Alarma en Cádiz por el traslado de carga de trabajo de los astilleros. Los trabajadores debaten movilizaciones

La mecha está encendida. Y solo el tiempo dirá si finalmente hay explosión o el fuego se apaga en el camino. La inquietud se ha hecho un hueco importante en la cabeza de los trabajadores del Astilleros de Puerto Real, que este jueves tienen previsto hacer una asamblea para poner sobre la mesa el problema que les azota y ver qué medidas adoptan al respecto. El problema no es otro que la decisión de la empresa Navantia de trasladar a Ferrol parte de la carga de trabajo de los petroleros que se construyen en la Bahía, unos trabajos que en principio iban a llevarse a cabo íntegramente en Puerto Real.

No se descartan movilizaciones. Y hemeroteca hay de sobra para hacerse una idea de que lo es capaz de hacer un grupo de trabajadores que no conoce la estabilidad laboral. El último paso, o el primero, según se vea, se produjo ayer mismo al impedirse que un camión cargado de materiales con destino a Ferrol saliera del astillero. Astilleros no se cierra, Astilleros no se abre.

¿Cómo se encendió la mecha? Fue a raíz de que el presidente de la Confederación de Empresarios de Cádiz (CEC), Javier Sánchez Rojas, que por encima de todo defendió la capacidad y solvencia de los astilleros de la Bahía de Cádiz, mostrara su “preocupación” ante unas informaciones a las que tuvo acceso y que se referían al posible plan “para invertir mil millones de euros en un nuevo mega astillero en el norte de carácter público”.

Un plan de 1.000 millones para un “Mega astillero en el Norte”

El presidente de la Confederación de Empresarios de Cádiz (CEC), Javier Sánchez Rojas, ha defendido la capacidad y solvencia de los astilleros de la Bahía de Cádiz y ha mostrado su “preocupación” ante las informaciones a las que ha tenido acceso sobre un posible plan para invertir “1.000 millones de euros” en un nuevo “mega astillero en el norte” de carácter público.

En una rueda de prensa para valorar la contratación de los petroleros Suezmax y el traslado de carga de trabajo de Puerto Real (Cádiz) a Ferrol, Sánchez Rojas ha dicho que en ningún caso cuestionaría el futuro astillero si se tratara de un inversor privado, pero sí si es de carácter público, tal y como le han trasladado “varias fuentes de probada solvencia”.

Y es que, según ha manifestado, “si a Navantia le saliera el trabajo por las orejas” se entendería que hiciera cuantos astilleros quisiera en el lugar que desease, pero no que “se empiecen a cuestionar desde la empresa pública una inversión para un mega astillero en el norte” cuando tiene “capacidad para contratar con calidad y eficacia en el sur”.

Al hilo de ello, el presidente de los empresarios gaditanos ha defendido que los índices de absentismo de los astilleros de la Bahía de Cádiz “son los menores del grupo Navantia”, a lo que ha añadido que los índices de productividad son “referentes en todas las plantas” y que los de accidentalidad y conflictividad “son los más bajos”.

También ha resaltado que el astillero de Puerto Real es “el más eficiente y capaz” en materia de construcción en la Bahía gaditana, siendo además “uno de los tres astilleros más grandes de Europa”. Por ello, recibe con “preocupación” las noticias sobre el posible proyecto del nuevo astillero “en el norte” por parte de la empresa pública.

Todo esto llega en un momento en el que Navantia plantea el traslado a Ferrol de parte de la carga de trabajo del segundo petrolero prevista en Puerto Real, lo que ha criticado teniendo en cuenta que la compañía ha estado “más de un año con las negociaciones”.

Sánchez Rojas ha dejado claro que no hay una oposición a que haya un reparto de la carga de trabajo entre los distintos centros, pero ha tildado de “intolerable” que se pretenda por parte de la compañía “echar a pelear” a la industria auxiliar de la Bahía gaditana con la de cualquier otro sitio de España.

Términos “inaceptables”

Asimismo, el presidente de la CEC ha criticado la “falta de comunicación y de respeto a los trabajadores de la industria naval auxiliar y a los trabajadores de Navantia de la provincia de Cádiz”, máxime cuando se tiene la “certeza” de que los contratos de los petroleros se han negociado “en unos términos económicos inaceptables y por debajo del precio del mercado”.

En este punto, Sánchez Rojas ha hecho referencia a un estudio publicado por la Facultad de Náutica de Barcelona sobre los petroleros. Así, frente a los 60 millones de euros y 750.000 horas de trabajo por los que Navantia ha contratado cada barco, el precio real de cada uno sería de 114 millones de euros y 1,5 millones de horas de trabajo, según el estudio.

En cuanto a los datos “reales” de acero por barco, ha detallado que Navantia ha licitado por 6,8 millones cuando “el valor real estimado es de 22 millones”, lo que supone “una desviación superior al 300 por ciento”. Respecto al armamento -mecánica- de cada buque, Navantia ha licitado por algo más de tres millones, cuando “el valor real estimado es de ocho”, lo que implica “una desviación superior al 250 por ciento”.

La conclusión es que “la valoración de Navantia implica importantes desviaciones respecto al coste real”, encontrándonos ante “contratos imposibles de defender económicamente para la industria auxiliar”, que está incurriendo en “importantes pérdidas” y se está poniendo así “en gran riesgo” al tejido industrial de la Bahía”.

A juicio de Sánchez Rojas, “si Navantia ha contratado barcos por debajo de lo que debería, alguien de Navantia tendría que pagarlo, pero no la industria auxiliar”. Tras apuntar que “los petroleros no se pueden construir a costa de la industria auxiliar con precios y ritmos coreanos en la Bahía de Cádiz”, ha apremiado a la cúpula de Navantia a explicar “cómo y por qué se ha llegado a esta situación”.

Asimismo, la CEC se ha preguntado cómo plantea Navantia sacar adelante este tipo de contrataciones en otras zonas de España, por lo que se cuestiona si las auxiliares de Galicia cuentan “con alguna vía de compensación que desconozcamos”, lo que supondría que “están compitiendo con nosotros con alguna ventaja cuestionable” por “oculta”.

Además, “si de verdad Navantia ha agotado la posibilidad de hacer esos trabajos en la Bahía”, se ha preguntado “cómo va a explicar o justificar los costes añadidos” del proyecto por el transporte y la logística del traslado a otro astillero.

“Trampa” a los trabajadores

El presidente de la CEC ha pedido a los trabajadores del sector naval que, antes de agotar otras vías, “no caigan en la trampa de tomar las calles” y de entrar en el “conflicto”, ya que ello daría pie a “intentar desacreditar como territorio” a la Bahía de Cádiz “desde algún alfombrado despacho”.

Sánchez Rojas, que ha exigido a Navantia que aclare “qué pretende hacer con las plantas de la Bahía”, ha reclamado que en la cúpula de la empresa pública haya “mayor presencia andaluza” para que mire “con mayor sensibilidad” a este territorio.

Finalmente, ha reprochado a la clase política que se hayan limitado a “tirarse los trastos” en las últimas fechas y no se haya escuchado “una voz calara y rotunda en defensa de Andalucía” y de su industria naval. Por ello, ha apelado a los distintos partidos políticos a que “hagan algo por sentarse con la SEPI y Navantia” y a “unirse” por el interés de la zona.

Comité de Empresa: “No sabemos aún qué cantidad de bloques se van a llevar”

El comité de empresa de Navantia Puerto Real ha mostrado su “indignación” ante la confirmación por parte de la dirección del centro de que parte de la carga de trabajo que tenía asignada la factoría del segundo petrolero Suezmax se trasladará a Ferrol. A su juicio, se trata de una decisión que “no tiene sentido” y ha asegurado que “no se creen” que la decisión responda a razones técnicas.

El presidente del comité de empresa del astillero puertorrealeño, Antonio Noria, ha manifestado que esto supone “un varapalo en términos de empleo” y suscita “grandes dudas” sobre lo que va a ocurrir con los dos siguientes petroleros, que “tampoco tienen contratados”. Según ha avanzado, el comité de empresas celebra un pleno el próximo lunes para analizar esta situación, tras lo que se convocará una asamblea en los días siguientes en la que se decidirá las medidas a adoptar.

Según ha recordado, en un principio se llegó al acuerdo de que parte de la proa del petrolero se haría en Ferrol, ya que “entendimos que era necesario compartir las cargas de trabajo y no pusimos ninguna pega”. Inmersos en la construcción del primer petrolero, ha explicado que llevan “meses” con “problemas importantes en la contratación de las empresas auxiliares” por parte de Navantia, lo que está “retrasando continuamente” el primer buque.

En este sentido, ha criticado la política de subcontratación que se está llevando a cabo por parte de la presidencia de la compañía, por lo que ha confiado en que su máximo responsable, José Manuel Revuelta, “sea cesado” y no continúe al frente, puesto que “está hundiendo la parte civil”. Del segundo petrolero no han sabido nada hasta que esta misma semana les han confirmado que “también se llevan la popa del barco” a Ferrol. Noria ha criticado la situación, pero “no queremos entrar en una guerra entre empresas auxiliares de la Bahía de Cádiz y de la Ría de Ferrol, que es lo que pretende Navantia”.

El presidente del comité de empresa ha reflexionado que el astillero de Puerto Real ha “luchado para tener la construcción civil”, pero “nadie quería” y “parece ser que hay una mano negra que intenta que se fracase y culpar luego a los trabajadores de la Bahía de Cádiz”, que “hasta ahora no han tenido culpa ninguna”, ya que “no hemos podido demostrar lo que somos capaces de hacer que hemos demostrado en otras ocasiones”.

Ha dicho que todavía no tienen cuantificado el efecto en términos de empleo de ese traslado de carga de trabajo porque “no sabemos aún qué cantidad de bloques se van a llevar” a Galicia. En cualquier caso, son conscientes de que supondrá “un varapalo” porque se trata de la parte “más importante” del barco y en la que hay “más valor añadido y más mano de obra supone”.

“Que nadie nos ponga de flojos”

Noria ha insistido en que esta cuestión “no tiene ningún sentido”, ya que el material está en Puerto Real y, por tanto, “habría que trasladarlo hasta Ferrol y subcontratar allí”, aclarando en este punto que el trabajo no es para la plantilla de Navantia, sino para las auxiliares de la Ría. Así, “tras llevar el material, subcontratar y hacer la obra allí habría que traerla de nuevo”, lo que provocará “un encarecimiento alarmante”.

Por todo ello, “no se creen” que la decisión responsa a “razones técnicas” para salvar el retraso que se está produciendo en el primer petrolero “por culpa de la contratación”, significando en este punto que “todavía no está ni contratado entero”. Ha insistido en que la contratación depende de la propia Navantia y ha criticado la “ineptitud” de la presidencia de la compañía para “llegar a acuerdos o negociar con los empresarios de la Bahía o de cualquier otra parte del Estado”.

Independientemente de que se quiera desviar mucha o poca carga de trabajo, considera que los argumentos esgrimidos por la empresa para justificar esta medida les salpican de lleno. “Dicen que hay retrasos acumulados, que por eso se llevan trabajo a Ferrol, para ganar tiempo, pero de manera indirecta intentan ponernos de flojos, o de ineptos, o de conflictivos. Y eso no estamos dispuestos a aceptarlo”. “Que nadie nos ponga de flojos, porque ni somos flojos, ni somos ineptos. Son muchos años los que llevamos construyendo barcos en Puerto Real y nadie nos va a poner la cara colorada a esta alturas”.

Antonio Noria, no es sólo el actual presidente del Comité de Empresa de Navantia-Puerto Real sino que además es una voz autorizada después de muchas décadas vinculado a este astillero. Noria reconoce que la situación está “calentita” pero aún así es optimista y apuesta por que las disputas entre empresa y plantilla acaben reconduciéndose.

Será a primera hora de la mañana de hoy cuando la plantilla celebrará una asamblea informativa. No se espera que se aprueben acciones de protesta contundentes como las que marcaron ese astillero no hace muchos años, pero la última palabra la tendrá siempre la mayoría. De momento el astillero puertorrealeño vivió ayer una jornada de compás de espera. Después de que el martes la plantilla impidiera que un camión cargara planchas de acero en dirección hacia Ferrol, ayer se mantuvo esa tarea de vigilancia, aunque los camiones no hicieron acto de presencia

“robo en toda la cara” y “jugada sucia”

La noticia del desvío a los astilleros de Ferrol de parte del trabajo de los petroleros Suezmax para el Grupo Ibaizábal asignados a las plantas de la Bahía de Cádiz por parte de Navantia, ha indignado además de a los trabajadores de Matagorda a PSOE, Podemos, el extinto PA y los ayuntamientos de Cádiz y San Fernando, entre otros –con contundentes expresiones como “robo en toda la cara”, “jugada sucia” y “hachazo” del PP-, mientras el PP provincial minimiza esta decisión de la empresa pública –que busca garantizar plazos de entrega y evitar más retrasos- y habla de “falsa polémica”.

De este modo, la secretaria general del PSOE de Cádiz, Irene García, exige explicaciones al PP de Cádiz “por incumplir” los compromisos de “defensa” de los astilleros adquiridos en la iniciativa aprobada por unanimidad en el Congreso y en el Parlamento andaluz y por incumplir también las promesas realizadas en la Mesa del sector naval reunida en la Mancomunidad de Municipios de la Bahía de Cádiz, “donde se acordó la unidad de acción política en torno a este sector estratégico, como sucede en Galicia”.

La también presidenta de la Diputación emplaza a la derecha en la provincia “a que se decida, o está con los astilleros y con los trabajadores gaditanos o está claudicando de nuevo ante los intereses partidistas”. “Es intolerable que el PP haga un papel en las instituciones, se ponga muy bien delante de los sindicatos en la Bahía y después desde la gestión les dé la espalda y actúe a traición, con nocturnidad y alevosía”, ha señalado.

Para García “una cosa es compartir carga de trabajo y otra es que te la roben por la cara, el PP está haciendo gala una vez más del sectarismo político que le lleva siempre a premiar a Galicia y castigar a Andalucía”, subraya para avisar de que “esta situación de agravio nos la veíamos venir pero no la vamos a consentir, vamos a pelear con los trabajadores para que el PP le dé un trato digno a las factorías gaditanas”.

De la misma forma, la diputada de Unidos Podemos por Cádiz, Noelia Vera, ha mostrado su “profundo desacuerdo” con este traslado de faena a Galicia: “si bien parte de los barcos se hacían en Ferrol, quedó bastante claro que en ningún caso se haría el bloque de mecánica, que es el que más empleo genera; que ese se iba a hacer en Puerto Real”. Y acusa también al PP de romper unilateralmente ese acuerdo para “sorpresa de los propios comités de empresa”. Por lo que exige al partido del Gobierno que explique “por qué ha hecho esta maniobra sin avisar”.

Vera, en una nota remitida a DIARIO Bahía de Cádiz, habla de “jugada muy sucia” porque con ella el PP intenta “poner en conflicto y generar tensiones entre dos territorios que son muy diferentes, pero que sufren de igual manera las consecuencias de sus malas prácticas políticas”. “El PP vuelve a demostrar que Cádiz no le importa cuando hace cosas como traer a la ministra de Empleo en campaña para hacerse una foto y para decir que ve posible crear 100.000 puestos de empleo en los próximos años y luego nos encontramos con este tipo de cosas, con la violación de estos acuerdos que garantizaban el reparto de trabajo entre las plantas de Ferrol y las de la Bahía de Cádiz”, añade.

Mientras, desde el extinto PA, se avanza que se presentará una moción urgente al pleno de la Diputación de este mes contra esta decisión del Gobierno de Rajoy de dejar a los astilleros de la Bahía sin la carga de trabajo comprometida. En concreto, la moción propone “que Diputación traslade a la SEPI y al Ministerio de Hacienda el rechazo absoluto a la decisión tomada por la dirección de Navantia”

La diputada andalucista en la Diputación, Maribel Peinado, expone que “una vez más, y ya es habitual, los astilleros de Cádiz se quedan con un jarro de agua fría por las malas noticias sobre las cargas de trabajo que siempre están a punto de llegar a nuestra Bahía pero que no terminan de cumplirse y sustanciarse”. Y ha reiterado su total apoyo a los trabajadores para evitar que se consume “otro hachazo del Gobierno del PP en España a la industria naval andaluza”.

“Indignación y preocupación”

A nivel institucional, el alcalde de Cádiz, José María González ‘Kichi’, ha expresado igualmente su indignación por este traslado del trabajo del sur al norte, responsabilizando también de ello al PP, “que vuelve a las andadas”.

El primer edil de Por Cádiz sí se puede ha arremetido contra el Gobierno de Rajoy por “volver a maltratar duramente a nuestra tierra. Cádiz vuelve a desaparecer de la agenda de quienes nunca le importó”. Ha criticado que la ministra de Empleo venga a Cádiz a hacerse la foto para luego irse sin aceptar preguntas y sin cumplir promesas, y de la misma forma ha tenido palabras para el portavoz del PP en el Ayuntamiento, Ignacio Romaní, por “tener la poca vergüenza de soltar en un pleno que los astilleros están llenos gracias al PP. No tiene valor de decirles eso a los trabajadores de la factoría, porque sabe que es mentira”.

González Santos llega a lanzar una advertencia al recién formado Gobierno en Madrir: “que no intente generar un conflicto ficticio entre unos territorios y otros, que en realidad tenemos intereses comunes”. En este punto ha resaltado la necesidad de contar con un plan de reindustrialización que garantice el futuro de Navantia y diversifique su producción, al que la derecha se opuso ya en el Congreso.

También el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de San Fernando ha mostrado su “preocupación” por este asunto. Considera “inadmisible”, en las condiciones en las que se encuentra la industria naval y con ella las empresas auxiliares de la Bahía, “una decisión a la que se le quiere restar importancia, cuando estamos hablando de la construcción de un macro-bloque de 600 toneladas que por sus características requiere de un considerable número de horas de trabajo”.

Una carga de trabajo que, insisten desde PSOE-PA, “es fundamental para la viabilidad de los astilleros gaditanos y las empresas auxiliares. Este éxodo de miles de horas que se nos marchan, planeado por el Gobierno, lo originan en un momento en el que se dan las condiciones para que se puedan incrementar los contratos que aseguren el futuro de Navantia. Pero el Gobierno central parece no querer apostar por la tecnología, buen hacer y capacidad de cumplimiento de compromisos de nuestras factorías y empresas auxiliares, optando por un camino contrario a los intereses de nuestra Bahía y demostrando escasa capacidad estratégica a la hora de trazar un plan definitivo de cumplimiento de plazos aun teniendo todo a su favor en un mismo espacio industrial como es la Bahía de Cádiz, donde estamos convencidos de que es absolutamente viable la redistribución de la carga de trabajo entre las factorías y la industria auxiliar de la comarca, incluyendo San Fernando con su demostrada capacitación y cualificación, evitando así que se haga realidad una decisión fruto del menosprecio hacia nuestros astilleros”.

Ante esta circunstancia, el bipartito isleño defiende la necesidad de ejercer la “unidad de acción” de todos los grupos políticos, instituciones y colectivos ciudadanos en defensa de la carga de trabajo de Navantia en San Fernando, Cádiz y Puerto Real, por lo que propondrá una declaración institucional para trasladar al pleno municipal y que cuente así con el respaldo de todos los partidos.

El PP lamenta la “alarma generada” en una cuestión “técnica”

Y ante tanta muestra de estupor, el PP gaditano, en boca de su diputada en el Congreso Teófila Martínez, trata de quitar hierro al asunto. Habla de “falsa” polémica sobre los petroleros y tiene claro que “la actividad y la carga de trabajo están garantizada para los astilleros de la Bahía”.

Así, la exalcaldesa de la capital lamenta la “dimensión que incluso puede alarmar” sobre el traslado de una “proporción pequeña” de los trabajos de los petroleros que responde a “organización técnicas para cumplir los plazos”. Y aclara que “la magnitud del contrato de los petroleros sigue donde tiene que estar que es en la planta de Puerto Real”.

En este sentido, asevera que “sólo 454 toneladas de acero de las 20.000 toneladas del proyecto, se trasladan a Ferrol, sólo el 2% del material”, y calcula que el contrato de los petroleros “ya ha generado 1.200 empleos en la industria auxiliar” de la Bahía.

Explica que “dentro de las cargas de trabajo que existen por cumplir determinados compromisos con los clientes, es habitual tanto de aquí a Ferrol, como de Ferrol a Puerto Real, que exista en un momento puntual una determina proporción pequeña que se traslade de un sitio a otro, simplemente por cumplir los plazos del contrato”. Incide en que “se hace de Puerto Real a otro sitio, como también puede ser de otro sitio a Puerto Real”, insistiendo en que “la gran parte, la magnitud del contrato, sigue donde tiene que estar, que es Puerto Real”.

Repite la representante de la derecha en la provincia que “es fruto de una organización meramente técnica que en ningún momento pone en riego la carga de trabajo de los astilleros de la Bahía”, lamentando la “alarma generada” y el “aprovechamiento partidistas” de algunas formaciones para atacar al PP y al Gobierno.

(Fuentes: Diario Bahía de Cádiz / Diario de Cádiz / Cádiz Directo / Puerto Real Hoy)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *