Los terroristas vuelven a fracasar y lanzan ataques químicos en Alepo. Occidente calla (vídeos)

El pasado domingo al menos dos personas murieron y 37 resultaron heridas a consecuencia de un ataque químico contra una zona controlada por el gobierno en Alepo. Según una fuente en Alepo de la agencia RIA Novosti, los terroristas han atacado posiciones del Ejército Árabe Sirio (EAS) en el suroeste de Alepo usando misiles con gas venenoso

“Los terroristas han lanzado misiles de fabricación casera con gas venenoso contra nosotros y los militares cerca de la Academia Militar. Es difícil decir qué producto químico fue utilizado”, ha señalado la fuente.

No hay aún datos oficiales del alcance del ataque. Sin embargo, se han reportado muchos casos de asfixia entre los soldados y civiles que han sido transferidos al Hospital Alrazi y al Hospital Universitario.

Al menos 1 civil murió y otros 15 resultaron heridos como resultado de otro ataque con bombas rellenas de gas venenoso disparadas desde las zonas controladas por los rebeldes en el distrito de al-Hamdaniya en el oeste de Alepo.

Fuentes médicas en el hospital al Razi dijeron que hasta 15 personas han sido asistidas por tener dificultades para respirar, vómitos y espasmos musculares; lo que sugiere en gran medida un ataque con gas. Todos los heridos son civiles, según confirmaron nuestras fuentes.

Los terroristas utilizan armas químicas contra la población de Alepo porque son conscientes de su incapacidad para cumplir los requisitos de sus patrocinadores, explicó ayer el Ejército Árabe Sirio (EAS) en un comunicado.

“Estos actos criminales reflejan la incapacidad de los grupos terroristas de cumplir con los objetivos fijados por sus patrocinadores y colaboradores”, señala el Ejército sirio. Aclaran que “estos actos no obligarán al Ejército a dejar de cumplir sus compromisos para defender a la población civil y liberar el país del terrorismo”.

AI denuncia como crimen de guerra el uso de armas químicas

Amnistía Internacional (AI) acusó el lunes a los grupos armados de la oposición de cometer “crimen de guerra” en la provincia de Alepo, ubicada en el noroeste de Siria. Así lo afirmó el organismo pro derechos humanos en un comunicado al referirse a los recientes ataques con armas ilegales perpetrados por los grupos armados contra zonas civiles en esta provincia.

“El objetivo de romper el cerco en Alepo oriental no da a los grupos armados licencia para violar las normas del derecho internacional humanitario bombardeando barrios civiles indiscriminadamente”, reza el comunicado.

En este contexto, Amnistía Internacional acusó a los grupos armados de la oposición de “hacer caso omiso de la vida de civiles” y pidió el cese inmediato de estos ataques terroristas contra zonas residenciales en el oeste de Alepo. “Las armas químicas están prohibidas internacionalmente y su uso es un crimen de guerra. Estas armas causan un enorme sufrimiento y graves daños para la salud. Su uso nunca puede justificarse”, según el comunicado.

También atacan con artillería la oficina de ONU en Alepo

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) denuncia un ataque terrorista contra su oficina en la ciudad de Alepo, norte de Siria.

Según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA), el día 30 de octubre se produjo un ataque de artillería contra sus instalaciones en el oeste de Alepo, controlado por el Ejército de Siria y blanco de una ofensiva terrorista.

“Es terrible que haya sido atacado directamente”, expresó el lunes Ali Zaatari, director de la OCHA, por medio de un comunicado, para después detallar que el ataque impactó contra las plantas superiores del edificio.

Condena Rusa

La Cancillería rusa ha condenado rotundamente el ataque químico lanzado por terroristas en la ciudad de Alepo, en el noroeste de Siria. “Condenamos rotundamente el atentado terrorista con sustancias tóxicas contra civiles en Alepo”, ha afirmado la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova, en alusión a los ataques químicos perpetrados el domingo por los terroristas en la ciudad de Alepo.

A través de un comunicado emitido este lunes, la vocera rusa ha explicado que durante los asaltos de ayer, los terroristas dispararon proyectiles de fabricación propia con producto químico contra los barrios de Al-Hamdaniya y Dahiyat Al-Asad, ambos en el oeste de Alepo y así intoxicaron a al menos 35 personas.

En este mismo contexto, ha exigido a todos los países que ejercen influencia en la oposición armada de Siria a cumplir cuanto antes con su compromiso de separar a los llamados “rebeldes moderados” de los grupos terroristas de EIIL (Daesh, en árabe), el Fath al-Sham (antiguo Frente Al-Nusra) y otras bandas takfiríes activos en el país árabe.

Luego de subrayar que dicho ataque con armas químicas no es un caso único para Siria, ha agregado que los terroristas ya habían utilizado armamento de este tipo en 2013 en Guta Oriental, cerca de la capitalina ciudad de Damasco, y en la localidad de Jan al-Asal, norte de Alepo, en 2015 en la localidad de Marea, en Alepo, y en verano de 2016 en el barrio de Salah al-Din de la misma ciudad.

Las declaraciones de la portavoz rusa se producen en el mismo día que el Comando General de las Fuerzas Armadas de Siria ha informado en un comunicado que en los últimos tres días, los ataques de los “rebeldes” apoyados por Estados Unidos a las regiones occidentales de Alepo han dejado al menos 84 civiles muertos y otros 280 heridos. La mayoría de las víctimas son niños y mujeres, precisa el texto. Además, en los ataques la oposición utilizó unos 100 proyectiles de mortero y 50 cohetes Grad, que impactaron en zonas residenciales.

Desde septiembre, Alepo, la segunda ciudad más importante de Siria y principal bastión de los grupos armados, es escenario de feroces choques entre el Ejército sirio y los grupos terroristas que tratan de romper el cerco del Ejército impuesto a sus posiciones en el sur y este de la urbe. Los enfrentamientos se han intensificado en los últimos días, después de que los extremistas iniciaran el viernes una gran ofensiva, en un intento por acabar con el asedio gubernamental.

Nueva derrota de los terroristas en su intento de romper el cerco

El último intento de los yihadistas de ayudar a sus correligionarios asediados por el Ejército sirio en las zonas orientales de la ciudad ha terminado en fracaso, informa la agencia iraní FARS. La coalición terrorista de Jeish al Fatah (Ejército de la Conquista), que emplea a más de 16.000 combatientes en su llamada Gran Operación Épica, no ha logrado imponerse a las tropas gubernamentales en el oeste y el suroeste de Alepo, informa la agencia iraní FARS. Las fuerzas yihadistas han dejado de atacar este lunes las líneas defensivas del Ejército sirio.

La Gran Operación Épica es la última tentativa de los terroristas del Jaish al Fatah, que se encuentran en las afueras de Alepo, de ayudar a los combatientes sitiados en la parte oriental de la ciudad, señala la agencia. Los milicianos han admitido su fracaso afirmando a los medios que su operación “no logró cumplir el objetivo militar de la coalición de levantar el sitio de nuestros camaradas” atrapados en esa zona de la urbe siria.

Según los terroristas, “una calma relevante reina sobre los distritos del oeste y sudoeste de Alepo desde la tarde del lunes”, mientras que sus medios afines informan de que “no se han reportado más ataques contra las posiciones del Ejército desde las últimas horas de esa tarde”.

Los mercenarios también se han quejado en sus publicaciones en las redes sociales de Abdullah Muhammad al Muhaysini, un importante clérigo vinculado a Al Qaeda y el líder religioso de la coalición Jeish al Fatah. Lo culpan del “resultado humillante” de la Gran Operación Épica en Alepo y de su “estrategia totalmente equivocada” para levantar el asedio de los milicianos que se encuentran en la ciudad. “Parece que al Muhaysini ha enviado a los miembros extranjeros de los grupos militantes al campo de batalla en Alepo para deshacerse de ellos”, aseguró un miliciano en una opinión compartida.

El Ejército sirio y las fuerzas populares han llevado a cabo una ofensiva de una intensidad sin precedentes sobre Jeish al Fatah en el oeste y suroeste Alepo: el resultado es la expulsión de los terroristas de los pocos barrios y distritos que habían ocupado en los últimos días, señala FARS. Asimismo, la coalición de grupos militantes ha sufrido numerosas pérdidas entre sus filas en su ofensiva para rescatar a sus ‘camaradas’ de las áreas orientales de la urbe.

(Fuentes: Ria Novosti / Sputnik / Al Waght / TeleSur / Hispan TV)

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *