24 colegios de Málaga con amianto en sus estructuras

La plataforma Málaga Amianto Cero, presidida por Francisco Puche, trabaja de forma muy activa para la erradicación segura de este peligroso mineral de los lugares públicos y privados que actualmente se encuentra instalado, tales como tejados ondulados, conducciones, depósitos de agua, aislamientos, pavimentos en la capital y la provincia.

Fruto de esta intensa labor para luchar contra este “problema de salud pública”, el colectivo ha elaborado un inventario de los colegios en los que aún pervive el amianto. Concretamente, la plataforma visitó un total de 80 colegios de Málaga y provincia y detectó amianto “a simple vista” en un total de 24 centros escolares, lo que representa un 30 por ciento del total. “Si extrapolamos los datos de esta muestra y en Málaga hay unos 800 colegios, podemos decir que hay amianto en aproximadamente unos 200 centros educativos”, explica.

Recientemente, la plataforma denunció la existencia de este material en varios colegios de la provincia, como Nuestra Señora de Los Remedios de Cártama; en Ronda, Antequera y en el José Calderón, en Campanillas.

Málaga Amianto Cero lleva a cabo una labor de concienciación social, para promover el desmantelamiento seguro de estos lugares “delicados” como son los centros escolares, bajo el auspicio de una campaña nacional en la que asociaciones de padres, profesores y sindicatos “están presionando a la Administración” para quitar estas uralitas.

“Aunque ya existe un acuerdo del Parlamento Europeo, con fecha 14 de marzo de 2013, que obliga a su erradicación total y sin riesgos para antes del año 2030, los colegios, institutos y guarderías son lugares en los que debe ser retirada la uralita de forma urgente. Los niños y niñas expuestos son muy vulnerables a los efectos cancerígenos de este mineral”, argumenta Puche, quien asegura que se acabará retirando cuando los padres y madres se den cuenta del “riesgo inútil” que están corriendo sus hijos; “lo que hay que ver es cuándo y cómo se lleva a cabo esa retirada, preferentemente en las vacaciones de verano, cuando estos centros están vacíos de alumnos y profesorado”.

Y es que estas microscópicas partículas de fibrocemento se van desprendiendo con las lluvias, el paso del tiempo, el viento y los movimientos tectónicos, indica el presidente del colectivo malagueño. Por tanto, “no se ven, ni huelen y ni se perciben”.

Seguimiento en el José Calderón

La Junta de Andalucía, a través del gabinete de Salud Laboral de la Delegación Provincial de Educación y la Agencia Pública Andaluza de Educación, ha salido al paso de la información publicada el pasado viernes, 19 de febrero, en Viva Málaga, en la que padres y madres exigen la retirada del amianto del Colegio José Calderón de la barriada de Campanillas, y informa de que “están estudiando el asunto para, si fuera necesario, tomar las medidas pertinentes”.

De hecho, los técnicos de la Agencia Pública Andaluza de Educación se personarán en el centro educativo, para realizar un “seguimiento” de las “nuevas incidencias”. “Según se determine, se actuará en consecuencia, siempre siguiendo la normativa y con las medidas de seguridad que se requieran, en su caso”, afirman fuentes.

Estas fuentes aseguran que la peligrosidad del amianto “estriba en la manipulación, ya que su principal vía de entrada en el organismo son las vías respiratorias, por lo que sólo es perjudicial cuando el contacto es prolongado y se manipula el material de manera que las fibras pasen al aire y sean inhaladas”.

“En este caso, además, el hecho de estar situado al aire libre minimiza aún más la peligrosidad del mismo”, agregan.

(Fuente: Andalucía información / Autora: Alejandra Guillén)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *