Los otros candidatos y partidos en las elecciones presidenciales de los EE.UU.

eeuu-candidatos

Aunque los nombres de Hillary Clinton (demócrata) y Donald Trump (republicano) son los únicos que ”brillan” en esta campaña presidencial 2016, otros siete candidatos, de diferentes partidos, aspiran llegar a la Casa Blanca en enero de 2017.

El bipartidismo político impuesto en el llamado “american way of life”, sin dudas margina a otros partidos -a los que llaman ‘menores’-, pero que siguen insistiendo por cambiar la realidad política de Estados Unidos.

Trump y Clinton representan el “stablisment’”,a pesar de que el multimillonario neoyorquino lo niegue, y responden a un esquema electoral difícil de violentar. Esto cuando aún van apareciendo en el escenario político otras fuerzas que no cuentan con el respaldo de los poderosos medios de comunicación, los verdaderos artífices de las carreras electorales.

Para muchos, en Estados Unidos solo existen las banderas tradicionales de los “burros y elefantes”, porque en el país donde impera una supuesta ‘libertad de expresión’, no hay espacios en los grandes titulares de periódicos, ni en los noticiarios, ni en las redes sociales, ni de debate para otras formaciones políticas.

Este 8 de noviembre, los estadounidenses tendrán la posibilidad de votar, además de los demócratas seguidores de Hillary Clinton y los republicanos fieles a Donald Trump, por candidatos de los partidos Libertario, Verde, Better for America (Mejor para América), Americans Elect, de la Constitución, de la Reforma, y el Partido Socialismo y Liberación/Paz y Libertad.

Las otras derechas:

Partido Libertario

El partido libertario, fundado en 1971, aunque su nombre pueda llamar a la confusión no es una organización anarquista sino liberal radical, que defiende lo que denominan el libertarismo, o liberalismo libertario, mezcla de ultraindividualismo y capitalismo extremo.

La fórmula presidencial de esta agrupación política está integrada por Gary Johnson, exgobernador de Nuevo México, y William Weld, también exgobernador de Massachusetts, y avanzan en esta justa presidencialista con apenas el seis por ciento de la intención de votos, según las encuestas nacionales.

Fundado en 1971, es considerada la tercera fuerza política dentro de Estados Unidos, con una filiación de cerca de 411 mil ciudadanos y sus principales temas de campaña han sido el rechazo al excesivo gasto gubernamental, la defensa de las libertades individuales, siempre con posiciones más liberales y tolerantes referidas a temas sociales.

Su plataforma política es una alternativa para los descontentos con las partidos tradicionales, y algunos de sus principales líderes provienen de las filas republicanas, en particular el candidato presidencial, Johnson, que las integró hasta hace cuatro años.

Partido de la Constitución

El Partido de la Constitución de los Estados Unidos es un partido ultraconservador y ultrareligioso fundado en 1991.

El abogado Darrel Castle, de Tennessee, es el candidato presidencial por el Partido de la Constitución, fundado en 1991, que aboga por un gobierno limitado y promueve el nacionalismo económico, más apegado a la constitución original de Estados Unidos y a la declaración de principios de independencia de ese país.

Esta agrupación política se opone a la inmigración ilegal, busca establecer controles más estrictos para la entrada legal de extranjeros, es contrario a la eutanasia y el aborto, se opone al matrimonio entre personas del mismo sexo y a la pornografía.

Partido de la Reforma

El Partido de la Reforma de los Estados Unidos de América es un partido ultraconservador y regeneracionista fundado en 1995.

El millonario Roque de la Fuente, un ex demócrata californiano de origen mexicano, es el candidato presidencial de este partido, fundado por Ross Perot en 1995, también como resultado de la insatisfacción de los electores con republicanos y demócratas.

En su programa, considerado como ultraconservador, propone que el ejército proteja a los ciudadanos de la elevada delincuencia en las grandes ciudades, y su mayor victoria electoral ocurrió cuando Jesse Ventura fue elegido gobernador de Minnesota en 1998.

Better for Ameríca (Lo Mejor para América), candidatura independiente

El candidato presidencial de esta agrupación es el ex agente de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) Evan McMullin, un ex republicano que intenta restar votos a Donald Trump, principalmente en el estado de Utah, donde el 60 por ciento de los electores son mormones, y rechazan al magnate inmobiliario por sus controvertidas posiciones.

Otra de las bases de Better for América es la marcada impopularidad de los principales aspirantes a la Casa Blanca -Clinton y Trump- y su estrategia es ganar acceso a las urnas en los estados que no requieren un candidato a ser nombrado.

McMullin, que hasta el momento de postularse trabajaba como director de Políticas para la Conferencia Republicana en la Cámara de Representantes, además de ser inversionista en Utah, se presenta sólo en 11 estados.

Espera tener buenos resultados en Idaho y Wyoming, aunque su principal plan es privar a Trump de los seis votos electorales en su estado natal y complicar así su camino a la Casa Blanca.

Las otras izquierdas:

Partido Verde

El Partido Verde es un partido ecologista, socialdemócrata, pacifista y feminista, fundado en 1990, que cuenta con 305.000 afiliados repartidos por la mayoría de los estados.

La boleta presidencial de los Verdes está integrada por Jill Stein, una doctora en medicina de Massachusetts, como presidente, y el activista y profesor del Distrito de Columbia, Ajamu Baraka, quien aspira a la vicepresidencia.

El Partido Verde, con una mirada ecologista y una inclinación ideológica a la izquierda, participa de las carreras electorales desde la década de 1990 y llamó la atención del electorado cuando Ralph Nader se lanzó como candidato a la presidencia en los años 1996 y 2000. En estas elecciones de 2016, solo alcanzan el dos por ciento de la intención de voto a nivel nacional, según el promedio de encuestas.

Entre sus principales propuestas está el respeto a la diversidad, la no violencia, una democracia más participativa, la defensa de la mujer, la descentralización del poder, una economía basada en la comunidad, la justicia social y un enfoque más futurista de la sociedad.

Uno de los desafíos que enfrentan los Verdes, y el resto de los partidos de ‘segunda línea’, es la dificultad de sobrepasar algunas leyes que restringen el acceso a las elecciones, existentes en varios estados.

Partido Socialismo y Liberación / Partido Paz y Libertad (candidatura conjunta)

El Partido Socialismo y Liberación (PSL) es un partido de ideología marxista-leninista fundado en 2004. El Partido Paz y Libertad es un partido de tendencia socialista reformista, pacifista y feminista, fundado en 1967. Ambos con presencia fundamentalmente en California.

“El Partido Socialismo y Liberación existe para promover los intereses de la clase trabajadora y de los pueblos oprimidos en los Estados Unidos. Confrontando la clase capitalista de banqueros y propietarios más poderosa, que controla el aparato militar más centralizado y moderno que haya existido, el PSL tiene como objetivo derrocar el orden social existente y reorganizarlo sobre una nueva base con la clase trabajadora a la cabeza del poder político y la economía organizada en interés de la de mayoría de la clase trabajadora y de los pueblos oprimidos” (extraído del documento fundacional del PSL).

La candidata presidencial del partido Socialismo y Liberación es Gloria de la Riva, una destacada activista y periodista de California, que en 1984, 1988 y 1996 se postuló como candidata independiente para el cargo de vicepresidente de Estados Unidos. También en 1994 y 1998 aspiró a la gobernación del estado de California por el Partido Paz y Libertad.

Como activista, De la Riva organizó varias manifestaciones masivas contra la invasión de Estados Unidos en Iraq, y fue la coordinadora del Comité Nacional para la Libertad de los Cinco Héroes Cubanos, antiterroristas, que permanecieron injustamente largos años en cárceles norteamericanas.

Ha trabajado durante décadas por el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba, y contra el bloqueo económico, comercial y financiero que Washington impone a la isla caribeña desde hace más de medio siglo.

El 8 de noviembre, poco sabremos de estos siete partidos, pues las candilejas están destinadas a los aspirantes demócrata y republicano -Hillary Clinton y Donald Trump-, causalmente, los más impopulares entre los electores estadounidenses… Cosas de la democracia norteamericana.

Americans Elect (Los Americanos Eligen), candidatura independiente

Con el profesor de la Universidad de Boston, Laurence Kotlikoff, como candidato presidencial, el partido Americans Elect lucha por un mecanismo electoral más participativo, nacional y no partidista.

(Fuente: Prensa Latina)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *