Las Fuerzas Democráticas de Siria (FDS) anuncian el inicio de la liberación de Al-Raqqa

Las Fuerzas Democráticas de Siria (FDS) han iniciado la operación para liberación de Al-Raqqa, la capital de facto del grupo terrorista Daesh en Siria. “Ha comenzado la gran batalla para liberar Al-Raqa y sus alrededores”, ha declarado este domingo una portavoz de la milicia kurdo-árabe siria.

Las FDS, creadas a principios del 2015 y apoyadas por EEUU, cuentan con el apoyo aéreo estadounidense para el ataque. Esta alianza está dominada por las Unidades Populares Kurdas de Protección (UPKP), que han liderado la lucha contra el EI en el norte de Siria. De los 30.000 combatientes que integran las FDS, 25.000 son de las UPKP, el resto lo componen milicianos de distintas etnias árabes aliadas de la zona.

En un comunicado leído ante los medios, las FDS han anunciado también que la operación cuenta con la asistencia de fuerzas árabes, kurdas y turcomanas, entre otras. Asimismo han advertido a los civiles que se mantengan alejados de las zonas donde hay miembros del grupo terrorista.

El frente se encuentra actualmente a 50 km al norte de Raqqa. El primer objetivo será aislar Raqqa por el este de la ciudad iraquí de Mosul, donde estos días se combate igualmente a los yihadistas. En una segunda fase de la ofensiva las SDF penetrarán en el casco urbano A fin de evitar rivalidades sectarias, quienes se adentrarán en la ciudad no serán milicianos kurdos, sino elementos de etnias árabe, mayoritaria en la ciudad.

Durante esta ofensiva se espera una fuerte resistencia por parte de los terroristas ya que perder esta ciudad para Daesh sería su fin en Siria. La ofensiva en Raqqa, capital de facto del EI, incrementa la presión sobre los yihadistas en un momento crítico en el que intentan evitar que el Ejército iraquí y las milicias que lo apoyan reconquisten la ciudad iraquí de Mosul, bastión yihadista en Irak.

“El comando general de las Fuerzas Democráticas Sirias anuncia el inicio bendito de su mayor campaña militar para liberar la ciudad de Raqqa”, dijo Jihan Sheij Ahmad, una portavoz de las FDS, en la rueda de prensa en la ciudad siria de Ain Issa, a unos 50 kilómetros de Raqa (foto adjunta). Las FDS llamaron a los civiles de Raqqa a evitar las zonas donde hay mayor presencia del EI por el inicio de la ofensiva, llamada “Ira del Éufrates”, y a trasladarse a “territorio liberado”.

El máximo responsable militar de EEUU en Irak, el teniente general Stephen Townsend, afirmó el mes pasado que la coalición liderada por EEUU para luchar contra el EI quería avanzar rápidamente para aislar Raqqa porque temía que los yihadistas usaran la ciudad como base para planear y lanzar ataques contra objetivos en el extranjero.

“En el inicio (de la operación) nos vamos a concentrar en aislar Raqqa para asaltarla y liberarla”, explicó un responsable estadounidense a la agencia France Presse. “Las FDS son el socio más competente para aislar rápidamente Raqqa (…) Continuaremos trabajando con nuestros aliados y socios para decidir quién se quedará en Raqqa, una vez liberada, para impedir el retorno del EI”, añadió la misma fuente.

¿Por qué la liberación de Al-Raqa importa a EEUU?

La operación para liberar Al-Raqa se inició el 24 de mayo de 2016, con la participación de unos 30 mil soldados (25 mil kurdos y 5 mil árabes), incluidas las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), y cerca 500 infantes estadounidenses, en el marco de las ofensivas aéreas de la coalición internacional anti-Daesh. En este plan, el punto más destacado que captó la atención de los medios fue la presencia directa de un gran número de fuerzas especiales de Estados Unidos en batallas de primera líneas de combate con Daesh.

Desde el inicio de la crisis de Siria en 2011 hasta la fecha, los soldados norteamericanos nunca pusieron sus botas sobre el terreno y tan solo se limitaban a ofrecer asesorías militares. No obstante, tras las nuevas evoluciones en Al-Raqa, el mundo se concentra en la razón que tiene Washington para ayudar a liberar esta ciudad siria y los objetivos que persigue allí.

El análisis de este tema, en este artículo, se aborda desde dos ejes principales, por una parte, la importancia estratégica de la ciudad de Al-Raqa y, por otra, el objetivo que busca EEUU al iniciar una directa presencia militar en la ofensiva para la liberación de la proclamada capital de Daesh.

  1. La estrategia de presencia activa para socavar y eliminar a Daesh

Barack Obama, el presidente de Estados Unidos, anunció en su discurso de inicio del año 2015 que Washington todavía no había definido un enfoque especial para erradicar al grupo  terrorista Daesh. Por tanto, se puede analizar que el país occidental formó la coalición anti-Daesh que puso bajo su liderazgo sin tener una intención seria de confrontarlo  y poner fin al califato del grupo extremista. La verdad es que, cuando Rusia se involucró en resolver la crisis de Siria, las autoridades del Departamento de Defensa de Estados Unidos revisaron su estrategia militar y decidieron desempeñar un papel más activo en el enfrentamiento a Daesh.

En este sentido, Washington aumentó sus apoyos a los combatientes que luchaban contra Daesh en la región. En Siria, el papel de las tropas estadounidenses ha sido más destacable que en otras partes de Oriente Medio debido a su asistencia a los grupos armados kurdos de Siria. Actualmente, la liberación de Al-Raqa con la participación de fuerzas estadounidenses es de mucha importancia para Washington ya que fortalece su postura en Siria.

Entonces, el país norteamericano busca establecer y mejorar su posición debilitada en el Oriente Medio tomando la política de socavar y eliminar a Daesh. Con el fin de lograr ese objetivo y liberar Al-Raqa, el primer y más importante paso constituye cortar la conexión entre dicha ciudad y Mosul, que se considera como la capital del territorio ocupado por Daesh y otra ciudad estratégica para el grupo terrorista.

  1. En busca de hegemonía política en el norte de Siria

Desde 2011, Estados Unidos no ha dejado una influencia considerable en el escenario militar-político de Siria. Ahora es muy importante para la Casa Blanca consolidar su posición en Siria y en la región a través de las Fuerzas Sirias Democráticas, que son los aliados principales de Washington. La verdad es que cuando fracasó en 2015 el plan de Estados Unidos para crear una oposición unida compuesta por árabes sirios fieles a EEUU y prácticamente se rindió ante buen desempeño de Rusia en el campo de batalla en Siria, el Pentágono decidió crear unidades militares que incluyan a combatientes moderados. En esta línea, Washington creó las llamadas Fuerzas Democráticas Sirias- compuestas por kurdos y árabes moderados- gastando más de 500 millones de dólares.

Las Fuerzas Democráticas Sirias fueron creadas en noviembre de 2015 y engloban a las Unidades de Protección del Pueblo y las Unidades Femeninas de Protección, así como a combatientes árabes, asirios y armenios. Con el apoyo aéreo y armamentístico de EEUU, esas fuerzas conjuntas han tomado el control de 26.000 kilómetros cuadrados desde  noviembre de 2015 hasta junio de 2016. Las autoridades estadounidenses buscan reforzar su posición en Siria con el apoyo, justamente, de las Fuerzas Democráticas Sirias. De ahí que la liberación de Al-Raqa pueda cementar la posición de EEUU y registrarse  como un éxito del mandato de Obama. Además, Washington quiere mantener su hegemonía en el norte de Siria controlando a las Fuerzas Democráticas Sirias. La hegemonía de EEUU en el norte de Siria podría ejercer un papel importante en los próximos acontecimientos en este país y ponderar el rol de Washington en esos acontecimientos.

(Fuente: Al Waght)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *