diez pertenecen a la candidatura de Errejón, contando al todavía secretario político y portavoz en el Congreso. Son Maestre, Bustinduy, Ballester, Moruno, Honorato, Lago, Eduardo Fernández, Tania González y Clara Serra.

A ellos habría que sumar a Echenique y Pita. Ambos son secretarios generales en Aragón y Canarias, respectivamente, por lo que ya se sentaban en el CCE mediante esa vía. La incompatibilidad de cargos aprobada sólo permite ostentar un puesto de responsabilidad interno por lo que deberán dimitir de alguno de ellos. Lo más probable es que dejen el cargo autonómico.

Durante la campaña prácticamente todas las candidaturas defendieron en algún momento ideas de desecentralización o “desmadrileñización”. No parece que el objetivo se haya cumplido por completo. Al menos 25 personas son de la capital de España o han realizado sus trabajos para el partido desde esta ciudad, según ha contabilizado este medio. Entre otros, los dirigentes más conocidos como Iglesias, Montero, Errejón, Mayoral, Maestre, Serra, Urbán, Bustinduy, Lago, Moruno y los mencionados diputados autonómicos. Aparte, otras personas sin cargo público como Ana Castaño, Clara Nieto, Belén Guerra, Daniel de Frutos, Daniel Irraberri, Pedro Antonio Honrubia o Héctor Juanatey han desarrollado su trabajo interno desde Madrid.

En el CCE se sentarán también los máximos dirigentes autonómicos. La mayoría actual de esos cargos apoyan el proyecto de Iglesias. Son José García Molina (Castilla-La Mancha), Pablo Fernández (Castilla y León), Álvaro Jaén (Extremadura), Carmen Santos (Galicia), Julio Revuelta (Cantabria), Alberto Jarabo (Baleares) y Ramón Espinar (Madrid) aparte de los citados Echenique y Pita. Sólo los dirigentes en Euskadi (Nagua Alba), Murcia (Óscar Urralburu) y Valencia (Antonio Montiel) se han alineado claramente con Errejón.

Anticapitalistas, con Gimeno y Urbán, ganará algo más de presencia que la que tenía hasta ahora con sólo tres representantes claros: Teresa Rodríguez (Andalucía), Laura Pérez (Navarra) y Kiko Garrido (La Rioja). Albano Dante Fachín, líder de Podem Cataluña, también es cercano a esta corriente. El asturiano Daniel Ripa mantiene un perfil más independiente.

(Fuente: Cuarto Poder / Autor: Miguel Muñoz)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *