Euskal Herria: convocan nueva marcha en pro de los presos vascos. Un centenar de personalidades firman manifiesto de apoyo

Sare, red ciudadana de apoyo a los presos vascos y de lucha contra su dispersión, ha convocado la tradicional marcha anual en pro de los derechos de los presos vascos para el próximo 14 de enero en bilbo (Bilbao), y que en esta ocasión va acompañada de la campaña “Yo denuncio”.

Según manifiestan en un comunicado, en la manifestación tratarán de conseguir la imagen de “decenas y decenas de miles de personas con el dedo índice alzado, desde la calle Autonomía hasta el Ayuntamiento”. Así, han animado a participar en la iniciativa y “a subir al unísono el dedo acusador” con la intención de “dar un paso adelante hasta conseguir el impulso necesario para conseguir el respeto a los Derechos Humanos de las personas presas, el avance en la resolución del conflicto, para la consecución de un escenario de paz justa y definitiva”.

En la actualidad, sólo dos de los 406 presos políticos vascos se encuentran en cárceles vascas, el resto, (404 presos) están en 74 prisiones diferentes de los estado español  y francés; concretamente, 310 presos están encarcelados en cárceles de España y otros 87, por su parte, en Francia. A todos ellos hay que sumarles un preso que está en Italia y otro que permanece encarcelado en Portugal. La mayoría de ellos (275 presos) se encuentran a más de 500 kilómetros de distancia, e incluso, 55 de ellos, a más de 1.000 kilómetros de Euskal Herria. Además, once presos continúan en prisión, a pesar de sufrir graves enfermedades como el SIDA, esclerosis múltiple, trastorno obsesivo compulsivo o síntomas psicóticos.

La otra cara negativa de la dispersión son los accidentes de tráfico. En 27 años han muerto 16 familiares y amigos de presos vascos en la carreteras, de camino a la cárcel. En 2015 murieron 5 personas a causa de la dispersión y, en 2014, 10.

Más de un centenar de personalidades de la sociedad vasca han mostrado ya su adhesión a la misma, con el “único objetivo de que nuestra sociedad pueda avanzar hacia un escenario de paz y convivencia”. Así lo mostraron una veintena de ellas, en representación del resto, que han comparecido en la ruedada de prensa  para llamar a la participación en la marcha. Entre los asistentes, se encontraban víctimas del terrorismo como Rosa Rodero, Kamern Galdeano, Edurne Brouard, y Ane Muguruza, acompañadas de políticos, sindicalistas y personalidades de la cultura y la sociedad vasca como Joan Mari Torrealdai, Txutxi Ariznabarreta, Xabier Oleaga, Juan Mari Olano, Tontxu Campos, Ainhoa Etxaide, Javier Madrazo, Paul Ríos, Jesús Uzkudun y Amaia Muñoa, entre otros.

Rosa Rodero, viuda del sargento de la Ertzaintza asesinado por ETA Joseba Goikoetxea, y Karmen Galdeano, hija de Xabier Galdeano, asesinado por los GAL en 1985, han sido las encargadas de dar lectura al manifiesto de Sare para llamar a la participación en la manifestación del 14 de enero en Bilbao en favor del “fin la vulneración de los derechos de las personas presas”.

“Las mujeres y hombres que hoy comparecemos ante ustedes, somos personas con ideologías políticas, profesiones o actividades culturales y sociales diferentes. Todos y todas nosotras pertenecemos a una sociedad, la vasca, y no deseamos que en nuestro nombre se continúen vulnerando los derechos humanos. De nadie”, señala el manifiesto leído en euskera por Idoia Buruaga. Su pareja, el preso de ETA Igor Angulo, apareció ahorcado en su celda hace diez años.

Por su parte, el portavoz de Sare, Joseba Azkarraga, ha destacado el apoyo de personas “ideológicamente diversas, pertenecientes a diferentes disciplinas y profesiones, pero que por encima de sus adscripciones ideológicas y políticas consideran que hay que poner punto final a tanto sufrimiento y comenzar a construir una sociedad en convivencia”.

En ese sentido, ha dicho que Rosa Rodero y Karmen Galdeano “representan una parte del dolor que las diferentes violencias han ocasionado en nuestro pueblo”. “Representan para muchos de nosotros la imagen de esa Euskal Herria que queremos construir, sin olvidar el dolor sufrido, pero mirando al futuro con esperanza”, ha dicho.

En el manifiesto, Rodero y Galdeano ha indicado que representan a personas “de procedencias y sensibilidades distintas, a la que nos une un único objetivo, que nuestra sociedad pueda avanzar hacia un escenario de paz y convivencia”. “Somos víctimas de las diferentes violencias que se han venido ejerciendo en nuestro pueblo, lo hemos sufrido en primera persona, y es por ello, que no queremos que ninguna otra persona vuelva a sufrir lo que ya hemos sufrido nosotras”, han añadido.

Su objetivo, según han afirmado, es “contribuir desde nuestra humildad en las tareas pendientes que requieren de una solución, para garantizar la no repetición”. Y una de ellas, han precisado, es “conseguir que se respeten todos los derechos humanos, también las de las personas presas”. En ese sentido, han denunciado que “la política de alejamiento, la situación de los presos con enfermedades graves, y el no cómputo de las condenas son muestra de que no se respetan sus derechos”.

Tras recordar que en la convocatoria del año pasado comenzaron la lectura del documento de apoyo a la manifestación de Sare con un “no en nuestro nombre”, han dicho que este año lo vuelven a decir “con más contundencia si cabe”, pero dando “un paso adelante diciendo todas y cada uno de nosotros ‘Yo Denuncio'”.

En la convocatoria de este jueves han estado presentes “una pequeña parte de las personas que en los últimos días han venido prestando su apoyo a la manifestación del próximo 14 de enero en Bilbao”, han explicado, para indicar que todos pertenecen a “una sociedad, la vasca, y no deseamos que en nuestro nombre se continúe con una política que desoye las ansias de paz y convivencia de la inmensa mayoría de la sociedad vasca y apuesta por continuar vulnerando los derechos humanos”.

“Por ello, decimos alto y claro, que nos rebelamos ante quienes en nuestro nombre pretendan mantener una política, en este caso la penitenciaria, de carácter vengativo, que es claramente vulneradora de los derechos de las personas presas y con ellas, la de sus familiares y allegados”, han manifestado.

Asimismo, han indicado que, “más de cinco años después de que ETA decidiese unilateralmente poner fin a su actividad violenta, queremos elevar nuestra voz y trasladar al conjunto de la sociedad vasca, pero también, a los partidos políticos e instituciones, nuestra denuncia ante una actitud política, que incide en la confrontación e impide de esta forma que los hombres y mujeres de nuestro pueblo, den pasos hacia una convivencia que nos permita cerrar heridas y avanzar hacia la resolución y la paz”.

Las personas que se han adherido al documento comparten con Sare “la necesidad de remover los obstáculos que impiden que tras 28 de política de alejamiento aplicada sobre el colectivo de presos y presas vascos, el Gobierno español haga caso omiso a la voluntad manifestada en multitud de ocasiones por una inmensa mayoría de la sociedad vasca exigiendo el fin del sufrimiento que padecen el colectivo familiar de estos presos”.

Según han recordado, el colectivo de familiares de presos “nunca ha sido juzgado ni condenado por delito o falta alguna”, pero son “los que más directamente están siendo afectados por esta política penitenciaria”. “Ante esta situación, levantamos hoy también nuestra voz, diciendo: Yo Denuncio. No queremos permanecer en silencio, porque no queremos que nuestro silencio nadie pueda entenderlo como connivencia, con actitudes y políticas, que nada tienen que ver con las ansias de paz, de reconstrucción de tantos puentes rotos y de mantenimiento de la confrontación”, han subrayado.

(Fuentes: Noticias de Navarra / Deia / Diario Vasco / eitb )

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *