El hijo de Erdogan investigado en Italia por lavado de dinero (vídeo)

Bilal Erdogan, hijo del presidente de Turquía, Tayyip Erdogan, está siendo investigado en Italia por lavado de dinero. La fiscalía de Bolonia ha abierto una investigación a petición de un hombre de negocios, Murat Hakan Uzan, considerado un opositor a Erdogan y que vive exiliado en Francia al estar reclamado por las autoridades turcas.

El hijo de Erdogan, de 35 años, viajó a Bolonia en septiembre con su mujer y sus hijos, aparentemente para completar su doctorado en el campus boloñés de la universidad John Hopkins, pero opositores turcos afirman que llegó “con una gran suma de dinero”. A Bilal Erdogan le acompañaban varios guardaespaldas armados que no pudieron ingresar en Italia hasta que se les concedió pasaportes diplomáticos, según la agencia italiana Ansa. Bilal Erdogan había frecuentado Bolonia en el 2009 y el 2012. Según el abogado de Uzan, la suma de dinero “lavada” por Bilal Erdogan sería de un millardo de euros.

Ahora la fiscal Manuela Cavallo investiga si el caso tiene relación con el escándalo de corrupción que estalló en el 2013 implicando a la formación política de Erdogan, el Partido de la Justicia y el Desarrollo, AKP. La fiscalía turca descubrió una trama de lavado de dinero que esquivaba las sanciones impuestas a Irán (país con el que Turquía mantiene una firme relación económica) por Estados Unidos. En diciembre del 2013 52 personas fueron detenidas y 14 acusadas de soborno, corrupción, fraude, lavado de dinero y contrabando de oro, entre ellas parientes de varios ministros.

Fue entonces cuando se filtró en YouTube una grabación en la que el presidente Erdogan decía a su hijo que se librara urgentemente de decenas de millones de dólares. Erdogan dijo que la grabación era falsa.

El pasado junio, un tribunal de Estambul confiscó las cuentas de Murat Hakan Uzan, después de que este huyera de Turquía al ser acusado de fraude. El caso se remonta al 2003, cuando más de 200 compañías del grupo Uzan fueron intervenidas al descubrirse que el banco Imar, que pertenece a la familia del financiero, vendía bonos del tesoro falsos y ofrecía elevados intereses por depósitos en dólares que nunca fueron pagados, según publicó el diario Today’s Zaman.

Por otra parte, el Gobierno ruso y medios de Moscú han acusado a Bilar Erdogan de estar implicado en el contrabando de petróleo del Estado Islámico hacia Turquía. Según estas versiones, el tránsito desde Siria hacia Turquía se hacía en camiones pertenecientes al hijo del presidente turco. Medios kurdos han difundido imágenes de Bilal junto a supuestos miembros del Estado Islámico.

(Fuente: La Vanguardia)

Mil millones de euros desaparecido por la corrupción en los más altos niveles del Gobierno

La investigación abierta por el fiscal de Bolonia podría tener conexión con el escándalo de corrupción política del 2013, según indicó el miércoles el diario británico The Independent, que también señala que este proceso se debe a una denuncia presentada por un disidente del Gobierno turco.

El opositor y empresario turco Murat Hakan Uzan denunció oficialmente al hijo del presidente Recep Tayyip Erdogan, alegando que ingresó grandes cantidades de dinero a Italia en septiembre de 2015 para reciclarlo; a pesar de que Bilal alega que su estancia en la ciudad italiana junto a su familia se debe sus estudios de doctorado iniciados en 2007.

Según informes, la demanda presentada ante la fiscal de Bolonia, Manuela Cavallo, por el abogado de Uzan, Massimiliano Annetta, precisa que hasta mil millones de euros han desaparecido por la corrupción en los más altos niveles del Gobierno de Ankara, que en su día levantó amplias protestas entre los ciudadanos.

En 2013, el nombre de Bilal, junto al de altos funcionarios del gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), se vinculó al escándalo de corrupción denunciado por los fiscales turcos. Las investigaciones resultaron en el arresto de 52 personas y de otras 14 acusadas –entre ellas familiares de ministros del gabinete– por soborno, corrupción, fraude, lavado de dinero y el contrabando de oro.

Uzan, actualmente refugiado en Francia, también ha citado a un famoso activista turco que realiza escandalosas revelaciones bajo el seudónimo Fuat Avni, quien en octubre del año pasado desveló que Bilal viajó en septiembre a Italia con una gran cantidad de dinero en el marco de una «operación de fuga».

De acuerdo con la agencia de noticias italiana Ansa, la fiscal también está investigando las afirmaciones de que Bilal llegó a Bolonia junto a un grupo de guardaespaldas armados que, en un principio no fueron admitidos en el país, pero que en cuestión de horas se les proporcionó pasaportes diplomáticos turcos y pudieron entrar.

El abogado que representa a Bilal en Bolonia, Giovanni Trombini, reconoció que se había abierto una investigación criminal que involucra a su cliente, pero indicó que no estaba dispuesto a comentar hasta que se aclare con exactitud la naturaleza de las acusaciones.

Bilal, uno de los cuatro hijos del presidente Erdogan que tiene intereses comerciales en el transporte marítimo y el petróleo, fue acusado el pasado diciembre por Rusia de haberse aprovechado junto a su familia del contrabando ilegal de petróleo extraído de los territorios controlados por el grupo terrorista de EIIL (Daesh, en árabe) en Irak y Siria.

(Fuente: Hispan TV)

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *