Almería: al fin el Ayuntamiento retira honores al general Saliquet, golpista y represor político

El pleno del  Ayuntamiento de Almería ha aprobado por unanimidad, a propuesta de Izquierda Unida, una moción para retirar los honores concedidos al general franquista Andrés Saliquet (foto adjunta)  , un militar golpista que presidió el Tribunal de Represión de la Masonería y el Comunismo en la dictadura. Ya en junio de 1979, el Ayuntamiento de Almería había aprobado retirar su nombre del callejero urbano, para volver a denominarse Granada la calle que hasta entonces llevaba su nombre.

El general Andrés Saliquet Zumeta (Barcelona, 1877; Madrid, 1959) ha perdido los honores en Almería. Militar golpista con una destacada responsabilidad en la sublevación contra la legalidad de la II República, la represión en Castilla y León y la ofensiva franquista sobre Madrid, fue nombrado hijo adoptivo de Almería por el pleno municipal del Ayuntamiento de Almería el 21 de abril de 1939, recién terminada la Guerra Civil.

El 12 de julio de 1956 la corporación aprobó la concesión a Saliquet de la Medalla de Oro de la ciudad, que le entregó en agosto el entonces alcalde, Emilio Pérez Manzuco. InfoLibre publicó el 13 de octubre que Almería mantenía estos honores 77 años después mientras el Comisionado de la Memoria Histórica del Ayuntamiento de Madrid había incluido la calle General Saliquet en un listado de 27 espacios públicos cuyos nombres debían ser sustituidos por sus vínculos con el franquismo. Como resultado de esta información, el pleno del Ayuntamiento de Almería, gobernado por el PP, aprobó este lunes la retirada de todos los honores a Saliquet.

La retirada de la Medalla de Oro y del título de Hijo Adoptivo de la ciudad se produjo por acuerdo de todos los grupos con representación en el Ayuntamiento de Almería: PP, PSOE, Ciudadanos e IU. Con ello se da cumplimiento al artículo 15 de la Ley de Memoria Histórica, que establece que las administraciones públicas retirarán las “menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la dictadura”. La fórmula para sacar a Saliquet de los libros oficiales del Ayuntamiento fue una moción institucional acordada en la junta de portavoces, por lo que no hubo debate. El asunto se despachó en apenas unos segundos, dando por aprobada la moción.

El pasado 14 de octubre, el concejal de IU Rafael Esteban había remitido al alcalde, Ramón Fernández-Pacheco (PP), una carta solicitando la retirada de los honores a Saliquet. Posteriormente la coalición registró una moción para el pleno de este martes. El texto dice: “El Ayuntamiento de Almería procederá a la retirada de todos los reconocimientos honoríficos al general franquista en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica”. La retirada de los honores fue asumida por todos los grupos antes del pleno. IU ha impulsado la iniciativa, a la que nadie se ha opuesto.

Los acuerdos que quedan sin efecto eran generosos con Saliquet y su memoria. El texto aprobado en 1939, por el que se le declaraba Hijo Adoptivo, destacaba su “acierto durante el Movimiento Nacional”, así como el “cariño” que Almería le profesa. La concesión de la Medalla de Oro en 1956 se realiza por su “brillante actuación durante la guerra de liberación”.

Querido por la ultraderecha

El General Saliquet es un personaje muy querido por los nostálgicos del franquismo. Su inclusión en el listado de calles por cambiar del Ayuntamiento de Madrid desató las iras de sectores ultraconservadores. Su nieto José Luis S. Saliquet, propagandista de ultraderecha, escribió una carta a la alcaldesa Manuela Carmena (Ahora Madrid) en La Tribuna del País Vasco que se convirtió en referencia de los opositores a los cambios en el callejero. “Yo no cejaré, con mi pluma heterosexual, en señalar su odio, su catadura moral, su tremenda mentira y la bajeza de sus intenciones y actos, abuelita”, escribió Saliquet a Carmena. Y agregaba: “Usted acusará a mi abuelo de fascista[…]. Él era un militar y sólo militar. Héroe en Filipinas, Cuba y Marruecos,defendió la propiedad privada, los derechos civiles y su juramento a España, que los marxistas, entonces como hoy, asaltaron y pretendían pervertir”. La carta tuvo amplio eco en medios de comunicación y redes sociales. Está por ver si el nieto de Saliquet dirigirá sus iras ahora contra el alcalde de Almería.

Saliquet fue miembro de la Junta de Defensa Nacional, el autoproclamado “gobierno” de la zona sublevada durante la guerra; también fue jefe del Ejército de Centro, desde donde participó al máximo nivel en el asedio de Madrid; y terminada la guerra presidió el Tribunal de Represión de la Masonería y el Comunismo. Su proximidad a Francisco Franco queda evidenciada por su prominencia durante el conocido por los franquistas como “desfile de la victoria” en 1939. Saliquet fue además uno de los 35 mandos del franquismo contra los que el entonces juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón intentó abrir –sin éxito– una investigación penal en 2008 por crímenes contra la humanidad.

Además de Medalla de Oro y título de Hijo Adoptivo, Saliquet tuvo calle en Almería hasta 1979, cuando un alcalde socialista apoyado por comunistas y andalucistas retiró su nombre del callejero. El resto de honores no se le retiraron, hasta ahora. En Madrid, el Comisionado de la Memoria Histórica quiere que su calle pase a llamarse Soledad Cazorla, que fue fiscal del Tribunal Supremo.

(Fuente: InfoLibre)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *