Los jóvenes trabajadores andaluces han perdido un 21% de sus salarios

young-worker

Mucho se ha dicho sobre el impacto que ha tenido la última gran recesión económica en los sueldos y en la desigualdad salarial. Para calcular esta evolución, la reciente Encuesta Cuatrienal de Estructura Salarial publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) es una valiosa herramienta en manos de los investigadores. El Observatorio Económico de Andalucía (OEA) y la Universidad Pablo de Olavide (UPO) de Sevilla han buceado en la ingente cantidad de microdatos que aporta esta encuesta para disparar el zoom sobre lo que revela de Andalucía.

Esta estadística se publica cada cuatro años y se basa en la información facilitada por casi 200.000 trabajadores de toda España, una muestra lo bastante extensa como para transmitir datos fiables, según los expertos. Los encuestadores del INE preguntan en las compañías sobre el número de trabajadores, los sueldos de cada uno y las características de sus puestos. También se examina si la empresa es privada o pública, si tiene o no convenio colectivo o su sector productivo. Para hacerlo, se subdivide a los trabajadores en percentiles o grupos ordenados por escalas, desde los que perciben salarios más bajos hasta los que ganan más. Ello permite conocer la evolución de cada estrato. También se ponderan las diferencias por edades y sexos.

En esta última entrega, el INE compara la fotografía del año 2010 con la de 2014, lo que permite ver cómo ha cambiado la estructura salarial en esos cuatro años de crisis plena. Las tasa de variación se calculan descontando la inflación entre dichos años (7,04 %), para que la radiografía sea real.

Como primera instantánea, se constata que los salarios han bajado. En Andalucía los ingresos brutos anuales medios se han reducido en 129 euros en los cuatro años, al pasar de 20.913 euros en 2010 a 20.784 en 2014. La caída ha sido del 7,6% contando la evolución de los precios. Junto a ello, la encuesta confirma que en Andalucía los sueldos son más bajos que la media nacional: 20.784 euros frente a 22.858, casi 2.000 euros inferior.

El análisis realizado por la UPO y el OEA pone el acento en la brecha entre los sueldos más bajos y los más altos, y en la evolución de ambos extremos, y concluye que «ha aumentado considerablemente la desigualdad». Así, en Andalucía los sueldos inferiores han caído en torno a un 16% de media, un poco menos que en España (19%), aunque, de partida, los ingresos que perciben los trabajadores en la comunidad autónoma son inferiores al estándar nacional. En concreto si nos referimos a este percentil, que engloba el grupo situado en la escala salarial más baja, en Andalucía los ingresos brutos anuales eran de solo 6.741,5 euros en el año 2014 (unos 481,5 euros al mes en catorce pagas), frente a los 7.626,2 euros de media en España (545 euros mensuales).

Por su parte, los salarios medios caen en torno al 4,2% y se mantienen ligeramente mejor que en España (5,7%), aunque también, como en el caso de los más bajos, son inferiores a la media nacional: alrededor de 17.500 euros brutos al año frente a unos 19.000.

Y si nos fijamos en la escala salarial más alta, los ingresos de los trabajadores han caído en Andalucía casi un 9%, frente al 5,7% nacional, un desnivel que se achaca a la mayor proporción de funcionarios. “La principal explicación de esta mayor caída es que el peso de los salarios públicos en dicha franja es elevado”, explica Manuel Alejandro Hidalgo, profesor de Economía de la UPO, y uno de los autores del citado informe. Añade que en la misma encuesta del INE se puede extraer un gráfico solo de la evolución de las retribuciones en el sector privado en Andalucía, en la que se aprecia que la bajada de salarios en los escalafones más altos no desaparece, pero se mitiga mucho. “En Andalucía, el número de funcionarios es mayor que en España y gran parte de los sueldos más altos los representan estos trabajadores del sector público. Los recortes salariales y la bajada del número de horas de trabajo de los funcionarios coinciden en esta mayor caída regional”, concluye este experto.

Un aspecto central del debate salarial es el de las bajas retribuciones de los contratos de los jóvenes, sueldos por debajo de los mil euros que han bajado en picado en la crisis por la elevada tasa de paro juvenil, y que limitan las expectativas de emancipación. La encuesta del INE lo confirma sin ambages: un trabajador andaluz menor de 25 años ganaba en el año 2010 un salario bruto anual de 11.612 euros de media (menos de 830 euros al mes en catorce pagas). En 2014, la cifra cayó hasta los 9.991 (unos 715 euros mensuales), lo que supone un recorte de 1.621 euros en sus ingresos brutos anuales.

La evolución ponderada de los salarios de los trabajadores andaluces más jóvenes (contando la inflación del 7,04% entre ambos años) refleja una caída de más del 21%, trece puntos más que el descenso de los salarios contadas todas las edades. Eso significa que los más jóvenes no solo cobran menos, sino que sus salarios bajan más.

Y el desplome es aún más acusado para el grupo de trabajadores menores de 25 años que están en la escala de sueldos inferiores, que han visto como se han recortado entre un 35 y un 39%. Por su parte los asalariados de edades comprendidas entre 25 y 34 años también sufren la erosión económica más que la media con mermas de casi el 15%.

¿Por qué caen mucho más en 2014 los salarios bajos comprados con 2010? “Si se mira el salario por hora se ve que se lo recortan más, un 10%, a los que tienen el salario más bajo. Es decir que hay una combinación de dos factores: ¿Por qué están ganando menos? Porque trabajan menos tiempo (más tiempo en desempleo o contratos temporales más cortos), pero también porque el ajuste salarial ha sido más intenso en ellos. Influye dos tercios el número de horas y un tercio la remuneración por hora”, explica Hidalgo.

“Esto es muy interesante porque el ajuste salarial está recayendo sobre todo en aquellos que tienen salarios más bajos y esa dispersión tiene un componente socialmente más preocupante”, recalca el profesor de la UPO.

(Fuente: La Voz Digital / Autor: E. Freire)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *