Insultos machistas a una árbitra en Jaén: “Me dijeron zorra y que me iban a meter la polla en la boca”

linier

Una joven asistente de Jaén, Soraya Leiva Justicia, ha denunciado los “graves” insultos machistas que recibió el pasado domingo en el encuentro Torredelcampo-Vilches, de la Primera Andaluza sénior de fútbol, y ha asegurado que seguirá su carrera arbitral ante las grandes muestras de apoyo recibidas.

Los hechos ocurrieron durante ese partido jugado en la localidad jiennense de Torredelcampo, en el que parte del público que estaba situado detrás de la colegiada le dirigió frases como “zorra, vete a tu casa, que es lo que tienes que hacer y no estar aquí rodeada de tíos”, las mujeres “no servís para nada” o “te voy a meter la polla en la boca”.

Estos insultos fueron recogidos en el acta arbitral y han sido denunciados públicamente por esta asistente y por el Sindicato de Árbitros de Fútbol de España, que ha censurado que la joven, de 23 años, fue vejada “por el simple hecho de ser mujer, ante la pasividad del público y del resto de agentes” participantes en el encuentro.

Soraya, que arbitra desde hace ocho años en competiciones locales y jiennenses, ha declarado este viernes que durante el encuentro, que acabó 1-1, le “dijeron de todo” y fue “muy duro”. “En el vestuario me derrumbé y no paré de llorar”, ha afirmado.

A pesar de la situación vivida, esta asistente, natural de Úbeda (Jáen), ha anunciado que no tiene pensado dejar el arbitraje y ha dado las gracias por las muestras de apoyo recibidas en los últimos días por compañeros de la provincia, de Andalucía y de toda España.

“Tengo más fuerzas que nunca y la serie de insultos que recibí no me harán retirarme, porque cuento con el apoyo del colectivo, padres, amigos y familiares. Es cierto que estoy un poco agobiada por la repercusión y espero olvidarme con el tiempo”, ha indicado.

Insultos también a la fisioterapeuta

Además, ha añadido que en dicho partido también recibió insultos la fisioterapeuta Paula Torres, que desempeña esa función en el Vilches CD y que “es una de las personas” que, precisamente, le han llamado esta semana para interesarse por su “estado de ánimo”.

En un comunicado, el Sindicato de Árbitros ha apelado “a todas las árbitras españolas” a que, “en el momento en el que la violencia machista haga acto de presencia”, suspendan “inmediatamente todos los partidos” en los que actúen, ya que no se pueden “normalizar” este tipo de hechos ni “tolerar que sigan pasando estas cosas”.

Por su parte, el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) ha expresado su rechazo a la “agresión verbal” recibida por la árbitra asistente jiennense y ha recalcado que esa repulsa “debe ser de toda la sociedad” y “se debe completar con la puesta en marcha de medidas que erradiquen cualquier tipo de acciones de este tipo”.

“El fútbol es un deporte que mueve masas y sería un gran aliado para promover valores como el respeto y derechos como la igualdad de género. El fútbol sería un potentísimo instrumento para muchas personas, especialmente hombres y niños, que tienen como referente social a muchos futbolistas”, ha resaltado en un comunicado.

(Fuente: Marca)

“¿Por qué venís tantas mujeres a arbitrar, sino servís para nada?”

El machismo imperante en los campos de fútbol vuelve a manifestarse con tintes grotescos y deleznables. Soraya Leiva es una joven jiennense a la que le apasiona el fútbol. Su caso no es el de una jugadora de campo sino el de auxiliar de árbitro en una modesta Liga provincial en Jaén, la de Primera Andaluza Senior.

Natural de un pequeño pueblo cercano a la capital, La Guardia, Soraya con poco más de 20 años, sufrió el pasado 22 de enero uno de los capítulos más tristes de su afición deportiva en el transcurso del partido que enfrentaba al CD Torredelcampo y el CD Vilches, ambos de Jaén.

En el campo de Torredelcampo recibió graves insultos por parte de la afición que se tradujeron en frases tan vergonzosamente machistas como agresivas tales como “Zorra, vete a tu casa que es lo que tienes que hacer y no estar aquí rodeada de tíos, que es lo único que te gusta, zorra” o “¿Por qué venís tantas mujeres a arbitrar, sino servís para nada?”.

Crisis de ansiedad

Esta situación en el desarrollo de juego, sin que nadie hiciera nada por detenerlo, generó a la joven una situación de tensión que llegó a su máximo nivel cuando alguien, durante el descanso le espetó: “Te vamos a meter la polla en la boca para que no llames más al árbitro”, asegura. Fue ahí donde Soraya no aguantó la repugnante presión y tal y como reconoce “nada más llegar al vestuario, me derrumbé y no podía parar de llorar”,

Intento de agresión de un borracho

Para ella esta situación angustiosa vivida en el campo del Torredelcampo ha sido superior incluso a un intento de agresión de un borracho: “lo máximo que recuerdo fue un intento de agresión de un hombre ebrio en un partido de juveniles. Pero nunca antes esos insultos tan duros”.

Joven valiente que denuncia el machismo del fútbol

Y es que Soraya es una joven cargada de madurez y carácter reflexivo. También sabe lo que es el esfuerzo. En el momento de redactar estas líneas, en una mañana gélida en La Guardia, su pueblo, Soraya se encuentra recogiendo aceituna en el campo. Momento de recordar a Miguel Hernández y sus “Andaluces de Jaén, aceituneros altivos”.

Como el poema del alicantino, la joven auxiliar de árbitro también se rebela pero en este caso ante el machismo del deporte del balompié y afirma que “Las mujeres en el fútbol damos un paso para adelante y dos para atrás, a pesar de que estemos tan avanzados en otros aspectos”, comenta, antes de añadir: “A una compañera, no hace mucho, un hombre le dijo que la insultaba porque había pagado la entrada y porque no podía insultar a su mujer”.

Las reacciones más duras han venido del Sindicato de Árbitros que consideran estos insultos machistas inaceptables hacia esta asistente y que denuncian en su página web “la pasividad del público y resto de agentes del partido”. Incorporan a la web la foto que mostramos en portada con jóven árbitra sacando tarjeta roja al machismo.

acta

Recogidos los insultos en el acta

El árbitro Antonio Hernández Jiménez, adscrito a la Delegación de Linares, corroboró las amenazas e insultos en el acta que mostramos. El documento recoge que “durante el transcurso del encuentro, una parte de los aficionados que se encontraban detrás de mi asistente número 2 se dedicaron a proferir insultos de todo tipo contra su persona”. Y recoge literalmente las soeces frases dirigidas a Soraya Leiva,

… Y los dirigentes, como siempre, de perfil, llaman mentiroso al árbitro

Como suele ser habitual en actos de machismo y de xenofobia en los campos de fútbol, los dirigentes se ponen de perfil. Así el presidente del Torredelcampo dice que sus jugadores son inocentes y califica el acta arbitral como una mentira del colegiado. El entrenador del equipo visitante  dice que no oyó esos frases machistas hacia la auxiliar pero señala que los jugadores del banquillo de CD Torredelcampo, “No pararon de insultar a nuestros futbolistas, a los que llamaron, entre otras cosas, drogadictos”.

(Fuentes: andaluces.es / Autor: Juan Luís Valenzuela)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *