Actuación racista de la policía alemana: cientos de detenciones “preventivas” por motivos étnicos en Colonia

colonia

La policía impidió que centenares de inmigrantes “sospechosos” pudieran acudir desde fuera de Colonia al centro de la ciudad para celebrar el año nuevo, desatando la polémica al señalar directamente y por vez primera al colectivo norteafricano como posibles responsables de altercados po su orígen étnico.

Un mensaje emitido por la policía de Colonia en la noche del sábado ha desatado la polémica en el país germano, donde algunas voces han tildado de racista tanto esta comunicación como el comportamiento de las autoridades, que registraron a centenares de inmigrantes que llegaban a la estación de tren de Colonia impidiendo la llegada de la mayoría al centro de la ciudad.

Los agentes informaron a través de la red social Twitter de que cientos de ‘Nafris‘ estaban siendo revisados en la estación, extendiendo por Facebook la información, donde explicaban que junto con las policías federales y regionales procedían a su identificación y revisión del estatus de residencia.

Las autoridades alemanas enviaron más de 1.500 oficiales a Colonia para vigilar las celebraciones de Año Nuevo y como respuesta a las críticas que recibieron por su actuación durante el último día de 2015, cuando no lograron evitar que se cometieran cientos de robos y se denunciaran más de 1.000 agresiones sexuales.

El enorme operativo montado para evitar las centenares de agresiones sexuales del año anterior pareció dar sus frutos, según explicó este domingo el jefe de la policía, Jürgen Matthies, quien quiso excusar el uso del término “Nafris”, que muchos catalogaron de despectivo. “Quiero aclarar, a tenor de las críticas en las redes sociales que el objetivo era actuar consecuentemente para evitar situaciones como las ocurridas el año pasado” se defendió, achacando las numerosas detenciones preventivas al comportamiento de estos hombres y no a su región de procedencia.

En total se mantuvieron “custodiadas” a 96 personas, de las cuales 16 eran alemanas y el resto extranjeros, la mayoría norteafricanos, siendo detenidos finalmente 27. Además se retuvo en la estación de tren a más de 600 norteafricanos que deseaban acudir al centro de la celebración, informó el jefe de la Policía local, Jürgen Matthies.

Se retuvo asimismo provisionalmente a centenares de hombres “identificables como norteafricanos”, entre los cuales “se distinguía a gente de actitudes o intenciones similares” a las de los que cometieron las agresiones sexuales y robos del año anterior, por lo que se decidió identificarlos en la estación, así como retener a otros 300 que se dirigían en tren a Colonia, añadió Matthies.

En total se requirió la identificación a unos 650 inmigrantes, a los que se impidió el acceso a las inmediaciones de la estación colonesa, mientras que se detectó la presencia “sospechosa” de otros 300 que se dirigían en tren a Colonia, a los cuales asimismo se controló y cerró el paso.

Las autoridades colonesas habían ordenado la instalación de decenas de cámaras de vídeo en toda la zona de la catedral y la estación, donde quedó prohibido el lanzamiento de fuegos artificiales, mientras que desde la central de la Policía se seguía en directo las imágenes.

El jefe de la Policía se mostró convencido de que, gracias al operativo y las detenciones preventivas se logró impedir situaciones como las del año anterior, mientras se investigan las “denuncias aisladas” presentadas ya por abusos sexuales.

Asimismo, rechazó acusaciones de que los agentes de seguridad habrían actuado de forma racista y con prejuicios, deteniendo solo a personas de aspecto norteafricano y árabe. Mathies aseguró que los arrestos tuvieron lugar a raíz del comportamiento de los hombres.

(Fuentes: agencias DW / Reuters / AFP / Ria Novosti)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *