Granada: CGT inicia una campaña contra los conciertos educativos y pro educación pública

El sindicato CGT inicia en Granada una campaña contra los conciertos educativos. Según los cálculos del sindicato, en la capital la oferta educativa de centros concertados en la etapa de Primaria representa un 62 por ciento frente al 38 en los públicos. Su primera acción consistirá en una concentración el próximo miércoles, 18 de enero, ante la Delegación de Educación de la Junta.

Según el sindicato, durante los últimos años “se han cerrado muchas aulas de centros públicos en nuestro Estado, alegando las administraciones, razones como la falta de matrícula”. Sin embargo, mientras en los centros públicos año tras año “se reduce el número del alumnado, en los centros concertados hemos asistido a la creación de nuevas aulas”, advierte.

“Bajo el pretexto de la ‘libre elección de centro’, los organismos públicos están vaciando de alumnado las aulas de la escuela pública para entregárselo a negocios educativos privados y subvencionados por el Estado (los conocidos como centros concertados, de los cuales un 63 por ciento están regentados por la Iglesia Católica) con el dinero de todos y todas”.

En un comunicado, CGT considera que “no se pueden estar manteniendo dos modelos paralelos educativos”, ya que esto supone “un despilfarro cuando existen muchas plazas vacías en centros públicos y se llenan los concertados”.

Según los datos del sindicato, en Granada capital, por poner un ejemplo, en la etapa de Infantil hay sólo un 42 por ciento de oferta en centros públicos, frente a un 58 por ciento en la concertada; en Primaria el porcentaje es “todavía mayor”, con un 38 por ciento en la pública y un 62 por ciento en la concertada, llegando en la ESO al 64 por ciento de oferta en centros privados concertados. Esta cifra confirma, según destaca, “el desplazamiento que ha ido sufriendo la escuela pública en nuestra ciudad, de esta manera, en las grandes ciudades la enseñanza pública es subsidiaria de la concertada”.

La situación en Granada, alerta CGT, “no es un caso aislado”. Esta misma situación es “extrapolable” a las ciudades más pobladas de la provincia y de Andalucía. Es decir, “unidades que se ofertan cuando hay plazas suficientes en los centros públicos. Por otra parte, también hay que contar con las unidades perdidas a lo largo de estos años”.

“Este curso el PSOE de Andalucía tiene la oportunidad de apostar por la enseñanza pública. Ya se ha abierto el plazo de renovación de los conciertos educativos y el Delegado Provincial remitirá una propuesta de los conciertos antes del 16 de febrero, por lo que, desde CGT, exigimos que cumpla su compromiso para que la bajada de la natalidad no repercuta únicamente  en la enseñanza pública, como ha ocurrido hasta ahora con el cierre de decenas de unidades y centros públicos enteros”, apunta el sindicato.

A su juicio, la “verdadera razón” por la que muchas familias matriculan a sus hijos e hijas en la enseñanza concertada “no es ni por razones religiosas, ni porque tengan mejor calidad educativa, mejor profesorado -que en muchos casos es seleccionado ‘a dedo’-ni mucho menos por ser gratuitos”,  sino “meramente clasista”. Al respecto señala que “el 82 por ciento del alumnado de minorías étnicas, inmigrantes y con necesidades educativas especiales se encuentra en la enseñanza pública”.

En el caso de las comunidades autónomas con gobiernos “más conservadores”, entre los que CGT señala Madrid, Navarra o País Vasco, los datos son “extraordinariamente alarmantes”, con más de un cincuenta por ciento de los centros concertados sobre el total.

Frente a esos datos, CGT destaca que en países de nuestro entorno, “con una gran tradición y valoración educativa como Francia, Alemania, Italia o Finlandia”, la educación pública supone un 89 por ciento mientras que en nuestro país es “apenas” de un 67 por ciento. Entre los datos que repasa indica también que en España se invierte “el doble -0,6 por ciento del PIB-” en enseñanza privada-concertada que en el conjunto de la Unión Europea (0,36 por ciento), “apostando claramente por una acelerada privatización de la educación”.

CGT destaca que siempre ha reclamado “la eliminación total de los conciertos” por considerar que es una opción que: “reproduce la desigualdad social favoreciendo a una determinada clase y rompiendo el principio de igualdad de oportunidades”; “supone un despilfarro de recursos públicos que se destinan a favorecer a negocios privados educativos”; y son “claramente segregadores”.

Segregan, en opinión del sindicato, “por motivos económicos: subvencionados con dinero público y mientras tanto cobran dinero a las familias”; “por motivos sociales: menos de un 15 por ciento del alumnado matriculado en dichos centros, procede de un entorno social desfavorecido”; “por motivos religiosos: el ideario religioso de muchos centros es fuente de discriminación para aquellas familias que no tienen las mismas creencias”; “por motivo de sexo: algunos de dichos centros siguen separando por razones de sexo, con el consentimiento de las administraciones educativas”; y “por el lugar de ubicación: se sitúan preferentemente en poblaciones grandes (con más de 20.000 habitantes) dejando sin atender a una inmensa zona rural que no aporta ‘beneficios económicos’ a estas empresas.”

Por todo ello, el sindicato propone:

  • La paralización automática de todos los nuevos conciertos educativos previstos para el sexenio 2017-2023.
  • La revisión de los conciertos actuales, teniendo en cuenta las plazas vacantes en los centros públicos.
  • El incremento de inversión en educación pública hasta el 7 por ciento del PIB como en los países más avanzados.
  • Eliminación automática del concierto educativo a todos los centros que segreguen por sexo.
  • Un reparto equitativo de alumnado ACNEE y ANCE entre todos los centros públicos y
  • Eliminación del distrito único en aquellas poblaciones donde exista.
  • Fiscalización y auditoría de todos los ingresos realizados en los centros concertados.
  • Matriculación centralizada en las Direcciones Provinciales para evitar la selección del alumnado.
  • Eliminación del área de religión del currículo escolar.
  • Eliminación progresiva de las subvenciones a los centros concertados, obligándoles a elegir entre una integración dentro de la red pública educativa o a permanecer como centros privados (sin conciertos).

(Fuente: El Independiente de Granada)

cartelcgt18enero17jpgdefin

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *