La Unesco vuelve a abogar por preservar sitios patrimoniales de Jerusalén y critica excavaciones israelíes

El Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco ha manifestado su preocupación ante los daños ocasionados a sitios patrimoniales de Jerusalén por parte de las autoridades israelíes, a las cuales instó a cooperar para salvaguardar esos lugares.

Compuesto por 21 estados miembros, el Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco es el órgano encargado del seguimiento y la aplicación de la Convención para la protección del Patrimonio Mundial, Cultural y Natural. Ni Israel ni Palestina no son miembros del comité.

En una resolución aprobada este miércoles, con 10 votos a favor, 2 en contra y 8 abstenciones, el foro de la decidió mantener a la Ciudad Vieja de Jerusalén y sus muros en la lista del Patrimonio de la Humanidad en peligro, a causa de las afectaciones provocadas por la entidad sionista. La Ciudad Vieja de Jerusalén está en la lista de sitios en peligro de la organización desde 1982.

En el texto, el Comité expresó también la preocupación por las excavaciones ilegales llevadas a cabo por Israel, así como los daños provocados a algunas partes de la mezquita Al Aqsa/Al-Haram-al-Sharif, a la red de tranvías, entre otros lugares. Asimismo, la entidad llamó a Tel Aviv a facilitar de inmediato las labores de restauración, para lo cual es necesario que permita el acceso a los expertos competentes en la materia.  El documento vuelve a referirse a la Explanada de las Mezquitas por su nombre árabe, Mezquita de Al Aqsa/Al-Haram-al-Sharif, y no como Monte del Templo, denominación sionista.

La resolución fue bienvenida por la Organización para la Liberación de Palestina, cuyo secretario general Saeb Erekat sostuvo que el texto sólo intenta proteger a los sitios patrimoniales de las provocaciones israelíes.  Para Erekat, el documento ayuda a reafirmar la importancia de Jerusalén para las tres religiones monoteístas: el cristianismo, el judaísmo y el islam. “Llama a respetar el status quo de los sitios religiosos, incluyendo la mezquita de Al-Aqsa, amenazada por las incitaciones sistemáticas y las medidas provocadoras del gobierno israelí y los grupos extremistas judíos”, declaró.

A juicio de Mounir Anastas, el adjunto al embajador palestino en ese organismo internacional, el régimen israelí intenta convertir una cuestión sobre derechos en una sobre religión. “Israel es la potencia ocupante en Jerusalén Este. La Unesco le pide que cesen sus reiteradas violaciones”, señaló al respecto.

Por su parte, la representación israelí ante la Unesco criticó la resolución, tal como hizo hace dos semanas con otro texto aprobado por la Comité Ejecutivo de esa organización internacional. En aquella ocasión, el Comité lamentó también el impacto de las agresiones israelíes en diversos sitios patrimoniales, incluida la mezquita Al Aqsa/Al-Haram-al-Sharif.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, evidentemente irritado, señaló que el teatro del absurdo continúa y que decidió convocar a su embajador “a consultas” para decidir qué hacer y cuáles serán los próximos pasos hacia esa organización. “El teatro de lo absurdo sigue, he decidido llamar a nuestro embajador ante la Unesco a consulta y vamos a decidir las medidas que adoptamos ante esta organización”, indicó en un comunicado la oficina del primer ministro.

El embajador de Israel ante el organismo cultural, Carmel Shama-HaCohen, dijo que era una decisión “absurda”. “Han aprobado una nueva resolución absurda contra el Estado de Israel, contra el pueblo judío, contra la verdad histórica, en contradicción total y absoluta con todos los valores que se supone que esta organización en desintegración debe representar”, afirmó.

En señal de protesta, pero también en una obvia señal de prepotencia, el embajador israelí en la Unesco, Carmel Shama-Hacohen, lanzó una copia del texto a un cubo de basura que tenía escrita la palabra historia (foto inferior adjunta).

representante-israeli

Israel ya suspendió las relaciones con Unesco hace varias semanas debido a una resolución similar. El miércoles, el ministro de Educación, Naftali Bennett, dijo en referencia a este hecho que Israel “no cooperará con una organización que niega los lazos del pueblo judío con Jerusalén”.

Esta semana el Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco concluyó aquí los trabajos correspondientes a su sesión número 40, la cual se realizó en Estambul en julio pero quedó inconclusa a causa del intento de golpe de Estado ocurrido en Turquía. La agenda incluyó cuestiones como el estado de conservación de algunos lugares protegidos, el uso del Fondo del Patrimonio Mundial, la Asistencia Internacional, los Reportes periódicos, entre otros asuntos.

(Fuentes: Prensa Latina / Associated Press / Agence France Presse / AVN)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *