El Supremo confirma la absolución de un grupo nazi de Valencia mientras la AN ilegaliza a Causa Galiza

El Tribunal Supremo confirmó ayer la absolución de los miembros del grupo ultra conocido como Frente Antisistema mientras la Audiencia Nacional volvió a ilegalizar hace unos días a Causa Galiza. El Frente Antisistema estaba acusado de asociación ilícita, vender armas por Internet y difundir ideología nazi. A pesar de que en los registros practicados durante la investigación se intervinieron abundantes armas, incluido un lanzagranadas, el alto tribunal ratifica la sentencia de la Audiencia de Valencia que consideró ilegales las escuchas telefónicas sobre las que se basaron el resto de las pesquisas.

La sentencia, de la que ha sido ponente el magistrado Miguel Colmenero, señala que la “protección del sistema democrático” por parte de los poderes públicos no puede hacerse mediante vías “que desconozcan o lesionen las garantías de los derechos fundamentales”. En este caso, el derecho a la intimidad y al secreto de las comunicaciones. En las conversaciones grabadas algunos acusados hablaban de salir a “cazar” colectivos como “moros” y “guarros” (término con el que en medios ultraderechistas se alude a los antifascistas).

El juez reprocha a la juez instructora y a la Guardia Civil que la solicitud de intervención de las comunicaciones no contuvo “indicios consistentes”, aparte de afirmaciones de fuentes anónimas, “sobre la vinculación de ninguno de los sospechosos” con las páginas webs desde las que presuntamente se vendían las armas. En el momento de la petición, las webs parecían, además, estar “inactivas”, señala el magistrado, pese a lo cual se autorizó la interceptación de las conversaciones telefónicas.

Sin embargo tan solo hace unos días la Audiencia Nacional decretó una nueva “suspensión de actividades” de la organización de la izquierda independentista gallega Causa Galiza por un año, que puede ser prorrogable, y mantiene las graves imputaciones penales contra nueve militantes detenidos el pasado 30 de octubre en la llamada Operación Jaro, de “enaltecimiento del terrorismo” e “integración en banda armada”. En este caso la decisión del juez Eloy Velasco de volver a suspender a Causa Galiza se basa en alegaciones (que contrastan de forma alarmante con la absolución del grupo nazi Frente Antisistema) como “la protección de futuras víctimas” o “conjurar la defensa social en la evitación de la continuidad delictiva”. Además, se acusa a Causa Galiza de difundir mensajes contra la monarquía y el Estado español, así como el curioso delito de participar en actos públicos sobre la historia del independentismo gallego.

Entre los 16 acusados del Frente Antisistema que se sentaron en el banquillo durante el juicio se encontraba un concejal del partido España 2000 en el municipio valenciano de Silla, Pedro Cuevas, condenado por matar en 1993 al joven antifascista Guillem Agulló, dos militares y un atleta paralímpico que participó en las Olimpiadas de Pekín. En la foto se puede ver alguno de los materiales de que disponía el grupo ultra.

Carlos Ríos para La Otra Andalucía

1436948641_125348_1436956263_sumario_grande

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *