Serbia y Kosovo reiniciarán contactos en Bruselas el próximo martes

Aleksandar Vucic

Tras intensas mediaciones en el marco del Foro Económico de Davos, con la intervención de la canciller de Alemania, Angela Merkel, se acordó que autoridades de Belgrado y Pristina reinicien contactos en Bruselas el próximo martes, trascendió aquí.

Medios de prensa locales destacan las declaraciones desde esa ciudad suiza del primer ministro, Aleksandar Vucic (foto adjunta), quien participa en el cónclave, sobre su diálogo telefónico con la jefe del gobierno germano relacionado con las fricciones de las últimas semanas entre Serbia y Kosovo.

También se refirió a la preocupación por la escala de acontecimientos expresada en un encuentro bilateral por Federica Morgherini, alta representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de la Unión Europea, quien después de diversos contactos anunció la reunión bilateral en Bruselas el martes.

Las tensiones cobraron intensidad desde que el día 4 autoridades francesas detuvieron al líder político albanokosovar Ramus Haradinaj respondiendo a una orden de captura de Serbia por crímenes de guerra en los años 1998-99, seguida de un pedido de extradición.

El hecho coincidió con la negativa de las autoridades de Kosovo a un viaje del presidente serbio, Tomislav Nikolic, a una comunidad en esa provincia autónoma para celebrar la navidad ortodoxa.

La escalada tomó ribetes de confrontación cuando Serbia decidió reabrir con un tren de pasajeros la ruta Belgrado-Kosovska Mitrovica después de 18 años de inactividad y Pristina movilizó fuerzas especiales con armas largas y carros blindados para impedirle el paso, además de una amenaza de bomba en la vía no confirmada.

Aunque Vucic decidió el retorno del convoy a Belgrado- considerado una provocación nacionalista por los albanokosovares-, dejó claro que si como consecuencia de las movidas de Pristina algún ciudadano serbio resultaba muerto, no vacilaría en responder, mientras Nikolic sugirió mandar tropas si fuese necesario.

La posibilidad de llevar las aguas a su cauce surgió en Davos por la presencia de jefes de estado, gobierno y altas autoridades de la región y el mundo, lo cual facilitó gestiones de personalidades de la UE preocupadas por un enfrentamiento eventual que pudiera reabrir viejas heridas en los hipersensibles Balcanes occidentales.

Vucic reiteró la voluntad de Serbia de mantener y consolidar la paz y la estabilidad en la región, que el país necesita como nadie en este momento de auge de su economía, pero fue firme al defender la soberanía y la integridad territorial y al demandar el cumplimiento de los pocos acuerdos existentes entre las partes.

(Fuente: Prensa Latina)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *