Sánchez Gordillo da plantón a la Junta en las reuniones para comprar las tierras

El alcalde de Marinaleda y líder jornalero Juan Manuel Sánchez Gordillo ha dejado ayer colgados a los técnicos de la Junta con los que había quedado para formalizar la compra de las 1.200 hectáras que explotan las cooperativas de esa localidad de la Sierra Sur. Mientras que la Consejería de Agricultura asegura desconocer las razones por las que no se había presentado el alcalde, éste afirma que no ha acudido a la cita porque ha enfermado con gripe.

La reunión de marras estaba prevista para el viernes pasado, pero fue pospuesta al lunes 19 de diciembre. Esta última cita fue nuevamente aplazada por Sánchez Gordillo para el día de hoy. Los técnicos de la Junta se han quedado sorprendidos cuando después de tantos aplazamientos, el alcalde de Marinaleda ni siquiera se ha presentado ni ha comunicado las razones. Sobre las 17,45 horas, el alcalde ha llamado a la Junta para explicar las razones por las que no había acudido y los técnicos de Agricultura, en un gesto conciliador, han vuelto a citarlo para mañana miércoles.

En la última reunión que la Junta mantuvo con Sánchez Gordillo para la adquisición de esas tierras, la consejera de Agricultura, Carmen Ortiz advirtió que la Ley de Reodenación del Sector Pública no contempla la cesión grauita de suelo público, como pretende el alcalde de Marinaleda. Por esa razón, anunció a las cooperativas de Marinaleda que si no compran antes del 31 de diciembre de 2016 quedarán fuera de la legalidad, por lo que no podrán acceder a ayudas públicas, entre ellas las correspondientes a la Política Agraria Común. De hecho, desde el año 2000, esas cooperativas han recibido 9,5 millones de ayudas europeas, a pesar de lo cual no han abonado a la Junta 5,7 millones de euros por el uso de las tierras desde 1992.

En declaraciones a ABC, Sánchez Gordillo ha declarado que no ha acudido a la reunión porque tiene gripe «pero en cuanto me ponga bueno tendremos esa cita. Mi idea es cerrar un acuerdo antes de Navidad». Después del ultimátum de la consejera, el alcalde parece dispuesto a comprar la tierra pero lo haría una fundación sin ánimo de lucro que han creado ya en Marinaleda. «De ese modo, ningún cooperativista sería propietario de las tierras y, no habría privatización del suelo», aclara Sánchez Gordillo, que eleva ahora de 12 a 17 millones de euros las inversiones que las cooperativas han realizado en las fincas públicas. En este sentido, las cooperativas han puesto sobre la mesa esas inversiones para que sean descontadas del valor de mercado de las tierras.

No obstante, Sánchez Gordillo, destacado antisistema, asegura que no le preocupa quedarse al margen de la Ley en caso de que llegue el 31 de diciembre y las cooperativas no hayan cerrado la venta de las tierras. «¿Qué nos puede pasar?», pregunta.

(Fuente: ABC de Sevilla / Autor: M. J. Peereira)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *