El Ejército saharaui en “alerta máxima de combate”. Se reinicia el juicio a los 24 de Gdeim Izik

T3

El Estado Mayor de las Fuerzas Armadas del Ejército Popular Saharaui reforzó los contingentes militares desplegados en la región de El Guerguerat, tensión muy delicada entre el Frente Polisario y Marruecos desde la agresión militar marroquí en agosto de 2016.

“La alerta máxima de combate se produce como consecuencia del “aislamiento” que vive Marruecos por sus permanentes enfrentamientos con la comunidad internacional”, anunció Brahim Ghali hoy en un discurso en Chahid Alhafed.

El líder del Frente Polisario ha destacado que Marruecos está cada vez más “aislado” en el escenario diplomático internacional, en referencia a su postura hostil a la comunidad internacional tras la reciente sentencia del Tribunal de Justicia Europeo (TJUE).

Para el dirigente saharaui, es “inadmisible” que Marruecos mantenga esa postura, “su presencia en los territorios saharauis es ilegal, inaceptable, ha afirmado Ghali.

“Lo único que a día de hoy sirve de contención a una nueva agresión militar contra nuestro pueblo es que Marruecos no comprende que las grandes pérdidas serían inevitables en caso de enfrentamientos bélicos”. “Se estudiaron diversos escenarios de seguridad en la línea de separación, así como en el espacio aéreo de los territorios liberados del Sáhara Occidental”, añade.

“La lucha armada es una legítima opción”

Por su parte, el ministro de defensa de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) y miembro del Secretariado Nacional del Frente Polisario, Abdalahi Lehbib, no descarta una solución militar si no se respeta el derecho de autodeterminación del pueblo saharaui.

“La lucha armada es una legítima opción que siempre estará sobre la mesa”, dijo en una entrevista con la agencia de noticias de Portugal. “Marruecos está desplegando sus fuerzas terrestres y aéreas en el sur del Sáhara Occidental”, para el ministro saharaui esta decisión rompería el alto fuego alcanzado en 1991. “La única vía para resolver este conflicto es a través de un referéndum de autodeterminación” tal como la ONU exige desde los años de la guerra.

El Ejército de Liberación Popular Saharaui (ELPS) comenzó el 28 de agosto de 2016 un despliegue masivo de tropas terrestres para hacerse con el control de El Guerguerat, región saharaui que el ejército marroquí intentó ocupar. Un mes después las fuerzas saharauis tomaron bajo su control la región de El Guerguerat tras expulsar de la misma a los militares marroquíes que querían construir una carretera entre el Sáhara Occidental y Mauritania.

El ministro de defensa saharaui, Abdallahi Lehbib Ballal, sostuvo que la presencia de las fuerzas terrestres del Sáhara Occidental en El Guerguerat impide las ofensivas marroquíes dentro del territorio liberado saharaui. Lehbib puntualizó que en estos momentos el ejército saharaui está en estado de guerra y que sus unidades militares en situación de combate, preparadas para repeler cualquier agresión marroquí.

Se reinicia el juicio a los presos políticos de Gdeim Izik

Por otra parte la justicia marroquí reanuda el juicio contra los 24 presos políticos saharauis detenidos tras los sucesos de Gdeim Izik en 2010. El Gobierno les acusa de la muerte de once agentes marroquíes. Encarcelados desde entonces, una sentencia militar revocada condenó a los activistas a penas desde 20 años a perpetua.

En su primera audiencia, el 26 de diciembre,  el juicio quedó pospuesto hasta el 23 de enero. El juez permitió entonces desarrollar los alegatos de defensa y estimó la ausencia de uno de los inculpados, Mohamed el Avubi, en libertad provisional.  El Tribunal de Apelación de Salé, cerca de Rabat, juzga a los saharauis por  imputaciones de “formación de banda criminal, violencia contra la fuerza pública con resultado de muerte y mutilación de cadáveres”.

El Gobierno de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) reclama la “libertad inmediata y sin condiciones” de los presos, y ha denunciado repetidas violaciones de los derechos humanos en cárceles locales y los territorios ocupados, tanto de estos como del resto de presos políticos saharauis.

Miles de manifestantes levantaron el campamento de Gdeim Izik en los territorios ocupados en 2010 y pidieron “el fin de la ocupación y el derecho inalienable a la libre determinación y la independencia”, declaraba la RASD entonces en un comunicado.  Su desmantelamiento se produjo  noviembre de ese año.

La CIA desclasifica documentos sobre la guerra del Sáhara Occidental

El Sáhara Occidental es una disputa territorial que no sólo afecta a la región del Maghreb. Hay muchos países pendientes de cuanto sucede en este conflicto por los daños colaterales que puede suponer. La agencia compartió varias fotos de soldados saharauis lanzando misiles y otros marroquíes capturados por las fuerzas saharauis.

La decisión de la Agencia Central de Inteligencia estadounidense, CIA, de abrir el acceso a más de 10 millones de páginas de más de 900.000 documentos desclasificados permite conocer lo que sucedió exactamente a partir de marzo de 1979. La agencia de inteligencia americana revela que Marruecos estaba perdiendo la guerra contra el Frente Polisario. Según el documento, Marruecos estaba perdiendo la batalla hasta que países europeos y Árabes intervinieron para ayudar a dictadura de Hassan II.

”La anexión del Sáhara Occidental por Marruecos en 1975 fue por la fuerza y desembocó en una guerra”, según los documentos desclasificados, la guerra del Sáhara que estuvo muy disputada entre el Frente Polisario y Marruecos, fue determinante la ayuda que recibieron los marroquíes por parte de Estados Unidos, Francia, España y Arabía Saudí gracias a las relaciones de Hassan II con Henry Kissinger, entonces consejero de Seguridad Nacional de EEUU y con los Saud de Arabía Saudí.

(Fuente: El Confidencial Saharaui)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *