Rusia, Turquía e Irán acuerdan apostar por una salida pacífica y dialogada al conflicto sirio

Este martes se celebró una reunión trilateral entre Rusia, Turquía e Irán para abordar la ‎situación en Siria. Reunidos en Moscú los ministros de Exteriores y de Defensa de los tres estados, coincidieron en apostar por una salida político-diplomática al conflicto en Siria y en luchar contra el terrorismo y no para derrocar a su gobierno, declaró el jefe de la diplomacia rusa, Serguei Lavrov.

“Dejamos plasmado en una declaración conjunta tales conceptos”, subrayó Lavrov en una conferencia conjunta en esta capital con sus similares de Turquía, Mavlut Cavusoglu, y de Irán, Mohammed Javad Zarif. Además, el documento compromete a los tres países a respetar la soberanía, la integridad territorial y la unidad de Siria como un estado multiconfesional, multiétnico, laico y democrático, señaló.

Los tres estados reconocen que de ninguna forma es posible una solución militar al conflicto en el país levantino, explicó el diplomático ruso. Nuestras principales tareas son, claro está, buscar el fin del sufrimiento de civiles inocentes, la solución de graves problemas humanitarios y una lucha sin cuartel contra el terrorismo, apuntó.

La declaración conjunta de los tres países se refiere, además, a la renovación del proceso político en Siria con el objetivo de poner fin a la guerra. Pero a ese documento también contribuyeron los ministros de Defensa de nuestros países que se reunieron en paralelo, aclaró.

Turquía, Rusia e Irán reconocen su comunicado conjunto el importante papel de la ONU en la solución del conflicto, como estipula la resolución 2254 de su Consejo de Seguridad, destaca la declaración, citada por Lavrov. También oman en cuenta las decisiones del Grupo de Apoyo a Siria y llaman a toda la comunidad internacional a una cooperación honesta, destinada a eliminar obstáculos para poner en práctica los acuerdos plasmados en los referidos documentos, afirmó.

En la declaración, se saludan igualmente los esfuerzos conjuntos en Alepo oriental para una evacuación voluntaria de renegados armados y sus familiares, así como de personas pacíficas, retenidas por terroristas y empleadas como escudos humanos. Los ministros también saludan la evacuación parcial de los civiles de los poblados sirios de Fua, Kafrai, Zabadan y Madai y expresan su esperanza en la pronta terminación de esa operación.

Turquía, Rusia e Irán afirman en la declaración estar dispuestos a contribuir a la elaboración de un acuerdo entre el gobierno sirio y la oposición y a participar como garantes de la misma, señala la declaración. El documento llama a hacer lo mismo a los países con influencia en otros participantes en la confrontación siria. En este sentido, Lavrov declaró que Kazajstán está listo para acoger una ronda de conversaciones de paz entre el gobierno sirio y la oposición, afirmando que “continuaremos la lucha contra los grupos terroristas en Siria”.

El ministro de Exteriores de Irán, Mohammad Yavad Zarif, dijo que sus homólogos ruso y turco han hallado una causa común para resolver el conflicto sirio. “La declaración conjunta estipula las obligaciones de Irán, Rusia y Turquía con respecto a su participación en la resolución del conflicto en Siria”, afirmó.

“Nos movemos hacia adelante de una forma muy seria, lógica y consistente. La ayuda humanitaria será suministrada y una solución política será buscada y ésta habrá de respetar la soberanía, integridad territorial y la unidad de Siria”, señaló. “En nuestra declaración, decimos que los tres países prometen luchar juntos contra el EI, el Frente al Nusra y las organizaciones afiliadas a ambos”, añadió.

“Buscaremos separar a todos estos grupos de otras fuerzas en Siria”, dijo. “Esto es un paso importante y necesario para crear las condiciones para un cese el fuego duradero y permanente en Siria”, concluyó, pero sin precisar cuáles eran estas “otras fuerzas” ni especificar dicho  proceso de separación.

¿Una triple alianza para Siria?

El asesinato del embajador ruso en Ankara, Andrei Karlov, fue un duro golpe para las negociaciones de paz en Siria, pero, al parecer, catalizó la alianza de Rusia, Turquía e Irán para participar en ese proceso.

Karlov fue asesinado cuando pronunciaba un discurso en la apertura de la exposición fotográfica Rusia vista a través de los ojos de los turcos, en una de las actividades que reafirmaba la recomposición de los nexos entre ambos países. Al disparar contra Karlov el lunes pasado, el policía de 22 años Mevlut Mert Altintas exclamó: Nosotros morimos en Alepo y tú mueres aquí, según el diario turco Hurriyet.

Las investigadores del caso buscan una posible conexión del homicida con los armados sirios, incluidos los del Jabhat Fatah As Sham, antiguo Al Nusra, aunque Ankara desea vincularlo al clérigo musulmán asentado en Estados Unidos, Fatullah Gulen. De cualquier forma, la vocera de la Cancillería rusa, Maria Zarova, recordó que el diplomático se encargaba de buscar un acuerdo entre el complicado entramado de agrupaciones de la oposición siria.

Eso le da una dimensión completamente diferente a ese asesinato, comentó Zajarova. La posibilidad de que algunas facciones de los armados sirios expresaran así su descontento con los últimos acontecimientos en Alepo oriental, plantea otras interrogantes.

En la operación en la parte este de Alepo, de donde fueron liberados más de 110 mil civiles y se evacuaron a unos 10 mil renegados armados con sus familias, se estableció una coordinación con Turquía, afirma Nazavisimaya Gazeta.

Damasco acusa a Ankara de entrenar, financiar y pertrechar a grupos armados en Siria, incluido el Estado Islámico y Al Nusra, una acusación a la que se unió Rusia, tras el derribo de un caza SU-24 en Siria por la artillería turca, en noviembre de 2015.

Pero con el reinicio de nexos entre Turquía y Rusia en agosto pasado, la cooperación en torno al asunto sirio pareció tomar forma, lo que llevó a las coordinaciones en el caso de Alepo, donde, sin embargo, había asesores turcos entre los armados.

La reunión de los ministros de Relaciones Exteriores de Rusia, Turquía e Irán, en Moscú, un día después del atentado en Ankara, definió puntos importantes de la cooperación tripartita en una declaración conjunta.

En el documento, las tres partes constatan que el objetivo común es acabar con el sufrimiento del pueblo sirio, la garantía de una ayuda humanitaria para todos y una lucha sin cuartel contra el terrorismo. Pero la declaración aclara que dentro de esos objetivos no consta el derrocamiento por la fuerza del gobierno del presidente Bashar Al Assad y reconoce a Siria como un estado soberano, multiconfesional, multiétnico, laico y democrático. Además, todas las partes se comprometen a respetar la soberanía, integridad territorial y unidad del país levantino, donde la única alternativa para la salida del conflicto es una solución político-diplomática.

El ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, consideró que la alianza tripartita reunida en Moscú demostró su valía en la práctica a diferencia de otros formatos como el Grupo de Apoyo a Siria, integrado por más de 10 naciones. Los tres países se comprometieron a contribuir a un diálogo intersirio para un acuerdo que ponga fin al conflicto de cinco años y a actuar como mediadores para su puesta en práctica.

Queda por ver si ese triunvirato pueda romper planes en Occidente de continuar la desestabilización de Siria para, entre cosas, reducir el papel de Rusia en la región mesoriental, comentan expertos citados aquí por la prensa local.

Reivindican el asesinato del embajador ruso

Por otro lado, La coalición terrorista Yaish al Fatah, dominada por el Frente al Nusra, se ha atribuido el asesinato del embajador ruso Andrei Karlov, muerto a tiros el 19 de diciembre en Ankara. Yaish al Fatah actúa en Siria como un brazo ejecutor de Arabia Saudí, Qatar y otros países.

Según el sitio libanés Elnashrah, el grupo terrorista Yaish al Fatah emitió un comunicado en el que afirmó que el asesinato del embajador ruso en Turquía era obra suya. La organización terrorista también afirma haber actuado para “vengar la sangre” de los caídos en Alepo.

La reivindicación del Yaish al Fatah dará pie a investigaciones para saber quién es el que está detrás realmente del asesinato, ya que este grupo está patrocinados por Arabia Saudí y otros estados, que tienen numerosos agentes trabajando en su seno.

(Fuente: Prensa Latina / Al manar / Hispan TV)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *