Palestina, entre las políticas de apaciguamiento y la resistencia

pantallazo-1

Siempre hubo disputas entre los analistas sobre cuál es mejor entre las opciones de la resistencia o aplicar la política de apaciguamiento tanto para las facciones de la Resistencia palestina como para el Movimiento de la Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá) contra la colonización de los occidentales y sus aliados en la región, particularmente el régimen de Israel.

La opción de la resistencia es el resultado de la voluntad del pueblo libre que busca dignidad y quiere liberar sus territorios ocupados por el régimen de Tel Aviv, este pueblo ve que con la política conciliadora podrían perder sus tierras, sus derechos y su país. Mientras, la opción de aplicar política de apaciguamiento es fruto de los elementos que buscan beneficiar sus objetivos mediante la presencia de las fuerzas israelíes en sus tierras, a su juicio la resistencia perjudicaría sus beneficios y por eso no escatiman esfuerzos a la hora de apoyar al régimen israelí en sus planes y medidas racistas.

Pese a que estos mercenarios que operan a favor del régimen de Israel podrían ser líderes, organizaciones, medios de comunicación y partidos políticos pero sin duda alguna tienen proyectos compatibles con el régimen ocupante.

Recientemente se surgieron rumores sobre un posible acuerdo de paz entre el Movimiento de Resistencia Islámica Palestina (HAMAS) y otras facciones palestinas con el régimen israelí. Lo que podría ratificar estos rumores es la visita de las autoridades palestinas a algunos países árabes de la región que gozan de buenas relaciones con los países occidentales, en particular el régimen de Israel. Y ahora la pregunta es ¿cuál opción es mejor para los palestinos ante el régimen de Tel Aviv, la resistencia o política conciliadora?

Las consecuencias de elegir la opción de resistencia ante el régimen de Israel

1- Durante décadas de enfrentamientos entre el régimen israelí y los grupos de la resistencia, teniendo en cuenta que el régimen de Tel Aviv fue apoyado por los países occidentales, sin embargo y a pesar de sufrir bajas en sus filas, pero con los sacrificios de sus combatientes, HAMAS e Hezbolá obligaron al régimen israelí a reconocer el poderío militar de la resistencia islámica en Oriente Medio.  El régimen de Israel ahora se dio cuenta de que no podría militarmente hacer todo lo que estaba haciendo antes como ocupar las tierras palestinas o seguir con sus planes expansionistas.

Tras sus fracasos durante sus ofensivas contra El Líbano en 2006 y la asediada Franja de Gaza en 2014, el régimen de Israel no se atreve librar otra guerra ni contra palestinos ni los libaneses, además el pueblo israelí no tiene confianza en el poderío militar de su ejército. Sumando a esto la crisis económica que azota los países que secundaban al régimen israelí durante sus anteriores agresiones a la resistencia islámica en la región, razón por cual en el futuro estos países reducirán sus apoyos  a este régimen.

2- Con elegir la opción de la resistencia, los combatientes de HAMAS y otras facciones palestinas han adquirido un respeto tanto entre los palestinos y los países árabes como entre los países del mundo entero. Además el despertar islámico en los países islámicos, en particular los Estados árabes jugó un rol significativo al respecto de manera que aumentó la presión contra las organizaciones árabes.

Y como hemos visto durante las marchas antigubernamentales algunas organizaciones recogieron ayudas financieras para las facciones de la resistencia palestina así como se enfrentaron con las fuerzas de seguridad. Actualmente la resistencia palestina sabe muy bien que  si aplica una política de apaciguamiento contra el régimen de Israel, perderá todo lo que ha conseguido hasta ahora.

Además la historia demuestra que las personas que creen en su caso y tienen fe en su derecho de liberar sus tierras y expulsar al ocupante de ellas son quienes que deciden la batalla. A cambio, las personas que piden política conciliadora se rinden ante el régimen de Israel y su débil postura se ha debilitado ante la firmeza de la opción de la resistencia.

3- Durante los últimos años el eje de la resistencia se ha extendido en los países árabes. Antes el Gobierno de Siria fue el único que apoyaba la causa palestina pero con el correr de los días otros países se sumaron a la resistencia islámica de la región. Debemos declarar que mientras la resistencia sigue con sus victorias ante el régimen de Tel Aviv, es posible que se aumenten las personas o países que se unirán a la resistencia.

Las consecuencias de aplicar política de apaciguamiento

1- Acabar con el derecho palestino por siempre. La causa palestina es no es para los palestinos sino que para los musulmanes y los Estados árabes. La pérdida de Palestina es el inicio de aplicar una política conciliadora contra el régimen de Israel y animarle seguir con sus planes en la región. De este modo con esta política, el régimen israelí convertirá a otros países árabes a otra palestina y este régimen utilizará de esta inacción para atacar e eliminar la resistencia y los que apoyan la causa palestina.

2-La política de apaciguamiento debilitará la postura de los pueblos árabes e islámicos y permitirá a los gobiernos y entidades árabes a reprimir la voz de la oposición y así acaba con cualquier movimiento o partido que busca determinar su propio destino. Además emplear la política conciliadora legitima los proyectos de la colonización de los países occidentales que buscan dividir el Oriente Medio.

(Fuente: editorial de Al Waght)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *