Marchas en 200 ciudades estadounidenses contra el oleoducto Dakota Access

Los ciudadanos estadounidenses se movilizaron en apoyo al reclamo de la tribu Sioux. “Sabemos que las elecciones y los individuos en solitario no generan cambios, los movimientos sí”, afirman los convocantes.

La anterior fue la premisa con la que miles de ciudadanos estadounidenses se movilizaron en al menos 200 ciudades de su país para protestar contra la construcción del oleoducto Dakota Access Pipeline.

Las acciones fueron convocadas por diversas organizaciones en apoyo a la tribu Sioux de Standing Rock, cuyos suministros de agua potable serían seriamente afectados por la obra que se prevé recorra los estados Dakota del Norte, Dakota del Sur y Iowa.

Además, las manifestaciones buscan instar al Cuerpo de Ingenieros del Ejército (que actualmente inspecciona la obra) y al Gobierno Federal a detener de manera definitiva la construcción del oleoducto, según Dallas Goldtooth, portavoz de la Red Ambiental Indígena (Indigenous Environmental Network), una de las promotoras de la protesta.

“El propósito es llamar la atención sobre el tema y alentar al Cuerpo del Ejército a ejercer su poder para detener este oleoducto”, dijo Goldtooth sobre las protestas en las que participaron más de 30 grupos, entre ellos Greenpeace y Credo Action.

Las movilizaciones se concentraron a las afueras de las oficinas del Ejército gringo en todo el país y en los principales bancos que financian la construcción de la tubería. El banco noruego DNB anunció el pasado mes que reconsideraría la financiación del proyecto si no se abordan las preocupaciones de los Sioux de Standing Rock.

Con una extensión prevista de más de mil 875 kilómetros de longitud, el oleoducto podría transportar cuando sea finalizado unos 470 mil barriles diarios de petróleo desde Dakota del Norte hasta el estado de Illinois (noreste).

El gasoducto supone una gran amenaza de contaminación para el río Missouri y la tribu Sioux de la reserva de Standing Rock, que se mantiene protestando desde el pasado mes de abril.

El Gobierno de Estados Unidos aplazó el pasado lunes su decisión sobre la autorización para la culminación del oleoducto Dakota Access. A través de un comunicado, el Departamento de Interior informó que el Cuerpo de Ingenieros del Ejército completó la revisión del proyecto y que para emitir sus conclusiones requiere un mayor estudio. En particular, destacan que las tierras en las que está proyectada la obra fueron arrebatadas a la tribu Sioux de la reserva de Standing Rock, refieren agencias.

(Fuente: LibreRed)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *