Filipinas: El NEP anuncia el final del alto el fuego por incumplimientos gubernamentales

NEP

La guerrilla filipina del Nuevo Ejército del Pueblo (NEP), anuncio el pasado miércoles de manera unilateral el cese del alto el fuego de carácter indefinido declarado el año pasado con el gobierno del presidente Rodrigo Duterte. El NEP anunció que el final del alto el fuego entrará en vigor el próximo día 10.

El NEP es una guerrilla comunista, de orientación maoísta, fundada en 1969, que cuenta con gran respaldo popular tanto en las urbes como en el campo filipino, pues aunque a que originariamente fue un grupo guerrillero fundamentalmente campesino y controla amplias zonas  rurales, tiene también arraigo en las grandes ciudades. Actúa en 69 de las 81 provincias filipinas y llegó a tener hasra 26.000 efectivos en la década de 1980. En la actualidad se calcula que cuenta con unos 6.000 combatientes. Su mayor influencia se encuentra en las islas de Luzón, Visayas y parte de la de Mindanao.

El fundador del Partido Comunista de Filipinas y del NEP, José María “Joma” Sison, reside desde 1987 en el exilio en los Países Bajos, a donde se trasladó tras la caída de la dictadura de Ferdinand Marcos y ser puesto en libertad por la ex presidente Corazón Aquino. Sison, que fue profesor del actual mandatario filipino, Rodrigo Duterte, cuando éste estudiaba en la universidad, fue invitado por el presidente a regresar al país recientemente.

En un comunicado publicado en la prensa, el NEP, brazo armado del Partido Comunista de Filipinas, indica que la decisión se correspondía con el incumplimiento por parte de la administración de Duterte de amnistiar a todos los presos políticos y no penetrar los militares en los territorios bajo su control, tal y como fue pactado en las conversaciones de paz.

El NEP acusa a las Fuerzas Armadas de Filipinas de perpetrar “acciones hostiles, provocaciones o movimientos, vigilancia y otras operaciones ofensivas” disimuladas como operaciones de paz o antidroga bajo el paraguas del alto el fuego.

De acuerdo con el portavoz del NEP, Ka Oris, al menos 500 barrios de los 164 municipios y 43 provincias bajo autoridad de la guerrilla comunista están ocupados en la actualidad por las fuerzas armadas del gobierno filipino, lo que constituiría una clara violación del espíritu de las declaraciones de cese al fuego recíproco, agregó Oris.

Aunque la guerrilla anuncia reanudar sus acciones armadas, asegura que continúan apoyando las negociaciones de paz en el marco de la Declaración Conjunta de La Haya de 1992, así como el proceso de paz iniciado con la Administración del presidente Duterte, en el poder desde el pasado 30 de junio. Al respecto precisó que es posible negociar mientras se lucha hasta que se alcancen acuerdos sustantivos para abordar las raíces del conflicto armado y establecer las bases para una paz justa y duradera.

Durante los últimos quince años, Noruega ha ejercido como mediador entre el gobierno y el NDFP. Desde 2004, se han celebrado en Oslo tres rondas de diálogo de paz. El Ejecutivo filipino y el Frente Democrático Nacional de Filipinas (NDFP), organización política que representa a la guerrilla comunista, acordaron a finales de agosto pasado hacer indefinido el alto el fuego unilateral previo y promover la amnistía de presos políticos para dar inicio a las negociaciones de paz.

Los representantes de ambas partes iniciaron a mediados del mes pasado en Roma la tercera ronda de estas negociaciones, en la que los comunistas ya amenazaron con poner fin al alto el fuego debido a las violaciones del acuerdo bilateral por parte de Manila.

Por su parte, el presidente Rodrigo Duterte anunció la suspensión del cese el fuego con el Nuevo Ejército del Pueblo por parte de la Fuerzas Armadas de Filipinas, luego de que la otra parte tomara igual decisión hace dos días. La medida se hará efectiva esta noche, según dijo el mandatario, quien lamentó que el referido cese de hostilidades se interrumpiera.

Según fuentes gubernamentales, desde el final el pasado miércoles del alto el fuego, siete soldados murieron y dos fueron capturados en diversos enfrentamientos con la guerrilla del NEP. En total se calcula en más 30.000 las muertes producidas en los enfrentamientos entre el grupo guerrillero y el Ejército desde el inicio de la confrontación armada.

(Fuente: Prensa Latina)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *