Venezuela: “Convivir en Paz”, declaración conjunta de Gobierno y oposición

Con una declaración conjunta emitida este sábado tras la segunda reunión del proceso de diálogo, el Gobierno Nacional y la oposición se comprometieron por la paz del pueblo venezolano.

A través de una declaración conjunta leída por los alcaldes Jorge Rodríguez y Carlos Ocariz, denominada “Convivir en Paz”, ambos sectores políticos del país se comprometieron a defender los valores y principios de la Constitución Bolivariana de Venezuela y las leyes “más allá de los diferentes modelos políticos que representamos”.

En el texto manifestaron que solo quieren conversar de tolerancia, derechos humanos, paz, prosperidad económica, soberanía y felicidad social.

Instaron al pueblo a reconocerse sin condiciones, a promover el consenso porque “el bien común está por encima de nuestras legítimas diferencias (…) convivir es respetar, reconocer, forjar vínculos que trascienden un momento histórico y a cualquier circunstancia por difícil que esta sea”, señalaron.

A continuación el texto completo de la declaración:

DECLARACIÓN CONJUNTA

CONVIVIR EN PAZ

Los representantes del Gobierno y de la Oposición en el diálogo nacional quieren formular una declaración conjunta ante el pueblo de Venezuela. Expresamos así, los valores y principios que nos obligan en el marco de la Constitución y las leyes de la República. Son principios que compartimos y nos comprometemos a defender, más allá de los diferentes modelos políticos que representamos, de nuestra diferente visión de la historia de Venezuela y de nuestras alternativas de futuro.

Hoy queremos hablar al pueblo de Venezuela, no como gobierno u oposición, ni como defensores de una u otra ideología, ni como mayoría o minoría política. Hoy queremos hablar desde una condición para reconocernos y promover el consenso, la de ciudadanos de Venezuela, compatriotas, el bien común que está por encima de nuestras legítimas diferencias.

Hoy queremos hablar a nuestro país, pensando ante todo en las generaciones más jóvenes, en aquellos que de una u otra manera han sufrido o sufren como consecuencia de nuestros momentos más difíciles. Hoy queremos hablar de tolerancia, de derechos humanos, de paz, de prosperidad económica, de soberanía, de felicidad social.

Porque convivir es respetar, reconocer, forjar vínculos que trascienden un momento histórico y a cualquier circunstancia, por difícil que esta sea.

Convencidos y comprometidos con la paz del pueblo y para el pueblo, con su bienestar social, material y moral, con la democracia, expresamos nuestro firme compromiso con una convivencia pacífica, respetuosa y constructiva.

Porque no hay política ni convivencia en la violencia, ni en la fuerza. Porque no hay política ni convivencia en el odio, ni en la amenaza, ni en el insulto. Nos comprometemos a promover una acción política respetuosa, que destierre, condene y erradique de nuestra sociedad el odio, la justificación de la violencia, la intolerancia y su uso como arma política, el escarnio y el insulto.

Queremos así, liderar una gran movilización nacional en favor de la concordia, del reconocimiento mutuo, y de la paz.

Hacemos un llamamiento a que la presente declaración sea respaldada por las fuerzas políticas, las instituciones públicas, las organizaciones sociales, los medios de comunicación, las universidades, las comunidades religiosas, los centros educativos y la sociedad en general.

Nos comprometemos, además, de forma solemne a que nuestras diferencias políticas solo tengan una respuesta en el estricto marco constitucional: un camino democrático, pacífico y electoral.

Nos comprometemos, asimismo, a reforzar de manera conjunta la defensa de nuestra soberanía y rechazar cualquier injerencia externa, del signo político que sea.

Nos comprometemos, también, a un esfuerzo conjunto, intenso y urgente para superar las serias dificultades que atraviesa nuestra economía, víctima de múltiples formas de agresión y que afecta especialmente a los sectores más humildes de nuestra población, con quienes nos sentimos especialmente obligados.

Nos comprometemos, de igual manera, a un nuevo esfuerzo conjunto en el combate frente a la inseguridad ciudadana y la violencia criminal, las bandas paramilitarizadas y grupos violentos, así como la urgencia del desarme de la población.

En esta hora histórica de nuestra patria, estaremos a la altura que merece nuestro pueblo. La historia solo merecerá el respeto de las futuras generaciones, si es la historia del reconocimiento mutuo, y es una historia de fraternidad, paz, tolerancia y democracia. Este es nuestro compromiso. Este es nuestro deber y nuestra determinación. El pueblo de Venezuela se lo merece.

(Fuente: Resumen Latinoamericano)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *