El Pleno del Ayuntamiento de Cádiz termina con un encierro de mujeres

Hace un mes escaso, tres miembros del Movimiento en Lucha contra el desempleo y la exclusión social se encerraban en el salón de plenos del Ayuntamiento para exigir que el equipo de Gobierno cumpliese un acuerdo plenario por el que se crearía una empresa de economía social para pequeños trabajos de mantenimiento urbano.

Finalmente y tras llevar acabo incluso una huelga de hambre, finalizaron su encierro con la promesa del alcalde de la ciudad, José María González Santos, de ofrecerles todo su apoyo para que ellos se constituyeran como cooperativa o como empresa de economía social contando con el asesoramiento y con los recursos como los microcréditos que dispone el Instituto de Fomento y Empleo (IFEF). Promesa aún sin cumpir.

Ahora, varias mujeres que acuden cada mes a los plenos del Ayuntamiento ante su precaria situación ya han recogido más de 1.000 firmas a las puertas del Ayuntamiento donde solicitan que se incrementen las ayudas a las familias en riesgo de exclusión social mientras no cuenten con un trabajo con el que poder sustentarse. Afirman que desde el equipo de Gobierno les dan largas, no les atienden y no cumplen con los pagos de los alquileres desde el área de Servicios Sociales, debiendo en algunos casos hasta cinco meses a los propietarios de las viviendas ya que el Ayuntamiento “no paga a tiempo”.

Ante su desesperación, han decidido que tras la sesión plenaria de carácter extraordinario que se celebra este viernes en el Ayuntamiento y en la que cuatro de ellas tienen uso de la palabra en el turno final de intervenciones ciudadanas, se encerrarán en el salón de Plenos con el objetivo de que el equipo de Gobierno atienda sus peticiones porque “ya estamos cansadas de esperar, de que nos digan que nos van a llamar, de que nos aseguren que nuestra situación se va a arreglar y al final todo sigue igual”.

Como ya anunciaron hace unos días y coincidiendo con el Día Contra la Violencia de Género, el colectivo de Mujeres Maltratadas y en riesgo de exclusión social, que protagoniza desde hace meses enfrentamientos con el Equipo de Gobierno a causa de sus problemas habitacionales y de empleo. Este encierro es una medida desesperada que han iniciado minutos después de intervenir en la sesión plenaria en el turno de voz para la ciudadanía y en el que han explicado al alcalde, José María González,  sus situaciones personales que van desde la amenaza de desahucio hasta la falta de dinero para poder alimentar a sus hijos porque según les explican desde Asuntos sociales “no hay dinero”.

Y es que, según afirmaba una de ellos hace apenas unos días en este medio no quieren “que se nos atienda en dos minutos en la puerta del Ayuntamiento o que nos digan públicamente, después de un Pleno, que nos van a ayudar. Queremos que se vea realmente que les importamos, que están trabajando por buscar soluciones a la falta de empleo o de vivienda”.

Las mujeres aseguraron que optan por esta vía, porque fue la única solución que encontraron otros colectivos como el Movimiento En lucha contra el desempleo y la exclusión social, que protagonizó otro encierro hace un mes aproximadamente y consiguieron que Equipo de Gobierno escuchara sus reclamos. Una de ellas ha asegurado que permanecerán en el Consistorio “hasta que el cuerpo aguante”. Y es que su intención es salir por la puerta del Ayuntamiento gaditano con una solución.

Recordar que este colectivo de mujeres, en las que también están víctimas de violencia de género, consiguió que se aprobara en el Pleno -tras una propuesta conjunta de los grupos de la oposición- que las ayudas al alquiler se mantuvieran en un mínimo de un 90 por ciento.

(Fuentes: La Voz de Cádiz / Andalucía Información)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *