Filipinas: Barcos de guerra rusos atracan en Manila. Ambos gobiernos estudian ampliación de colaboración

Dos buques de guerra de la Flota del Pacífico de Rusia, el destructor anti-submarino “Almirante Tributs” y el buque cisterna de apoyo “Boris Butoma”, fondearon el pasado martes en el puerto de Manila, capital de Filipinas,  en visita de buena voluntad en el marco del fortalecimiento de las relaciones bilaterales entre ambos países, la amistad y la cooperación marítima, según un comunicado de la marina rusa.

Durante la estancia, las autoridades militares de ambos países discutirán medidas conjuntas para combatir el terrorismo y la piratería en la región, informó RT el miércoles. La visita del Tributs es considerada nueva señal de la política del gobierno del presidente Rodrigo Duterte de desarrollar relaciones más amplias con Rusia.

El presidente Rodrigo Duterte visitó hoy el destructor Admirante Tributs. A Duterte lo acompañaron en el recorrido el canciller Perfecto Yasay y el secretario de Defensa Delfín Lorenzana, entre otros altos funcionarios. “Damos la bienvenida a nuestros amigos rusos”, dijo el mandatario al saludar al vicealmirante Eduard Mikhailov en el buque.

Rusia y Filipinas intercambian conocimientos militares y llevan a cabo maniobras conjuntas para combatir el terrorismo y la piratería. Asimismo, Moscú tiene la intención de realizar ejercicios navales conjuntos con Filipinas en un próximo futuro. “En el futuro, tal vez podamos realizar ejercicios militares para que podamos ayudarles y compartir con ustedes nuestros conocimientos para tratar de resolver el problema de la piratería y el terrorismo”, dijo el contralmirante Eduard Mijailov, comandante adjunto de la Flota del Pacífico de la Marina rusa en una conferencia de prensa el martes.

Mijailov, que lidera la delegación naval rusa en Manila, dijo que Rusia podría jugar un papel relevante en el desarrollo de las capacidades navales de Filipinas en el futuro. “La Marina rusa puede ayudar con diferentes equipos, que podemos mostrarles aquí o en el futuro en el mar durante los ejercicios militares o también en exposiciones”, dijo. “Por nuestra parte, podemos ayudarles en todo lo que necesiten.”

El responsable ruso dijo esperar también una colaboración militar regional con China y Malasia. “Realmente esperamos que dentro de algunos años, los ejercicios militares, por ejemplo en su región, en el Mar de China Meridional, no impliquen sólo Rusia y Filipinas, sino también a China y tal vez a Malasia.”

Por su parte, Manila también estudia la posibilidad de intensificar la cooperación técnica militar con Rusia, comunicó el ministro de Exteriores de Filipinas, Perfecto Yasay, durante una rueda de prensa conjunta con su homólogo ruso, Serguéi Lavrov. “Por supuesto estudiamos la posibilidad de aumentar la cooperación con Rusia, en particular en el sector de la defensa y la seguridad”, dijo. Yasay especificó que Moscú y Manila no abordaron el tema de formación de algún tipo de alianza militar. “En la etapa actual no estamos interesados de participar en ningún tipo de alianzas militares”, aclaró.

En octubre pasado el presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, comunicó que su país puede crear una alianza con Rusia y China en los ámbitos de defensa y economía. No obstante, a finales de noviembre, el dirigente filipino excluyó una alianza militar con China o Rusia. “No estamos preparados para nuevas alianzas militares después de las que tuvimos en los años 50 (en referencia a los EE.UU.)”, dijo Duterte en una entrevista a la cadena televisiva RT.

Los vínculos entre Filipinas y su socio y aliado militar a largo plazo, EEUU, se han deteriorado considerablemente en los últimos meses. Bajo el presidente Rodrigo Duterte, Filipinas ha rebajado los lazos militares con Washington por las críticas estadounidenses a la guerra contra las drogas del presidente. Por su parte, EEUU ha estado retrasando la ayuda a Filipinas – financiera, militar y de otro tipo – enojando más aún a Duterte.

En el poder desde el pasado 30 de junio, el mandatario prometió reducir los nexos militares con Estados Unidos, tradicional aliado de esta nación del Sudeste Asiático, posición reiterada en varias ocasiones y que responde a las críticas de la administración de Barack Obama a la guerra de Duterte contra las drogas.

Aunque no es la primera vez que un grupo naval ruso visita Filipinas la visión de buques de esa nacionalidad en el puerto de Manila es algo totalmente inusual. Ésta es la primera vez que buques rusos realizan una tal visita durante el período de Duterte y en el marco de su nueva política de estrechar las relaciones con Rusia y China.

Durante la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico efectuada en Perú en noviembre último, el presidente Vladimir Putin extendió una invitación a Duterte para una visita a Rusia, la cual fue aceptada.

Esta nueva política filipina supone un duro golpe a la estrategia de EEUU, llevada a cabo en estos últimos años, de crear un sistema de alianzas en la zona de Asia y el Pacífico para rodear a China. Filipinas desempeñaba un papel fundamental en esta estrategia.

(Fuentes: Sputnik / RT / Prensa Latina / Al Manar)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *