Euskal Herria: Congreso de Sortu. Otegi reelegido Secretario General. Aprobada la ponencia Zohardia

ortegui-620x330

Sortu ha celebrarado su congreso “refundacional” este sábado en el Palacio de Euskalduna de Bilbao. El Congreso de Sortu ha sellado su refundación con la aprobación definitiva de la ponencia Zohardia, la aprobación de una nueva dirección absolutamente renovada y también rejuvenecida, y la reelección de Arnaldo Otegui como su Secretario General, que logró un apoyo del 95% de los votos, y la ponencia oficial, Zohardia, respaldada por el 91,15% de la militancia.

El congreso concluye el proceso de debate iniciado el 2 de julio y da a conocer a la sociedad los compromisos de Sortu de cara al futuro. Para ello se ja aprobado definitivamente la ponencia Zohardia, en la que Sortu define su línea política. Los militantes presentaron 751 enmiendas al texto, que inciden en la línea de convertir esta formación en un instrumento para activar un proceso soberanista en Euskal Herria. Concretamente, se aprobó una resolución titulada “Euskal Errepublika Sortu”, que resume el desarrollo del proceso y la situación actual.

En ella, Sortu considera que “ha llegado el momento” de llevar al pueblo vasco “hasta la independencia” y dice ser “consciente” de que este objetivo “solo es posible a través de alianzas, tanto puntuales como estratégicas”.

En la resolución aprobada en el congreso, leída por Miren Zabaleta, este partido subraya que “es hora de salir a la calle e impulsar nuevos cambios, porque ha llegado el momento de llevar a nuestro pueblo hasta la independencia”. Tras estimar que es necesario un “cambio político” y que la independencia es “la mejor opción”, Sortu dice que ese cambio “solo es posible a través de alianzas, tanto puntuales como estratégicas”.

Sortu se define como “instrumento para la emancipación nacional y social de la ciudadanía vasca”, indica que, además de por el proyecto independentista, su práctica política en los próximos meses estará guiada por la situación económica, dada su preocupación por las consecuencias de una crisis que ha “empobrecido sobre todo a las clases populares”.

“No aceptamos el estándar español y francés como vara con la que medirnos. Queremos una economía, un tejido industrial, un modelo fiscal, unas relaciones sociolaborales y un reparto de la riqueza a la altura de nuestras capacidades como país, añaden.

Los presos de ETA, sus familiares y sus “derechos” constituyen otra de las prioridades de Sortu, al entender que “corresponde a todos”, y “en especial a las instituciones vascas, crear las condiciones para que en el nuevo escenario político vasco todos los derechos de todas las personas se defiendan y se garanticen”.

En el plano interno, Sortu estima que el proceso de refundación desarrollado en los últimos meses ha fructificado en “una izquierda abertzale más fuerte, más viva, más cohesionada y más combativa que hace un año. La izquierda abertzale del siglo XXI”.

La nueva dirección

Posteriormente, se dió a conocer los nombres de los que integrarán el nuevo Consejo Nacional de Sortu, que encabezará Otegi tendrá 29 miembros: 14 ya fueron elegidos en una primera fase y 15 han sido designados estos días por los militantes. En una primera fase fueron elegidos los primeros 14 miembros de la dirección, 9 de la candidatura nacional y uno por cada territorio, votando una lista única que encabezó Otegi y que logró el 95 por ciento de los apoyos.

La votación para componer la nueva ejecutiva de Sortu ha comportado el regreso de algunos rostros históricos de la izquierda abertzale. En concreto, volverán a la cúpula del partido Rufi Etxeberria, el eterno hombre en la sombra de la izquierda abertzale que está llamado a desempeñar un papel clave en el cierre de asuntos pendientes como la situación de los presos o el desarme; y Floren Aoiz, quien dirige al mismo tiempo la fundación del partido, Iratzar.

Por el contrario, no estarán en la cúpula otros referentes de la izquierda abertzale como Joseba Permach o Pernando Barrena, quienes no se han presentado a la votación. Tampoco volverá Hasier Arraiz, presidente de Sortu hasta su renuncia hace unos meses. Como dato llamativo, uno de los portavoces parlamentarios de EH Bildu, Unai Urruzuno, ha quedado fuera por no haber logrado suficiente respaldo.

En el otro lado de la balanza, una de las incorporaciones más comentadas ha sido la de Elena Beloki, quien abandonó la cárcel en agosto tras haber sido condenada en el marco del sumario 18/98 por pertenencia a banda terrorista como responsable de comunicación del aparato internacional de ETA. A nivel interno, su incorporación se lee como una pieza determinante en la resolución de la cuestión de los presos.

La votación se ha realizado en dos fases: en una primera ronda se eligieron 14 nombres, entre los que se encontraban el secretario general, Arnaldo Otegi, así como Arkaitz Rodríguez y Miren Zabaleta, los rostros visibles de Sortu de ahora en adelante. Se da la circunstancia de que esos tres nombres y Sonia Jacinto, también en la nueva ejecutiva, fueron algunos de los impulsores del viraje de Sortu hacia las vías pacíficas, lo que les llevó a cumplir condena por el caso Bateragune.

El sábado se incorporaron los 15 nombres que quedaban para cubrir las plazas restantes, tras el recuento del voto de la militancia. Ha sido en esa segunda ronda donde han resultado elegidos Rufi Etxeberria y Aoiz, además de la diputada en el Congreso Marian Beitialarrangoitia, una de las más respaldadas; y Xabier Larralde, líder de la izquierda aber-tzale en Iparralde. Se presentaron 37 nombres para esta segunda ronda, y no han pasado la criba otros rostros conocidos como los de Karmelo Landa, Xabier Alegria y Unai Urruzuno.

Los 15 dirigentes que completan los 29 miembros del Consejo Nacional de Sortu y que fueron proclamados ayer son la expresa Elena Beloki; Anita Lopepe, de EH Bai (similar a EH Bildu en Iparralde); Lur Arbizu; la portavoz en el Congreso de los Diputados, Marian Beitialarrangoitia; Eneko Compains, Nerea Guijarrubia, Nekane Zinkunegi; el responsable de Iratzar, Floren Aoiz; el líder de Sortu en Iparralde, Xabi Larralde; el exdirigente de Jarrai, Ibon Meñika; el alavés Gorka Ortiz de Guinea; Karlos Renedo; el histórico Rufi Etxeberria; la navarra Maite Sabalza, y Jean Francois Lefort.

Esos nombres se han unido a los 14 que ya habían sido elegidos con anterioridad (Arnaldo Otegi, Arkaitz Rodríguez, Miren Zabaleta, Sonia Jacinto, Kizkitza Gil de San Vicente, Zuriñe Gojenola, Go-tzon Elizburu, Pello Otxandiano, Gorka Elejabarrieta, Nuria Alzugarai, Haimar Altuna, Ibon Arbulu, Oihana San Vicente y Eneko Aldana). Ayer también fue elegida la comisión de garantías, que está encabezada por el abogado Iñigo Iruin, otro referente histórico de la izquierda abertzale

Otegi: “Sigamos haciendo camino convenciendo a la gente”

El Congreso de Sortu ha sellado su refundación con la aprobación definitiva de la ponencia Zohardia, la aprobación de una nueva dirección absolutamente renovada y también rejuvenecida, y el discurso del secretario general, Arnaldo Otegi, que ha subrayado tanto las prioridades políticas como la apuesta por nuevos modos de hacer. Así, ha llamado a renunciar a “dogmatismos” y a seguir avanzado hacia los objetivos de la izquierda abertzale “hablando, convenciendo y también escuchando a la gente”.

Arnaldo Otegi, tras ser elegido secretario general, ha cerrado el Congreso refundacional de Sortu con un alegato claro para seguir avanzando a través de la suma de fuerzas y convenciendo a la gente: “No hay estrategias lineales, ni de única fase, ni milagrosas. No es más revolucionario el que hace las consignas más revolucionarias, sino el que sabe levantar las banderas adecuadas”, ha dicho.

Arnaldo Otegi, ha subrayado tanto las prioridades políticas como la apuesta por nuevos modos de hacer. Así, ha llamado a renunciar a “dogmatismos” y a seguir avanzado hacia los objetivos de la izquierda abertzale “hablando, convenciendo y también escuchando a la gente”. Otegi ha subrayado que “los cambios no se hacen desde el Boletín Oficial del Estado”, sino “desde la mentalidad de las gentes”, a las que hay que “convencer”. El proyecto soberanista, ha añadido, “dependerá” de la capacidad de convencer a “una mayoría social y popular”, porque, ha señalado, “las instituciones no son la vanguardia del proceso, son la retaguardia”.

En su intervención ha recurrido a un refrán chino para apuntar que cuando alguien se pierde en el camino, lo mejor es retornar al punto de partida. Ha agradecido el trabajo de la anterior dirección en condiciones muy difíciles y ha subrayado “virtudes” clásicas de la izquierda abertzale como saber alinearse tras las decisiones que se toman, tras el debate correspondiente.

Mirando ya al futuro, Otegi se ha mostrado convencido de que “hay talento, energías, ganas y voluntad para hacer las cosas de otra manera en este país”. Avanza que la izquierda abertzale recuperará espacios de “desobediencia y confrontación” al tiempo que impulsa un proceso soberanista en la medida de sus posibilidades y sin esperar a una democratización estatal en la que no confía en absoluto. En este punto, una advertencia clara al PNV: “Lo decimos sin levantar la voz ni perder la sonrisa: que nadie cuente con la izquierda abertzale para un nuevo enjuague que dure 40 años y no reconozca el derecho a decidir”.

Desde su conocimiento de las últimas décadas de trayectoria de la izquierda abertzale, ha puesto en valor “vuestra determinación por encima de los obstáculos” que hace que hoy “EH Bildu sea la segunda fuerza” de Euskal Herria. Y ha puesto énfasis en que “aunque nuestras tácticas cambien, nuestros objetivos siguen siendo los mismos” y en subrayar que “el fin del conflicto no es el fin de la lucha, a menudo es más bien el principio”.

Propuso “recuperar con más intensidad la lucha a favor de los presos políticos, deportados y refugiados”, así como “recuperar un discurso integral de desmilitarización”, en referencia a la reivindicación histórica de la izquierda abertzale de que abandonen Euskadi las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. “Somos una vieja nación de Europa que tiene derecho a vivir sin presos políticos ni fuerzas de ocupación”.

Otegi ha remarcado que otra prioridad para Sortu será el “combate contra el neoliberalismo” y se ha mostrado dispuesto a colaborar con la “mayoría sindical vasca” -en alusión a ELA y LAB- y con “todo el pueblo” agrupado en la izquierda “para hacer frente a los recortes que se anuncian otra vez”.

(Fuentes: naiz.info / Gara / Orain noticias / noticias de Gipuzkoa)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *