Cádiz: Los ex trabajadores de Delphi abandonaron el encierro porque “no podemos aguantar más” (vídeos)

cadiz-fin-encierro

Como anunciaron, los ex trabajadores de Delphi abandonaron ayer jueves el encierro que venían manteniendo en el edificio gaditano de los sindicatos desde hacía 1074 días. Más de tres años, durante los cuales sólo lo abandonaron durante el tiempo necesario para realizar manifestaciones y otras acciones reivindicativas. Han sido meses muy duros para todos, han dicho, en los que se ha sufrido un gran desgaste. Por eso, quieren que el esfuerzo realizado sirva para encontrar soluciones de otra manera.

Este jueves 29 de diciembre se convocaba a la prensa y a otros compañeros del colectivo y otras luchas para escenificar el levantamiento “oficial” de este encierro, “el más largo de la democracia” en pro de una causa. “Han sido muchas vivencias y hoy tengo muchos sentimientos encontrados. Impotencia, abandono, tristeza, pero también apego, camaradería”, decía Fran Carretero, portavoz del colectivo de ex trabajadores de Delphi poco después de recoger algunos de los enseres del encierro que han mantenido durante nada menos que 1.074 días en el edificio de los sindicatos en Cádiz.

Dicen que levantan su encierro de casi tres años para iniciar un nuevo rumbo en las movilizaciones con la intención de echarse a la calle. La hoja de ruta de este colectivo pasará por presionar para que se cumplan las 123 medidas con las Mesas por el empleo de cara a reindustrializar la Bahía de Cádiz y mejorar las oportunidades laborales. “Este acto significa la apertura de un nuevo ciclo de lucha, más enfocado a la calle y a emplear nuestros esfuerzos, tiempo y recursos en reivindicaciones como la mesa por el empleo de la Bahía de Cádiz en la cual participamos activamente desde el primer día”.

Según explico Francisco Carretero, uno de los portavoces del colectivo, “levantamos el encierro para iniciar un nuevo rumbo en nuestras movilizaciones para echarnos a la calle y estar más cerca de los sindicatos”. “Pensamos que es el momento de buscar un cambio de rumbo y de seguir luchando de otra manera”, ha detallado Carretero.

La hoja de ruta del colectivo incluye un esfuerzo común por “presionar” para que se cumplan las 123 medidas con las que la Mesa por el Empleo de la bahía de Cádiz, que agrupa a varios colectivos laborales y que está apoyada por partidos como Podemos, quiere reindustrializar la bahía gaditana y mejorar las oportunidades laborales en esta comarca.

Según han recordado en el acto final, la multinacional de automoción cerró sus puertas en julio de 2007 en Puerto Real para “deslocalizar” la producción “dejando a 2.000 familias en la calle”. Tras ello, han subrayado que la Junta adquirió “un compromiso de generar 4.000 empleos” para los afectados y otros desempleados de la Bahía de Cádiz, firmando un protocolo de recolocación individualmente con cada ex trabajador de Delphi y también con el colectivo.

Han resaltado que los afectados han “cumplido su parte” del protocolo, asistiendo a los cursos de formación a los que se comprometieron y que, según han criticado, “sólo sirvieron para enriquecer” y “beneficiar” a “amiguetes” y a personas relacionadas con la Junta de Andalucía y el PSOE, entre las que han citado al exconsejero Ángel Ojeda. Por contra, los ex trabajadores, que son “la parte engañada”, aún padecen “denuncias y están a la espera de juicios”.

Han recordado también las “esperanzas” que se plantearon inicialmente al colectivo, con el compromiso de los entonces presidentes de la Junta y del Gobierno central, los socialistas Manuel Chaves y José Luis Rodríguez Zapatero, respectivamente.  Sin embargo, tras “todo el apoyo inicial”, se han sentido “engañados” y “traicionados”, fundamentalmente por la Junta de Andalucía y el PSOE y el sindicato CCOO, que era mayoritario en el comité de empresa de Delphi. De hecho, ningún representante de CCOO ha intervenido en la rueda de prensa de este jueves.

Cuatro años de espera y no hubo nada. Fue la Junta de Andalucía, con Presidencia de José Antonio Griñán, la que admitió que no podía o no quería cumplir o ambas cosas. En 2012, llegaba el último palo para los que aún estaban a la espera de la extinta plantilla. Ya cansados de protestar y reclamar, de cursos de formación fallidos y promesas falsas, pero aún tuvieron fuerzas para pedir que Agustín, al que recuerdan y agradecen, les abriera de tapadillo la puerta del tétrico salón de Sindicatos en la avenida de Andalucía de Cádiz.

El 27 de enero de 2014, los más desesperados se encierran a vivir, o lo que sea, en ese espacio. Son apenas medio centenar en representación del cuarto del millar que sigue, siete años después, sin nada, sin presente, sin futuro, sin cumplimiento, ni siquiera con promesas nuevas. Nada. Ese encierro ha terminado este jueves 29 de diciembre de 2016, dos años y 11 meses después.

Han destacado que, “con todo dinero que había” para solucionar su problema, éste se haya “dilapidado, tirado y malgastado en el camino”. Igualmente, han criticado el “humo” y las promesas de empresas que supuestamente venían a reindustrializar la Bahía y a generar empleo y que han quedado “en nada”. De la misma manera, han censurado que la Junta haya apostado por invertir en Las Aletas y otros suelos industriales en detrimento de los antiguos terrenos de Delphi, que son “únicos” por su ubicación y en cuanto a las posibilidades que presentan para la instalación de maquinaria pesada, entre otras cuestiones.

Han quedado  “236 personas abandonadas” a fecha de hoy, pues “de las 400″ que quedaron sin una solución, algunas han encontrado salida por su cuenta y otras han fallecido. En este sentido, han destacado la elevada cifra de fallecidos entre los afectados por el cierre de Delphi, a los que han rendido homenaje guardando un minuto de silencio en su memoria.”

Han dejado claro que no han recibido “ninguna presión” para levantar el encierro del edificio de sindicatos, que se congratulan de haber convertido en “una casa del pueblo” a lo largo de este tiempo. Según han explicado, la decisión de abandonar el encierro se impone para llevar a cabo “un cambio de ciclo” y seguir reivindicando “en la calle” empleo para la Bahía de Cádiz.

En esta línea, han aludido al documento con 123 propuestas para la creación de empleo en la Bahía gaditana que han elevado al Congreso y al Parlamento andaluz, y que se han elaborado. Finalmente, han pedido la implicación de la ciudadanía en la lucha que retomarán en la calle para seguir reclamando empleo para la Bahía, que “tiene los recursos, el potencial y la cualificación del personal necesarias”. Por eso, el próximo 24 de enero iniciarán una campaña de difusión de las 123 medidas que ya han llevado a las instituciones.

Francisco Serna, otro de los portavoces del colectivo. “Este momento tenía que llegar. Ojalá fuera el fin del conflicto”. “Pero es un cambio de ciclo, nos vamos a la calle y hacemos un llamamiento a la ciudadanía”, manifestaba Serna. “Esto no es un punto y final”, leía el portavoz de los ex Delphi. Pero lo cierto es que, como afirma en el primer vídeo adjunto uno de los trabajadores: “Nos vamos porque no podemos aguantar más, porque no nos hacen caso ni políticos ni sindicatos, no hemos tenido apoyo de nadie”.

Pero si el drama de los encerrados puede resumirse en la frase anterior, el del colectivo de ex trabajadores de Delphi, en su conjunto, puede sintetizarse en otra breve pero contundente  e indiscutible frase de Carretero en referencia a las consecuencias del cierre empresarial de 2007: “A 2.000 familias le rompieron la vida”.

(Fuentes: Onda Cádiz / Diario de Cádiz / Andalucía Información / La Voz de Cádiz / Diario Bahía de Cádiz)

Vídeos:

El 1º sobre el final del encierro ayer jueves. El 2º un extenso reportaje realizado al inicio del encierro.

 

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *