Castilla: EL TS prioriza el almacenamiento nuclear sobre la protección medioambiental

index

El Tribunal Supremo (TS) ha paralizado cautelarmente la ampliación de una zona de protección medioambiental que impedía la construcción del almacén nuclear centralizado en Villar de Cañas (Cuenca). Los magistrados entienden que “es más atendible  proseguir las actuaciones para la instalación del ATC” que la creación de un “espacio protegido”.

El Gobierno de Castilla-La Mancha había acordado extender la Zona de Especial Protección para Aves Laguna del Hito y dejar dentro el emplazamiento del ATC. De esta manera, el silo nuclear no tenía cabida al hacerlo incompatible con los uso permitidos.

Sin embargo, el Supremo dice que llevar allí “el combustible gastado y los residuos de alta actividad” conllevará una “pronta y correcta gestión de los residuos radioactivos amparando a todas las especies animales y al medio en general”. Así, opina que se preserva mejor que con una zona específica “para proteger a una o varias especies animales”.

El Gobierno había pedido la suspensión de estos trámites y había sido denegado por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha. En esa ocasión, los magistrados explicaron que el Gobierno alegaba básicamente motivos económicos para pedir que no se pusieran trabas al almacén.

El proyecto ya ha consumido unos 80 millones en contratos de estudios y obras. Ahora, el recurso del abogado del Estado ha sido atendido al enjuiciar que “el perjuicio (de no parar la declaración de la ZEPA) está en el entorpecimiento a la gestión de los residuos radioactivos y, por consiguiente, el debilitamiento de la seguridad nuclear, con lo que se daña un servicio público esencial”.

Para la Plataforma Contra el Cementerio Nuclear, de la que forma parte Ecologistas en Acción, este acuerdo no supone ningún cambio significativo en la situación del proyecto puesto que no hay sentencia sobre el fondo y hay otros bloqueos que impiden la construcción del ATC.

Aunque esta resolución no supone un nuevo escenario, la Plataforma Contra el Cementerio Nuclear, de la que forman parte tanto Ecologistas en Acción como el Movimiento Ibérico Antinuclear (MIA), desea mostrar su posición crítica ante la resolución del Supremo.

Para la plataforma está sobradamente demostrado que los terrenos elegidos no son adecuados. Así lo establecen los informes internos del CSN y el emitido por la consultora URS. Un ATC en Villar de Cañas sería enormemente peligroso.

Pero, aunque finalmente se anulara la extensión de la ZEPA de la Laguna de El Hito, el proyecto del ATC sigue bloqueado por dos procedimientos indispensables para construirlo: el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente debe emitir una declaración de impacto ambiental pendiente desde mayo de 2015. Por otro lado, el Plan de Ordenación Municipal de Villar de Cañas ha sido desestimado por el Gobierno de Castilla-La Mancha, lo que evita la construcción del ATC.

Según Francisco Castejón, portavoz de Ecologistas en Acción y del MIA, “el acuerdo del Supremo es una mala noticia, sin duda. Pero llaman la atención las consideraciones del Supremo que, como mínimo, demuestran un profundo desconocimiento de los problemas de la energía y de la gestión de residuos: ni el ATC ni la energía nuclear son imprescindibles ni pueden, por tanto, ser considerados como servicios públicos por encima de la protección de la ZEPA. En todo caso, el ATC no tiene todavía luz verde”.

María Andrés, portavoz de la plataforma, ganadera y vecina de Villares del Saz, ha declarado: “Un espacio con unos valores naturales innegables queda desprotegido, por lo que el acuerdo del Supremo es una mala noticia para todas las personas que defienden la conservación del patrimonio natural. Confiamos en que el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha nos dé de nuevo la razón como ya hizo denegando las medidas cautelares”.

Por otro lado, está sobradamente demostrado que los terrenos elegidos no son adecuados. Así lo establecen los informes internos del CSN. Por tanto, un ATC en Villar de Cañas, sería enormemente peligroso.

La Plataforma quiere resaltar que ambos modelos de gestión ATC o ATI, son temporales y no resuelven el grave problema de la gestión de los residuos. Los expertos están de acuerdo en que la solución definitiva menos mala es un almacén geológico profundo (AGP). Por eso, la Plataforma propone olvidar el debate sobre la solución temporal (puesto que ya se ha implantado los ATI) y empezar a pensar en la definitiva. Siempre y cuando exista antes un plan de desmantelamiento ordenado de las centrales nucleares.

Pero con independencia de las resoluciones judiciales, el proyecto del ATC está bloqueado por dos procedimientos administrativos indispensables para construir el ATC: El Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente debe emitir una declaración de impacto ambiental pendiente desde mayo de 2015. Por otro lado, el Plan de ordenación urbana de Villar de Cañas ha sido desestimado por el gobierno de Castlla-La Mancha.

María Andrés (portavoz de la Plataforma ganadera y vecina de Villares del Saz) ha declarado que: “Nos parece una mala noticia que quede desprotegido un espacio con unos valores naturales innegables y que merecen protección, por lo que el acuerdo del Supremo es una mala noticia para todas las personas que defienden la conservación de nuestro patrimonio natural. Pero confiamos en que el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha nos dé de nuevo la razón en el fondo de este recurso, como ya hizo denegando las medidas cautelares”.

(Fuente: Web de Ecologistas en Acción)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *