Los partidos del Parlamento “autonómico” desviaron 7 millones de subvenciones a su caja

La contabilidad de los grupos parlamentarios en Andalucía está publicada y visible en la página web del Parlamento. La ley de transparencia y la modificación aprobada del Reglamento de la Cámara obliga a que los grupos políticos comuniquen a la Mesa del Parlamento su contabilidad anual y esta decide con qué grado de detalle se publica.

La realidad es que la Intervención del Parlamento tiene potestad para pedir aclaraciones sobre los números que presenten los grupos pero no lo ha hecho. Ante la pregunta de El Confidencial sobre llamativos desajustes en los números, remiten a que se pregunte a cada grupo parlamentario, aunque sea de ellos la responsabilidad de fiscalización. Se pasaron la pelota de unos a otros durante días.

Las cuentas publicadas de 2015 no se rigen por ninguna metodología establecida, y cada partido hace balance a su manera, por lo que los datos no son homogéneos y son difíciles de comparar. En total, los partidos han destinado unos siete millones a financiar su actividad fuera de la Cámara y 2,6 millones a asesores. En el caso del PSOE, con una subvención anual de 4,08 millones de euros, declara en gastos de personal y asesores un total de 481.926 euros, y en “otros gastos de la actividad ordinaria” un total de 3,6 millones de euros. El PP, con una subvención pública de 3,26 millones de euros, destina 590.006 euros a gastos de personal y 2,58 millones a “servicios exteriores”. Izquierda Unida, con 1,03 millones de euros de subvención, destina 264.034 euros a “servicios exteriores” y 662.062 a “gastos de personal”.

Con los nuevos partidos, los números son también crípticos. Podemos figura con una subvención de 509.547 euros y gastos de personal de 545.000 euros en todo el año. Nada que ver con los datos que figuran en su web. El grupo parlamentario aseguró que no es esa la documentación que ha remitido a la Mesa de la Cámara, según documentos con sello del registro. Aseguran que se ha producido algún error en la publicación del que advertirán al Parlamento para que se subsane. Según la contabilidad entregada, los gastos de personal se elevan a 723.781 euros y la subvención total recibida, a 1,25 millones de euros. Nada que ver con los datos ‘colgados’. El Parlamento no supo responder a este desbarajuste.

En el caso de Ciudadanos, acabó 2015 con un saldo positivo de 398.630 euros. Recibió en subvenciones 924.034 euros y justificó 525.403 euros en gastos, 366.197 en “servicios exteriores” y 159.206 en “gastos de personal”. La formación de Albert Rivera negó, a preguntas de este periódico, que ese saldo positivo se haya desviado a las finanzas del partido a nivel nacional. “Ese dinero no se dona al partido, es el saldo con el que se comienza 2016”, explican fuentes del grupo parlamentario. Respecto a los ‘servicios exteriores’, explican que son “todos aquellos servicios de asesoría, consultoría, eventos, profesionales externos, etc”.

El artículo 25 del Reglamento de la Cámara establece que “el Parlamento pondrá a disposición de los grupos parlamentarios locales y medios materiales suficientes y les asignará, con cargo a su presupuesto, las subvenciones necesarias para cubrir sus gastos de funcionamiento”. Actualmente, existen dos partidas en el capítulo IV del presupuesto del Parlamento para subvenciones a grupos parlamentarios. Se recoge una asignación genérica para gastos de funcionamiento y las asignaciones necesarias para el pago de personal asesor especializado.

Respecto a 2016, los partidos reciben del Parlamento andaluz una subvención mensual de 799.925 euros, un total de 9,5 millones de euros anuales. Cada mes, al margen de los sueldos de sus señorías, el PSOE recibe 35.896 euros; el PP, 221.799; Podemos, 119.311; Ciudadanos, 83.422, e Izquierda Unida, 59.496 euros.

En Andalucía, a diferencia de lo que ocurre en otras comunidades, es un promesa pendiente la aprobación de una ley de financiación de los partidos políticos de ámbito autonómico que arroje luz sobre las finanzas. La norma estatal recoge en su articulado (2.e) como una fuente de financiación de los partidos “las aportaciones que en cada caso puedan recibir de los grupos parlamentarios de las cámaras de las Cortes Generales y las asambleas legislativas de las comunidades autónomas”.

El presupuesto del Parlamento andaluz liquidado en 2015 ascendió a 38,7 millones de euros, según los datos oficiales.

(Fuente: El Confidencial / Autora: Isabel Morillo)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *