Grecia: Tsipras remodela el gobierno, excluyendo críticos, tras encuestas que auguran fracaso electoral

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, remodeló el Gobierno el pasado viernes, apartando a los ministros más críticos con sus reformas. La decisión del primer ministro griego, Alexis Tsipras, de reorganizar su gabinete reemplazando a los ministros que más críticos se habían mostrado con las últimas reformas implantadas en Grecia han contado este lunes con el respaldo de los mercados.

En concreto, la rentabilidad del bono griego a diez años bajaba hoy en 32 puntos básicos hasta situarse en el 7,29%, la más baja desde que en Reino Unido se celebró el referéndum a favor de abandonar la Unión Europea. Los rendimientos de los bonos a dos años bajaban 46 puntos hasta situarse en el 4,85%.

Entre los cambios en el Gobierno, uno de los más sorprendentes ha sido el nombramiento de Dimitris Papadimitríu como nuevo ministro de Economía. Académico de carrera en universidades estadounidenses fundamentalmente, será el encargado de distribuir los fondos que se reciban de la Unión Europea.

La nueva titular de Trabajo es Efi Ajtsioglu, que ha sido hasta ahora una de las figuras centrales en las negociaciones de la revisión del tercer rescate y sustituye a Yorgos Katrúgalos en un momento en el que mercado laboral y su posible liberalización está en el punto de mira de los acreedores.

Katrúgalos queda degradado a viceministro de Asuntos Europeos bajo las órdenes del Ministerio de Exteriores, donde repite Nikos Kotziás como responsable, mientras que el hasta ahora titular de Economía, Yorgos Stathakis, pasa al ministerio de Energía. Panos Skurletis, el hasta ahora ministro del ramo y uno de los más fieros opositores a las privatizaciones, además de figura importante dentro del partido gobernante, Syriza, será ahora titular de Interior.

El que sí mantiene su puesto es el ministro de Finanzas, Euclides Tsakalotos, que entró en el Gobierno tras la marcha de Yannis Varoufakis.

Según el sondeo Syriza perdería el poder y más de la mitad de los escaños

La remodelación del Gobierno se realiza después de que las encuestas hayan empezado a mostrar que Syriza podría perder el poder si hubiese nuevas elecciones, superado por Nueva Democracia. Syriza pasaría de 145 escaños a 54, dejando a Nueva Democracia con 101 diputados más que en septiembre de 2015. Amanecer Dorado ganaría seis parlamentarios más.

Si las elecciones griegas se celebrasen a día de hoy, el resultado respecto a las de septiembre de 2015 daría todo un vuelco. Si el año pasado Syriza venció con un 35,5% de los votos, el sondeo de Electograph le da a 27 de octubre de este 2016 una estimación de votos del 18%. De esta manera, el partido de Alexis Tsipras pasaría de tener 145 diputados a 54, siendo Nueva Democracia, el partido conservador griego por excelencia, quien recogería el liderazgo.

Según la encuesta del portal web, Nueva Democracia sumaría 101 diputados más que en 2015: de 75 a 176, lo que se traduciría en pasar del 28,1% de los votos al 42%, más de lo que alcanzó Syriza en septiembre del año pasado. Un desgaste gubernamental donde las recetas de la Troika no pasan desapercibidas para el futuro electoral de la coalición de izquierdas que gobierna en el país heleno ahora que Bruselas descarta una nueva crisis de deuda en Grecia en al menos una década.

Un reparto parlamentario que también sufriría grandes variaciones respecto a 2015. Si de las elecciones de septiembre alcanzaron representación en el Parlamento griego ocho formaciones políticas, a día de hoy la cifra se quedaría en cinco, quedándose fuera To Potami, la Unión de Centro y los nacionalistas Griegos Independientes (ANEL), los socios de gobierno de Tsipras. Aparte de la gran ventaja que tomaría Nueva Democracia sobre Syriza, Amanecer Dorado, el partido nazi griego, vería aumentar sus diputados de 18 a 24 (del 7% de los votos al 8%).

A su vez, el PASOK, el partido socialdemócrata heleno, recuperaría aliento igualando los diputados y el porcentaje de votos que Amanecer Dorado (del 6,3% que se tradujo en 17 parlamentarios al 8%). Por su parte, el Partido Comunista de Grecia (KKE) sería la quinta formación en el Parlamento griego con el 7,5% de los votos y sus 22 diputados, ganando siete respecto a los comicios de septiembre.

El sistema electoral griego vivió a finales de julio todo un lavado de cara. Si se caracterizaba por ‘regalar’ 50 escaños (en un parlamento de 300) a aquel partido que ganaba los comicios, esa particularidad, que en el pasado garantizaba mayorías absolutas donde en rigor no las había, no se verá en las nuevas elecciones gracias.

Una reforma aprobada por Syriza y ANEL, junto al apoyo de los centristas, comunistas y de un diputado independiente, fue duramente criticado por Nueva Democracia, tal y como reflejó su líder, Kyriakos Mitsotakis: “Están convencidos de que en las próximas elecciones sufrirán una derrota grave y por eso quieren impedir que Nueva Democracia forme Gobierno. No es capaz de gobernar y quiere imponer la ingobernabilidad en el país”.

(Fuente: LibreRed)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *