EE. UU. anuncia alianza con los kurdos en la lucha contra el EI y la creación de “zonas seguras” en Siria

FDS

El principal organismo de seguridad de Turquía ha advertido a EEUU que “el suministro de armas a organizaciones terroristas” sólo “ayuda al terrorismo a ganar fuerza y a difundirlo”, en aparente referencia a la política de Washington de aliarse con el Partido de la Unión Democrática Kurda Siria (PYD) vinculado, según Turquía, al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), y que en la actualidad combate al EI encuadrado dentro de las  Fuerzas Democráticas Sirias (FDS).

“Reconocer a las organizaciones terroristas como interlocutores y entregarles armas a través de varias maneras ayudará al terror a ganar fuerza y propagarse”, afirmó una declaración emitida después de la reunión bianual del Consejo de Seguridad Nacional (MGK) que tuvo lugar el 31 de enero bajo la dirección del Presidente Recep Tayyip Erdoğan y altos funcionarios civiles y militares.

Esta declaración se produjo después de que la Administración Trump anunciara su intención de aliarse con los kurdos en la lucha contra el EI en Siria. Aunque tal política fue seguida anteriormente por la Administración Obama, el gobierno de Trump parece decidido a incrementar su ayuda militar a los kurdos en Siria hasta niveles sin precedentes, incluyendo la entrega a dichas fuerzas de vehículos blindados a diferencia de las armas ligeras que había recibido anteriormente.

Esta política de la nueva administración norteamericana provocará, sin duda, un aumento de las fricciones entre Ankara y Washington. Además estas armas servirían para apoyar la ofensiva de Raqqa contra el EI. El Pentágono alegó que la orden de entrega había sido emitida por la anterior administración.

La declaración de MGK dijo que había evaluado los recientes acontecimientos en Siria e Iraq, en particular los problemas de seguridad en los dos países, donde Turquía ha estado implicada desde hace mucho tiempo. “La protección y el refuerzo del alto el fuego en Siria, así como las conversaciones de Astaná, se discutieron en detalle, mientras que se ha confirmado que los esfuerzos de Turquía para lanzar un período de transición política (en Siria) y cumplir con sus responsabilidades humanitarias continuarán”, señaló la declaración del Consejo de Seguridad turco.

Las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), dirigidas y compuesta fundamentalmente por los kurdos, son una amalgama de grupos armados que operan en el norte de Siria y que están integradas no solo por kurdos, sino también por asirios (minoría étnica de credo cristiano), algunos clanes árabes y circasianos o yazidíes, entre otros. (En la foto superior adjunta presentación de las FDS el pasado año).

Las FDS anunciaron que ya recibieron sus primeros suministros y equipación desde que el presidente estadounidense Donald Trump entró en la Casa Blanca. “Los vehículos blindados de Estados Unidos han llegado por primera vez a las FDS”, dijo su portavoz, Talal Silo. Las FDS mostraron fotos de sus nuevos vehículos (foto inferior adjunta), que serán utilizados previsiblemente en la ofensiva contra el EI en Raqqa. “Los vehículos blindados llegaron hace cuatro o cinco días”, dijo el portavoz. “Anteriormente, no recibíamos apoyo en esta forma. Sólo conseguíamos armas ligeras y municiones”, señaló.

Trump vehiculos para kurdos

El apoyo militar estadounidense a las Fuerzas de Siria Democrática (FSD) ha aumentado desde que Donald Trump fue investido presidente de Estados Unidos, afirmó el vocero de la coalición. “Trump ya ha dicho que su prioridad va a ser la lucha contra el terrorismo y lo está demostrando incrementando su respaldo a las FSD”, agregó. Además, desde el pasado 6 de noviembre, las FSD, cuentan con el respaldo aéreo de los aviones de la coalición internacional encabezada por Estados Unidos en su ofensiva contra el Estado Islámico (EI).

En este sentido, las Fuerzas Democráticas de Siria (FDS) han anunciado igualmente que iniciarán la tercera fase de su operación contra ISIS para liberar Raqqa. El propósito de esta operación no se trata de tomar la capital de facto de ISIS, la ciudad de Raqqa, sino más bien para aislarla del resto de sus fortalezas. Hasta ahora la operación “Ira del Éufrates” está siendo exitosa para las FDS tras la captura de muchos pueblos al oeste de Raqqa de la banda terrorista ISIS. Actualmente las operaciones se centran en las inmediaciones de la población de Al Tabqa, al oeste de la urbe de Al Raqa.

Entrenando a 3000 combatientes árabes “opositores”

EE.UU. está entrenando a 3000 combatientes árabes so pretexto de luchar contra el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe), según la oposición siria. Estos combatientes están recibiendo instrucción militar por parte de la llamada coalición internacional, liderada por EE.UU., con el fin de lanzar una ofensiva contra la ciudad de Al-Raqa (norte de Siria), controlada por Daesh, ha declarado este miércoles el líder opositor sirio, Ahmad al-Yarba, a la agencia británica de noticias Reuters.

Al-Yarba ha subrayado que, ahora, los combatientes árabes están desplegados en las provincias de Deir al-Zur (este), Al-Raqa y Al-Hasaka (noreste). “Hay un programa de entrenamiento con las fuerzas de la coalición; participaremos con fuerza en estas operaciones”, ha afirmado.

Al-Yarba ha indicado, además, que en diciembre de 2016 llegaron a un acuerdo con la coalición anti-EIIL para desplegar fuerzas de la oposición armada en Al-Raqa. Los Estados Unidos acogieron con beneplácito la cooperación de las fuerzas de la oposición con las llamadas Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), ha agregado.

Tras el fracaso del programa de Washington para entrenar a los opositores armados en Siria, EE.UU. decidió apoyar a las FDS, que incluyen a varios grupos armados árabes y kurdos, para promover sus planes en el territorio sirio. Además, Estados Unidos ha enviado decenas de fuerzas especiales a Siria para llevar a cabo operaciones militares terrestres en distintas partes del país árabe, en apoyo a las fuerzas aliadas de Washington.

“Zonas seguras”

Por otro lado, Donald Trump, y el rey saudí, Salman bin Abdelaziz Al Saud, acordaron el domingo crear zonas seguras en Siria y Yemen. Así lo acordaron las partes en una conversación telefónica, durante la cual además acordaron otras ideas para ayudar, a su juicio, a muchos refugiados desplazados por los actuales conflictos, anunció la Casa Blanca en un comunicado. Se trata de la primera conversación telefónica mantenida entre ambas partes tras la toma de posesión de Trump oficialmente.

En esta conversación de una hora, ambos lados insistieron en esfuerzos conjuntos para luchar contra la propagación del terrorismo especialmente el grupo takfirí Daesh. Además abogaron por aumentar cooperaciones bilaterales y trabajar de forma conjunta para afrontar los “desafíos para la paz y la seguridad regional, incluidos los conflictos de Siria y Yemen”.

Trump aseguró el miércoles que creará zonas seguras en Siria para proteger a las personas que huyen de la violencia allí. Por lo tanto ordenó al Departamento de Defensa estadounidense (Pentágono) y el Departamento de Estado de Estados Unidos que elaboren un plan de esta propuesta en 90 días.

Por su parte, Salman bin Abdelaziz Al Saud instó a Trump a “liderar un esfuerzo en Oriente Medio para derrotar al terrorismo y ayudar a construir un nuevo futuro, económica y socialmente, para el pueblo del Reino de Arabia Saudí y la región”, según el comunicado. El texto no indicó si además las partes estudiaron el polémico decreto firmado por Trump para prohibir la entrada de refugiados y musulmanes de siete países a Estados Unidos.

(Fuentes: Al Manar / Al Masdar /Al Waght / Hispan TV)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *