Los gobiernos del Estado y de la Junta se comprometen ante la UNESCO a no dragar el Guadalquivir

El Gobierno del Estado y el de la Junta de Andalucía han asegurado en el informe remitido a la UNESCO que no se autorizará el proyecto de dragado de profundización del estuario del río Guadalquivir (los últimos 90 kilómetros que van de Sevilla a Sanlúcar) para mantener el buen estado del Parque Nacional de Doñana y su entorno, según informa la organización ecologista WWF, que exige “pruebas” de la “cancelación definitiva de este proyecto”.

“A la vista de las conclusiones de la Comisión Científica, los fundamentos de la Sentencia del Tribunal Supremo, el posicionamiento del Comité de Patrimonio Mundial, la valoración del órgano de participación y el órgano de gestión de Doñana, el proyecto no se autorizará”, precisaron las administraciones estatal y andaluza.

La Unesco confirmó este viernes la recepción del informe presentado por España en respuesta a las exigencias del organismo mundial para detener la inclusión del espacio natural de Doñana en la lista de lugares Patrimonio de la Humanidad en peligro, por el impacto ambiental de varios proyectos, entre ellos el dragado.

La Junta de Andalucía gestiona el parque de Doñana, que fue declarado Patrimonio Mundial por la Unesco en 1994 por su gran extensión de marismas y la enorme cantidad de aves acuáticas que lo utilizan como punto de migración en el invierno, número que suele alcanzar los 200.000 individuos cada año.

El jueves 1 de diciembre expiraba el plazo para que España, a través del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, remitiese un informe a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), en el que debía responder a una serie de recomendaciones emitidas por el organismo en el verano de 2015 para garantizar el buen estado del enclave Doñana que es Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Este viernes se celebró el Consejo de Participación del Espacio Natural de Doñana, en el que estas administraciones dieron cuenta del informe remitido a la Unesco y explicaron a los asistentes, entre ellos WWF, que “no se autorizará” tal proyecto, que era una de las recomendaciones de la Unesco. El Centro para el Patrimonio Mundial de la Unesco confirmó, en un correo electrónico, la recepción del informe y adelantó que el caso “podría ser examinado durante la próxima sesión del Comité” que se celebrará en julio del 2017 en Cracovia (Polonia).

En el informe, que debía ser entregado el jueves como fecha límite, el Gobierno español se comprometió a “no autorizar” el dragado del río Guadalquivir, proyecto que, según la Unesco, pondría en peligro el ecosistema del parque, que se nutre principalmente de esa fuente de agua. La Unesco también se había referido al estado del acuífero, calificado de “muy negativo”, y sus datos apuntan a que “existen muchos puntos de sequía”.

La organización WWF pidió que la postura del Gobierno “se traduzca pronto en un acto administrativo y legal y se acompañe de un compromiso de no permitir planes futuros de profundización del río”, como pedía la Unesco. WWF “celebra” la decisión y la considera un “importante paso” pero insta al Gobierno y a la Junta a poner fin de forma definitiva al dragado, y que se acompañe de un compromiso de no permitir planes futuros de profundización del río, tal y como pedía Unesco.  La Unesco podría examinar la situación de Doñana en su sesión de julio de 2017.

La organización ecologista informará a Unesco de que el compromiso de España “sólo será creíble” cuando se den tres condiciones: que la obra no se incluya en los Presupuestos Generales del Estado; que se retire el proyecto del dragado del Plan Hidrológico del Guadalquivir y que el Puerto de Sevilla renuncie al dragado sin realizar un “nuevo proyecto” con una nueva Declaración de Impacto Ambiental. WWF considera que la decisión debe ser la estocada definitiva a un proyecto que lleva vivo más de 15 años y ha concitado un “enorme rechazo” por su impacto nocivo sobre Doñana y los sectores económicos del estuario y por sus dudosos beneficios para la sociedad. La organización desea que el compromiso sea “definitivo” y no una maniobra para evitar el bochorno internacional que supondría la degradación de Doñana al listado de Patrimonio Mundial “en peligro”, y ganar tiempo para que el Puerto de Sevilla (dependiente de Puertos del Estado) presente el proyecto de otro modo.

En el Consejo de Participación, WWF ha aclarado al Gobierno y a la Junta, que “se han puesto de acuerdo” para convencer a Unesco de que Doñana “mantiene sus valores naturales en buen estado”, que los datos científicos “demuestran” que el acuífero de Doñana está “en estado crítico” y que la falta de agua está afectando a los ecosistemas y a la biodiversidad de Doñana.

El Supremo tumbó el dragado en marzo de 2015, un fallo difundido por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que estimaba parcialmente el recurso de WWF-España contra el Plan Hidrológico del Guadalquivir aprobado en 2013. Anuló la inclusión de este proyecto como una “medida complementaria” más del Plan Hidrológico del Guadalquivir y señaló que el documento no había explicado cómo prevenir los efectos del dragado que ocasionará “modificaciones o alteraciones de las masas de agua, con el consiguiente deterioro y su repercusión sobre uno de los enclaves más protegidos de Europa, el Parque Nacional de Doñana”.

En marzo de 2015 la Comisión Europea dio dos meses a España para justificar los efectos del dragado y las soluciones alternativas si no quería ser sancionada. En julio de 2015 el Estado, la Junta y el Ayuntamiento sevillano declararon que no se daban los requisitos para dragar el estuario.

(Fuente: diarios Grupo Joly)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *