Colombia, Venezuela y la OTAN: ¿Qué busca la OTAN en América del Sur?

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, anunció que iniciará programas de cooperación con la OTAN en temas como la lucha contra el crimen organizado transnacional. Santos, anunció que la Organización del Tratado Atlántico del Norte (OTAN), aceptó el acuerdo de cooperación militar que le solicitó Colombia.

Tras la carta de aceptación por la organización internacional, el Jefe de Estado colombiano expresó el “objetivo lo tenía desde que era ministro de Defensa, radicamos la solicitud hace nueve años para hacer un convenio de cooperación que es la máxima instancia que tiene la OTAN”.

El Gobierno de Venezuela volvió a mostrar su preocupación por los acercamientos entre Colombia y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). “Venezuela manifiesta su preocupación por las inminentes conversaciones sostenidas por la República de Colombia para profundizar la cooperación con la Organización del Tratado del Atlántico Norte”, expresó la Cancillería a través de un comunicado.

La reacción de Venezuela surge luego de las declaraciones del ministro de Defensa de Colombia, Luis Carlos Villegas, quien aseguró que tal acercamiento “simplemente busca tener fuerzas militares modernas, transparentes, respetuosas de los derechos humanos y bien informadas en nuevas tecnologías”. Sin embargo, Caracas sostiene que las declaraciones de Villegas, “lejos de generar tranquilidad para la región”, agregan nuevas preocupaciones en el marco del “Nuevo Concepto Estratégico de la OTAN”, aprobado en la cumbre de Lisboa de 2010.

En el comunicado difundido a los medios de comunicación Venezuela expone que se abre la puerta “a la política guerrerista e intervencionista” de dicha organización en América Latina y el Caribe. Por tal razón, el Gobierno del país suramericano considera “altamente alarmante” que se recurra a la OTAN, para “modernizar” las fuerzas armadas colombianas y combatir el crimen organizado transnacional debido a “sus nefastas credenciales de graves y masivas violaciones a los derechos humanos”.

Venezuela como blanco

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) busca ejercer una “presión psicológica” en quienes adversan a Estados Unidos en América Latina, dijo a Sputnik William Izarra, militar retirado y uno de los precursores de la revolución bolivariana en Venezuela.

“En la apertura de Colombia a la OTAN hay un factor psicológico determinante y apunta a la desmoralización de los elementos contrarios al imperialismo en América Latina, que en 2016 han defendido con mucha fortaleza la revolución”, dijo el militar y especialista. Para Izarra, se trata de una excusa para introducir a la organización militar a la región. Además, destacó que “solo el nombre de la OTAN trae a la mente la destrucción de Libia y Afganistán, y habla de su poderío militar”.

El Gobierno de Venezuela ha denunciado que esta posibilidad vulnera los convenios y tratados que declaran a América Latina y el Caribe como Zona de Paz. Durante este 2016, el presidente Nicolás Maduro ha dicho, en diversos escenarios, que el país es blanco de una “guerra no convencional” promovida por Estados Unidos.

El especialista afirmó que el jefe del Comando Sur de Estados Unidos, Kurt W. Tidd, no logró su cometido en Venezuela, el cual, sostuvo, era derrocar al Gobierno. “Por ello, ahora se juega otra carta para intentar concretar el dominio hegemónico de la región”, opinó. Sin embargo, destacó que Venezuela “no es territorio ganado”.

“El hecho de que Estados Unidos traiga a la OTAN y una guerra no convencional, no significa que el objetivo se va a cumplir, porque tenemos el otro actor, que se llama revolución que está respondiendo y va a responder con la misma intensidad o con una fuerza superior, como ocurrió en 2016”, añadió.

Plan “Tenaza”

El militar retirado aseguró que en este momento está procesando un plan que denomina “tenaza”, el cual operaría contra Venezuela, desde dos espacios geopolíticos “ideales” que serían Colombia y Guyana, los cuales funcionaría como bases militares de Estados Unidos.

“Con Guayana se aprovecharía la circunstancia de que el presidente (David Granger) no reconoce el acuerdo de Ginebra, y aprovechando esa coyuntura se fortalece la operación tenaza que es el debilitamiento de los flancos”, expresó. Izarra argumentó que, en el venidero 2017, intentarán envolver a Venezuela desde conflictos en las relaciones diplomáticas, pero con respaldo militar.

“Eso está estratégicamente concatenado para que se genere la liquidación de la revolución bolivariana el próximo año”, expuso. Lo que complementaría, a juicio del analista, la visión del significado de la OTAN en América Latina, sería la compresión del espacio territorial y métodos, mencionados anteriormente, pero también del sujeto de poder, en el que sostiene se debe poner especial atención.

“Como sujeto de poder está Juan Manuel Santos, que representa el sector dominante de Colombia y sus intereses, ahí no hay buena voluntad ni velar por el bien común, su expediente lo demuestra, es y será complaciente al Gobierno de Estados Unidos”, acotó. En tal sentido, pensó que Colombia se estaría constituyendo como “la punta de lanza para los ataques”, ya no como guerra no convencional, “sino como guerra de intervención directa”. Para el 2017 “Venezuela debe estar preparada”, manifestó.

De acuerdo a las declaraciones del presidente Maduro, en los próximos días el ministro de Defensa, Vladímir Padrino López, viajará a Rusia y China para concretar los acuerdos militares.

Con esta acción, Izarra creyó que de manera “indirecta, pero clara” el presidente Maduro se está preparando con una repotenciación tecnológica y una creación de unidades de respuesta rápida y de acciones estratégicas con apoyo de China y Rusia. Por ello, explicó que Maduro deberá a través de alianzas diplomáticas y militares estratégicas “ir respondiendo como lo hizo en 2016, a las amenazas y ataques de Estados Unidos”.

(Fuente: Sputnik – Mundo)

Las FARC afirman que el acuerdo militar con OTAN mina soberanía de Colombia

Porvotro lado, Las FARC advierten al Gobierno colombiano de que un acuerdo militar con la OTAN, ‘aparato de dominación de EE.UU.’, dañaría la soberanía del país. “Si se acepta cooperación militar con la OTAN, Colombia daría un paso atrás en materia de soberanía e independencia”, ha tuiteado este miércoles el líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Londoño, alias ‘Timochenko’.

El tuit del líder guerrillero enlaza un artículo en el que reacciona al anuncio por el Gobierno de Colombia y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) de conversaciones para lanzar un programa de cooperación contra el crimen organizado.

En su artículo, Timochenko denuncia a la Alianza Atlántica como “aparato de dominación europea de EE.UU.” que ha demostrado su carácter en sus intervenciones en Afganistán, Yugoslavia, Libia, Irak y, ahora, en Siria.

El jefe máximo de las FARC advierte de que la OTAN busca, con el acuerdo con Bogotá, conducir a las tropas colombianas a combatir en lugares lejanos del mundo para asegurar las ganancias de los grandes consorcios internacionales que deciden ocupaciones militares de otras naciones con cualquier pretexto. En este sentido, Timochenko repudia el papel imperialista de EE.UU., que pretende ser guardián del mundo moderno “imponiendo su voluntad de uno u otro modo a cualquier otro poder que intente obrar de manera distinta o autónoma”.

El proyecto de cooperación, añade, es un esfuerzo de la oligarquía colombiana, que pretende aprovechar el escenario del fin del conflicto “para la entronización absoluta del neoliberalismo, la entrega del Estado y de nuestras riquezas naturales al gran capital financiero transnacional y nacional, incluida la mano de obra colombiana, para lo cual requerirá del empleo de un aparato militar y policial de enorme significación, el cual juzga relegitimado con los Acuerdos de La Habana”. A modo de colofón, Londoño recuerda que las FARC aspiran a convertirse en un detonante de la lucha y la movilización populares “contra los designios del gran capital y el poder hegemónico”.

Cabe mencionar que anteriormente, varios dirigentes de países sudamericanos, entre ellos el presidente de Bolivia, Evo Morales, así como el de Nicaragua, Daniel Ortega, habían criticado a Colombia por su posible entrada en la Alianza Atlántica, que consideran como “una puñalada y una amenaza” para el continente.

(Fuente: Hispan TV)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *