5.000 personas secundan la manifestación contra los recortes sanitarios en Jerez (Vídeos)

jerez mani

5.000 personas han secundado ayer domingo la manifestación “Por una sanidad pública y digna para todos” que convocaba Joaquín Fernández, el marido de la mujer atropellada que tardó 40 minutos en ser atendida por una ambulancia. La mayor manifestación celebrada en la ciudad en los últimos años.

Jerez de la Frontera, en nombre de toda la provincia gaditana y como en otros rincones andaluces durante las últimas semanas, ha salido a la calle este domingo para defender una sanidad pública “universal y digna”. Mientras Susana Díaz estaba pensando en su futuro político inmediato, la quinta ciudad de Andalucía en población se ha echado la calle como no se recuerda para exigir mejoras urgentes en la que hasta ahora era mostrada como referente de tres décadas y media ininterrumpidas de supuestas políticas sociales del PSOE en Andalucía: la sanidad pública.

La protesta ha contado además con el apoyo de la Marea Blanca de Jerez y la de Cádiz, que representan a los profesionales sanitarios de los centros de salud, además de colectivos vecinales y sociales, como la federación de vecinos Solidaridad, la plataforma para la apertura del centro de radioterapia de Jerez, o la Plataforma “Dignidad y derechos de Torrecera” (foto inferior adjunta), y representantes de distintos partidos políticos y sindicatos, entre otros movimientos sociales.

Torrecera

La marcha partía a las doce del mediodía de la Plaza del Caballo, bajo el lema La sanidad no se vende, y terminaba en la Plaza del Arenal con una suelta de globos y la lectura de un manifiesto. Entre los lemas coreados y vistos en las pancartas: “la sanidad no se vende, se defiende”, “PSOE, PP, recortan a la vez”, “Susana Diaz, recorta to los días” o “sanidad, pública”. El  trayecto repleto de cánticos expresos a la presidenta de la Junta: “Susana Díaz, recorta todos los días” y a los dos partidos mayoritarios: “PSOE y PP recortan a la vez”, se oía, y con duros mensajes plasmados en pancartas que llamaban a la reflexión. “Urgencias para curarse, no para morir”, decía uno de ellos.

La comitiva fue encabezada por el propio convocante, Javier Fernández, y su esposa, Carmen Rubiales, que dijo sentirse “abrumada” por el respaldo ciudadano que tuvo la convocatoria. Fernández animó a la sociedad a “denunciar lo que está pasando” con una sanidad que, a su juicio, “está patas arriba”.

Aún no habían empezado a andar y nada más poner un pie en la Plaza del Caballo, Joaquín ya se sentía arropado por amigos y vecinos de Jerez y de otros puntos de la provincia que empatizaban con su denuncia social. Se sentía “orgulloso” de ver a “tantos compañeros reunidos” en una convocatoria que nace de un episodio personal, que se fue complicando a medida que avanzó el día después de que una vez que por fin fue trasladada al Hospital de Jerez “tuviera que esperar diez horas en Urgencias”.

Fernández no se atrevía a cuantificar la respuesta ciudadana a su llamamiento para que se echaran a la calle y dijeran basta. Un calor que ya empezó a sentir el mismo día del suceso cuando el vídeo que subió a su perfil de la red social Facebook denunciando los hechos se convirtió en viral. Desde ese momento, como dijo, “tengo miles y miles y miles de fotografías en hospitales distintos… de aquí de Trebujena, de Cádiz, montones de fotografías de personas esperando camas para ser ingresada en urgencias, en los pasillos, gente que pide cita en centros de salud y se la dan dentro de dos semanas; esto de alguna manera tiene  que acabarse sí o sí y por eso estamos aquí”.

jerez mani 2

Momentos antes de la salida de la manifestación a medio día de ayer desde la plaza del Caballo, Fernández explicó que empezó a moverse tras recibir miles y miles de comentarios y fotografías de afectados por las carencias del sistema sanitario tras compartir su caso, en el que su mujer permaneció una hora tendida en la carretera hasta que una ambulancia la trasladó al hospital donde después de diez largas horas de espera le dieron el alta sin que afortunadamente el accidente le dejara secuelas de gravedad.

Para el promotor de esta manifestación, una de las más numerosas de los últimos años que reunió a familias al completo y profesionales sanitarios con (los que menos) y sin bata blanca,  la respuesta ciudadana evidencia que “esto no puede quedar aquí, y tiene que seguir”. ¿Qué pueden hacer los usuarios de la sanidad pública  que se identifiquen con Javier? “Que reclamen y denuncien lo que está pasando, que la sanidad está patas arriba”, afirmó, confiando en que a esta manifestación le sigan más acciones reivindicativas.

“Esto no puede ser.  No pueden decir que la sanidad es puntera, que no hay retrasos en los hospitales ni en las listas de espera; eso es completamente falso y lo demuestra la gente que se ha manifestado aquí y en Sevilla, Granada,  Málaga… y por eso estamos aquí”, advirtió aprovechando para dar un tirón de orejas a la clase política, que, a excepción del PSOE, se dejó ver en el recorrido, pero respetando el llamamiento de Fernández de que lo hicieran “como ciudadanos” y “sin pancartas políticas”. A ellos les pidió expresamente que “sean servidores públicos” porque “para eso les hemos votado” y que “nos escuchen” y “luego en las instituciones hagan su trabajo”,  tras advertir que la acción de ayer quedaba fuera de cualquier intento de confrontación o politización.

En el Arenal, la cabecera de la manifestación rodea la plaza para que se puedan acomodar todos los que la secundan. Joaquín Fernández coge un megáfono: “Quiero dar un mensaje a los políticos: aquí está Jerez”, exclama provocando los vítores de los presentes. Prosigue: “Los políticos están más alejados del pueblo que nunca. Estoy aquí por mi mujer y porque mucha gente me ha escrito, pero también porque tengo memoria y veo que se han olvidado del pueblo”. “No consentimos que se recorte más en Sanidad y Educación. Debemos estar unidos para plantarles cara y empezar a despertar de una puñetera vez”. La plaza grita a modo de despedida: “¡El pueblo unido jamás será vencido!”.

El promotor de la movilización ciudadana confía en haber encendido la llama y que ésta se propague, por lo que animó a los que directa o indirectamente sufren las consecuencias del “denostado” sistema sanitario andaluz a que “reclamen y denuncien lo que está pasando, y que no se conformen”, porque “la sanidad está patas arriba, para hacerte una radiografía o para operarse tardan hasta seis meses, y eso no puede ser”.

(Fuentes: Mira Jerez / Diario de Jerez / La Voz del Sur /Diario Bahía de Cádiz / La Voz de Cádiz)

 

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *