Los directores de institutos quieren ser “autoridad”

La Asociación de Directores de Instituto de Andalucía (Adian), que esta semana ha celebrado sus XVI Jornadas en Baeza (Jaén), ha incluido entre sus conclusiones la reclamación a la administración para que ésta dé contenido normativo a conceptos “tan presentes en las leyes” y discursos pedagógicos como la “autonomía de centro” y el “liderazgo educativo”, así como una apuesta “decidida” por la enseñanza pública y la «pronta» profesionalización de la Dirección.

El nuevo presidente de Adian, Gabriel Ureña, ha subrayado a Europa Press que dichos conceptos quedan sin contenido real en la práctica, habida cuenta de que los centros necesitan una “autonomía pedagógica y organizativa”, pues “cada instituto es diferente, depende del contexto social y de su ubicación: hay que enfocar el aprendizaje desde un determinado punto de vista, que se respete un proyecto educativo de cada centro, con una personalidad y un perfil para adaptarse a las expectativas y las necesidades de los alumnos”.

Partiendo de la base de que el director «ya no es un gerente» y de la necesidad de un “liderazgo compartido con una estructura pedagógica”, Ureña ha expuesto la idea de que, por “vocación democrática”, el director y el jefe de estudios, “que no solo debe ocuparse de una labor de aprendizaje sino que en muchas ocasiones hace un trabajo de solventar problemas sociales y mediar”, pueda tener el reconocimiento de “autoridad” más allá del ámbito ya reconocido de lo académico.

Con ello, ha agregado el presidente de Adian, esta figura podría gozar de un respaldo a la hora de tomar medidas preventivas para la corrección de determinadas conductas, “siempre al servicio de la democracia escolar”.

Por otro lado, y ante el recurrente conflicto del retraso en el pago de los gastos de funcionamiento a los centros por parte del Ejecutivo autonómico, Ureña ha aludido a las explicaciones de la consejera del ramo, Adelaida de la Calle, en el marco de las jornadas de esta semana, según las cuales existe un desajuste entre los cursos académicos y el año natural de Hacienda. Sin embargo, “a nivel empresarial, esto funciona desde el 1 de septiembre y hasta finales de junio”, por lo que “habrá que corregirlo”, ya que, ha apostillado, la mayoría de los centros «acaban asfixiados».

Durante las jornadas, por otro lado, la presidenta saliente, Amparo García, agradeció la cordialidad y la atención de los responsables de la Junta en todas las gestiones que ha llevado a cabo durante estos dos años, que se ha traducido en la participación de Adian en diferentes comisiones de trabajo de la Consejería, así como “la aceptación de nuestra colaboración, entendiendo las dificultades a las que se enfrenta la administración, en la resolución de todos los problemas que han afectado a la comunidad educativa andaluza, en numerosas reuniones mantenidas”.

(Fuente: El Correo de Andalucía)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *