Siria: Se logran algunos avances puntuales en las conversaciones de paz de Astaná

siria-reunion-astana4

A lo largo del lunes y martes pasados, delegaciones de la oposición, de grupos armados, y de los gobiernos  sirio, Ruso, Turco, Iraní, y de la ONU,  realizaron conversaciones en Astaná (Kazajistán) para reforzar la tregua, pactada en la nación levantina desde el pasado 30 de diciembre. El proceso de negociaciones, esta vez con la participación de grupos de la oposición política siria, además de los reunidos aquí, continuará el próximo 8 de febrero en Ginebra.

Las formaciones políicas, grupos armados opositoras y el gobierno de Siria alcanzaron resultados concretos para una salida al conflicto en las conversaciones de Astaná, consideró el embajador de ese país en la ONU, Bashar Al Jaafari. El funcionario consideró muy importante el apoyo de todas las partes y de mutuo acuerdo a la declaración final rubricada por Rusia, Turquía e Irán al término de dos días de conversaciones en esta fría y moderna ciudad kazaja.

“A Astaná vinimos con objetivos concretos: buscar una salida a la crisis siria, avanzar hacia la paz y establecer un mecanismo tripartito para garantizar un régimen de cese de hostilidades”, estimó Al Jaafari. “Esto no es un mercado o un comercio, nosotros analizamos un orden del día específico y alcanzamos determinados resultados, señaló el Embajador en una conferencia de prensa, al término de las conversaciones.

Al Jaafari dijo que le fue doloroso estar en la mesas de negociaciones con la oposición armada, pero Damasco, afirmó, está dispuesta a ir más allá para poner fin al terrorismo. El diplomático denunció el papel negativo de Turquía en las conversaciones, después que junto con la oposición armada rechazó la propuesta de la delegación gubernamental de mantener a Siria como un estado cívico y laico.

La oposición y los grupos armados asistentes al encuentro se mostraron insatisfechos por la ausencia en la declaración final de una mención al papel militar de Irán en Siria. Pero el jefe de la delegación de los grupos armados opositores, Mohammed Allush, reconoció el papel preponderante de Rusia para establecer la paz en Siria y expresó su esperanza en que Moscú continúe de esa forma en lo adelante. Allush afirmó que Rusia debe mantener su apoyo a un proceso político realmente justo en Siria, señaló la televisión capitalina.

Por su parte Rusia denunció los chantajes de la oposición armada durante las conversaciones, dirigidas a buscar una salida pacífica al conflicto en ese país levantino. Hubo sutiles intentos de chantaje de la oposición armada durante las pláticas, indicó el jefe de la delegación nacional y enviado especial del Kremlin para Siria, Alexander Lavrentev.

Entre las exigencias de los opositores estuvo el fin de los combates en la región siria de Badi Barad, pero después comprendieron que Rusia para ellos no es el enemigo y estuvieron menos tensos, comentó.

Moscú reconoce que fue imposible realizar una negociación directa entre las partes enfrentadas que solo estuvieron juntos en las sesiones plenarias al inicio de los días de pláticas, pero al menos “se pudieron ver las caras”, consideró.

Las negociaciones incluyeron todos los formatos posibles: bilaterales, trilaterales y más amplias para dejar atrás la desconfianza mutua. Rusia estima que en Astaná al menos se dieron grandes pasos para avanzar en el proceso de negociación de paz y fin de la violencia que en seis años dejó más de 200 mil muertos en Siria.

Declaración final

Tras concluir la reunión, ayer martes, Rusia, Turquía e Irán firmaron una declaración conjunta, respaldada por la delegación gubernamental siria y las de la oposición,, que reconoce a la vía pacífica como única forma de poner fin al conflicto sirio. En esta declaración, leída por el canciller de Kazajistán, Kairat Abdrajmánov, las partes reafirmaron que no existe ninguna solución militar al conflicto sirio e insistieron en una salida política pacífica, basada en una resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU).

La declaración también indicó que Rusia, Irán y Turquía establecerán un mecanismo tripartito para el cumplimiento y garantía de la tregua en Siria. “Se ha tomado la decisión de crear un mecanismo trilateral para vigilar que se cumpla plenamente el cese de hostilidades y no haya provocaciones”, según la declaración.

Los detalles de cómo se efectuará el control del fin de las acciones bélicas se conciliarán entre los militares de Moscú, Ankara y Teherán, adelantó Lavrentev. El funcionario ruso tampoco excluyó la posibilidad de nuevos garantes del acuerdo de alto el fuego. Sin embargo, estimó que debe ser una nación con influencia real sobre las partes enfrentadas.

Además exige que todas las partes garanticen una reducción considerable de las acciones violentas, una construcción de la confianza y una garantía de un acceso sin limitaciones de la ayuda humanitaria.

La declaración insiste en apoyar la actual tregua, respetar la soberanía de Siria y luchar contra el terrorismo. Además pide lanzar negociaciones entre el Gobierno y la oposición. No obstante, los grupos opositores se desvincularon de lo acordado, e insisten en un cambio de régimen: su antigua demanda. En la declaración conjunta anuncian también la creación de un mecanismo trilateral para vigilar el cumplimiento del alto el fuego.

El Gobierno sirio consideró que los diálogos fueron un éxito. Su jefe negociador, Bashar al-Yafari, respondió a la oposición armada destacando el rol clave de Irán en los diálogos.

El jefe de la delegación negociadora del Gobierno sirio, Bashar al-Yafari, ha indicado que la consolidación del cese de hostilidades es el principal objetivo de estos diálogos, y tras la finalización de los mismos esta jornada ha denunciado una guerra impuesta contra Siria, no sin asegurar que el Gobierno de Damasco tomará todas las medidas necesarias para salvar al pueblo y el país.

Staffan de Mistura, el mediador de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), compartió también la visión oficial siria en este caso, y consideró que el rechazo de los grupos armados es un logro.

Por otro lado fue acordada la línea de separación con Daesh en Siria, declaró el asesor del presidente ruso y jefe de la delegación rusa en la capital kajaza, Alexandr Lavréntiev. “Se abordaron los temas de separación de los grupos de oposición de Daesh y el Frente al Nusra. (…) Se logró acurdar las líneas de separación con Daesh”, dijo.

La oposición se reafirma en el alto el fuego

No obstante, El jefe de la delegación de la oposición armada siria en las negociaciones en Astaná, Mohamed Alush, reafirmó el apego de la misma  al cese del fuego en el país.

“En lo que se refiere a la tregua, asumimos las obligaciones conforme al acuerdo del 30 de diciembre”, dijo tras las consultas en la capital kazaja donde aseguraron que llegaron “para fortalecer el régimen del alto el fuego”, declaró.

Los grupos armados de la oposición siria que participaron en las negociaciones en Astaná no tienen suficiente influencia para influir en los procesos sobre el terreno en el país árabe, declaró a Sputnik el secretario del movimiento opositor Diplomacia Popular, Mahmoud al Afandi.

“Las formaciones armadas invitadas a Astaná son grupos muy pequeños que no tienen ninguna influencia sobre el terreno, tienen juntos un mil combatientes como máximo, y el grupo más grande, Ahrar al Sham, no llegó a las negociaciones”, afirmó.

Según el opositor, al regresar de Astaná estos grupos serán destruidos “uno por uno” y dejarán de existir “antes de que el asunto llegue a Ginebra”, en referencia a las consultas sirias que deben reanudarse en esta ciudad suiza a principios de febrero. “Estos grupos decidieron llegar a las consultas en Astaná porque Turquía los había obligado a participar”, vaticinó Al Afandi.

El 8 de febrero en  Ginebra

Para el 8 de febrero está prevista una nueva ronda de negociaciones sirias en Ginebra. El enviado especial de las Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, expresó la esperanza de que para las consultas en Ginebra la oposición siria logre crear una delegación única para negociar con el Gobierno.

La declaración final insta a los grupos opositores a participar en los diálogos sirios que se celebrarán el próximo mes de febrero en la ciudad suiza de Ginebra al mismo tiempo que insiste en luchar contra los grupos terroristas como Daesh y el Frente Al-Nusra.

“Las delegaciones de la República Islámica de Irán, la Federación Rusa y la República de Turquía (…) apoyan el deseo de los grupos armados de oposición de participar en la próxima ronda de las negociaciones entre el Gobierno y la oposición bajo el égida de la ONU en Ginebra el 8 de febrero de 2017”, reza el comunicado.

Rusia considera que todos los grupos opositores tendrán iguales derechos en las consultas sirias en Ginebra, declaró el jefe de la delegación rusa en las negociaciones en Astaná, Alexandr Lavréntiev.

“Hemos conseguido que la oposición armada de Siria llegará a las negociaciones en Ginebra y será allí un actor de pleno derecho igual que otros opositores como el grupo de Moscú, el de Cairo, el de Astaná y el Alto Comité de Negociaciones”, dijo en una rueda de prensa.

Indicó igualmente que estos grupos “deben tener y esperamos que tengan derechos iguales” en las negociaciones en la ciudad suiza.

(Fuentes: Ria Novosti / SANA / Al Waght / Hispan TV / Prensa Latina)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *