Egipto reúne a líderes de las diversas facciones gobernantes libias en busca de un acuerdo

 

Egipto libia

Egipto trabaja en pro de una solución política para Libia “El Gobierno de El Cairo ha tomado medidas para facilitar un proceso político en Libia que podría poner fin a años de conflicto”.

“Una solución política es la única vía para resolver la crisis en Libia (…) el terrorismo nunca será totalmente erradicado en Libia si no hay una solución política”, ha precisado el pasado 21 de enero el ministro egipcio de Exteriores, Sameh Shoukry, señalando, a su vez, que Egipto trabaja para hallar una solución política que ponga fin al conflicto en el país africano.

El canciller egipcio hizo estas declaraciones antes de reunirse con los ministros de Exteriores de Libia, Argelia, Túnez, Libia y Níger, así como con el enviado especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para Libia, Martin Kobler, con el objetivo de discutir la situación en Libia.

Conforme a informado Shoukry, Egipto recientemente,  ha recibido al comandante en jefe del Ejército de Libia, el general de división Jalifa Haftar; al presidente del Parlamento libio, Aguila Saleh; y al jefe del Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA, por sus siglas en inglés) de Libia, Fayez al-Sarraj, en busca de “un terreno común” que coadyuve a solucionar la crisis.

Como resultado de estas conversaciones anunció que las distintas facciones rivales libias pronto podrían reunirse en El Cairo para las conversaciones de reconciliación después de una reunión regional durante este fin de semana.

Al mismo tiempo, ha hecho hincapié en que las victorias contra los terroristas en las ciudades norteñas de Bengasi y Sirte no significan la derrota total del terrorismo en Libia y que las facciones rivales deben pensar en un arreglo político permanente. “Estamos enfocando nuestros esfuerzos en reunir líderes libios para un diálogo directo, para construir confianza y entendimiento”, explicó.

Libia vive en la incertidumbre política desde 2011, cuando la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y algunos países árabes intervinieron militarmente en el país, provocando el derrocamiento del régimen de más de cuatro décadas de Muamar Gadafi y asesinando a líder libio.

Desde entonces, Libia se ha visto abocada a un estado de agitación por la lucha entre las milicias, las tribus y dos gobiernos rivales. El consiguiente vacío de poder ha permitido a Daesh prosperar en varias partes del país, a pesar de haber sido expulsado recientemente de su fortaleza de Sirte. Se cree que se han reagrupado en otras partes del país.

El Gobierno del Acuerdo Nacional (GNA) respaldado por la ONU en Trípoli no ha ejercido su autoridad, que es principalmente impugnada por una administración oriental rival en Tobruk, respaldada por el general Khalifa Haftar, que está cada vez más cerca de Rusia. La reunión prevista es  para elegir a un líder de Libia que sea aceptado y apoyado por todas las partes.

Sin embargo, la celebración del encuentro por parte de Egipto levantará algunas suspicacias, especialmente debido a su apoyo a Hafter, el autoproclamado líder del Ejército Nacional Libio que fue descrito como un “criminal de guerra” por un consejo libio a principios de este mes.

En la foto adjunta a la noticia, de izquierda a derecha: el ministro de Exteriores de Egipto, Sameh Shoukry; el ministro de Asuntos Exteriores del Gobierno del Acuerdo Nacional de Libia, Taher Siala; y el ministro de Estado delegado para Asuntos del Magreb (dependiente del Ministerio de Asuntos Exteriores de Argelia), Abdelkader Messahel, durante una reunión en El Cairo sobre la situación de Libia, 21 de enero de 2017.

(Fuente: Hispan TV)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *