El Istiqlal reaviva la teoría imperialista del Gran Marruecos reclamando Mauritania

hamid-chabat

El rey Mohamed VI de Marruecos se reunió el martes con el presidente mauritano, Mohamed uld Abdel Aziz, tras la tensión suscitada entre ambos países del Magreb debido a declaraciones de índole territorial con fines políticos hechas en Rabat.

Las referidas manifestaciones las hizo el secretario general del partido nacionalista marroquí Istiqlal (Partido de la Independencia), Hamid Chabat, quien afirmó en un mitin el pasado sábado que “Mauritania es territorio de Marruecos”.  Chabat declaró en un mitin que su país “se extiende desde Ceuta y Melilla hasta el río Senegal”, y ello quiere decir que incluye el Sahara Occidental y Mauritania. También hizo  mención a ciudades argelinas de Bechar, Guettara o Tinduf.

Esa afirmación originó protestas por parte del partido gubernamental mauritano Unión por la República (UPR) y a su vez, podría crear una situación de tirantez entre esos países vecinos. La UPR replicó con una severa crítica y nombró la actitud de Chabat como de “bajeza, donde cierto segmento de la cúspide marroquí intenta colocar a los dos Estados dentro de un escenario de presión e incertidumbre”. En la declaración se hace un llamamiento a las autoridades marroquíes a presentar una disculpa ante Mauritania.

Según la agencia oficial mauritana AMI, Mohamed VI llamo el martes a Abdel Aziz y el convocó a un encuentro para abordar “las relaciones bilaterales y los modos de reforzarlas y desarrollarlas”, pero no se precisaron detalles de la reunión. Según un comunicado del Gabinete Real, el rey Mohamed VI tuvo que llamar el martes al presidente mauritano para asegurar que Marruecos “reconoce la integridad territorial de la República Islámica de Mauritania, de conformidad con el derecho internacional”.

El Ministerio de Exteriores de Marruecos, Salaheddine Mezouar, también  intervino “para calmar el ambiente” y rechazó las palabras del político conservador Chabat. El ministerio publicó un comunicado en el que “rechaza enérgicamente” las declaraciones “peligrosas e irresponsables” de Hamid Chabat, que “perjudican las relaciones entre Rabat y Nouakchott”, además de pedir a Mauritania que no las tuviera en cuenta.

El presidente del gobierno marroquí, Abdelilah Benkirán, viajó a Mauritania para calmar la situación con el vecino africano tras las declaraciones de un político marroquí en las que afirmaba que este país forma parte del territorio de Marruecos. Benkirán, tras reunirse con el presidente mauritano, Mohamed Uld Abdel Aziz, en Zuirat, calificó igualmente las declaraciones como  “irresponsables” del secretario general del Partido nacionalista Istiqlal, Hamid Chabat, no reflejan la posición oficial de Marruecos.

El Gobierno saharaui también condenó las declaraciones, calificadas como  “provocativas”, realizadas por Abdelhamid  Shabát y subrayó que las mismas  son un  intento por parte  del régimen marroquí para legitimar la ocupación militar del Sáhara Occidental.

mapa-gran-marruecos-segun-el-fassi

La teoría del Gran Marruecos, incluye a los actuales estados de Marruecos, Sahara Occidental y Mauritania, además del oeste de Argelia y el noroeste de Azawad (ver mapa adjunto), y se basa en equiparar las fronteras de Marruecos con las de antiguos imperios como el Almohade o el Almorávide, considerados como parte del “Marruecos histórico”. Comenzó a usarse a principios de la década del 40 del pasado siglo, fue ideada por el fundador del Istiqlal, Allal El Fassi, y por tanto no es nueva en la retórica del Istiqlal , siendo además apoyada por la monarquía alauita para justificar su política expansionista en el Sahara Occidental.

Sin embargo, en el actual contexto de enfrentamiento en el extremo sur del Sahara Occidental con el F. Polisario, no le conviene pues significaría abrir otro frente, además de que podría propiciar un mayor acercamiento entre el gobierno de la RASD y el mauritano. De hecho, en un conocido festival hassaní retransmitido por la televisión pública mauritana-tv se ondearon banderas de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) y la agencia de noticias mauritana abre la posibilidad de abrir una embajada saharaui en Nuackchot tal y como tiene en Argel, “si persisten los ataques y provocaciones contra Mauritania”.

También se ha publicado la posibilidad de que se instalen saharauis en la localidad fantasma de La Güera controlada por Mauritania y cuya aquiescencia es imprescindible para llevar esta propuesta que escandaliza en Marruecos cuyo falso mantra “de Tánger a La Güera” para hablar de sus dominios, repiten sus dirigentes.

Las tensiones entre Mauritania y Marruecos no son nuevas. Mauritania no tiene embajador en Rabat desde hace cinco años y la representación diplomática está reducida al mínimo. El presidente mauritano se ha reunido con representantes de la RASD –que reconoce desde 1984-, además de haber decretado tres días de luto por la muerte de su anterior presidente.

Además, las palabras de Chabat son consideradas inoportunas por parte de las instancias gubernamentales en un momento en que Marruecos pretende volver a la Unión Africana en la próxima cumbre de Adis Abeba y necesita para ello el máximo número de apoyos entre los países del continente. De ahí que en su comunicado el Frente Polisario ha incidido en esta cuestión afirmando en su comunicado que, con estas declaraciones, “no tiene lugar la aspiración de Marruecos de entrar en la Unión Africana ya que no respeta las fronteras heredadas tras la independencia, ni la Carta fundacional de la organización”.

Prueba de ello es el final del comunicado del Ministerio de Exteriores de Marruecos, en que se manifiesta que “Lamentablemente, con este tipo de declaraciones, que carecen obviamente de maduración y retención, el Secretario General del Partido de la Istiqlal sigue en la misma lógica adoptada por los enemigos de la integridad territorial del Reino y que obran contra su vuelta legítima a su familia institucional africana”.

Cuando Marruecos anunció su deseo de ingresar en la Unión Africana, el rey de Marruecos, Mohamed VI formó una delegación encargada de informar al presidente mauritano, Mohamed uld Abdelaziz pero este se negó a reunirse con la delegación. En la última cumbre de la Liga Árabe celebrada en Nuackchot, el logotipo marroquí no incluía el Sahara como parte de Marruecos.

Cabe concluir, por tanto, que ha sido todo este cúmulo de cuestiones las que ha obligado al gobierno y a la corona marroquí a intervenir de esta forma conciliatoria ante Mauritania. Estaríamos por tanto ante una cuestión meramente táctica, no ante el abandono real de sus políticas imperialistas expansionistas para hacer realidad el Gran Marruecos.

(Fuentes: Prensa Latina / AFP /  Maroc.ma / Sahara Press Service – SPS)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *