La Audiencia Nacional investigará como delito de terrorismo la pelea de bar de Altsasu

La asociación de víctimas Covite arrastra con su denuncia a la Audiencia Nacional para que investigue como supuesto delito de terrorismo unos hechos que los informes policiales y médicos dejan en mera pelea de bar.

Tras el informe de la Fiscalía en el que se calificaban de terroristas los hechos producidos el pasado 15 de octubre en Altsasu, la Audiencia Nacional se ha declarado competente para investigar por un delito de “terrorismo” la denuncia presentada por el Colectivo de Víctimas del Terrorismo en el País Vasco (COVITE).

La juez de la AN Carmen Lamela, de acuerdo con la posición del fiscal, ha decidido practicar una serie de diligencias, entre ellas solicitar a la Guardia Civil un informe “urgente” sobre “la campaña de acoso que sus agentes sufren en Nafarroa y, en concreto, en Altsasu”, y a la Policía Foral que facilite las actuaciones practicadas.

Asimismo, ha pedido que se identifique a quienes han realizado declaraciones públicas y aparecen en las fotografías de la comparecencia y la movilización del pasado sábado donde se denunció “un nuevo montaje policial y mediático”, así como a los “responsables” de la cuenta de Twitter @AltsasukoGA.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional consideró ayer que la agresión a los dos agentes y sus parejas constituye “graves hechos delictivos contra la integridad física de miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad realizados con el propósito de atemorizar a colectivos que no comparten sus ideas y generando una grave alteración para la paz pública” a pesar de que tanto al propia Guardia Civil y el Ministerio español del Interior habían descartado encuadrarlo como “terrorismo” y habían señalado a un “delito de odio”.

En una entrevista realizada en Onda Vasca, el abogado de los jóvenes arrestados en Altsasu, Josu Beaumont, denunciaba que los hechos “no tienen nada que ver” con delitos de terrorismo, sino que se trata de una pelea, pero que se ha sobredimensionado “por intereses políticos”. Beaumont recuerda que las personas detenidas podrían enfrentarse a penas de hasta 10 años de cárcel si se consideran delitos de odio o si se juzgan por la Audiencia Nacional.

Ahotsa.info ha publicado un artículo titulado “Siete claves que desmontan el montaje policial en Altsasu” en el que se explica que los incidentes del 15 de octubre se corresponden con una pelea de bar, según demuestran los informes policiales y médicos correspondientes al caso.

7 claves que desmontan el montaje policial en Altsasu

Ahotsa.info recopila en este artículo las principales claves que desmontan la versión oficial sobre el supuesto linchamiento del que habrían sido víctimas dos guardias civiles y sus acompañantes el pasado 16 de octubre en un bar de Altsasu. Claves sustentadas en los informes policiales y en los partes médicos y que echan por tierra lo publicado en la mayoría de los medios de comunicación españoles.

Ha pasado más de una semana desde la trifulca de Altsasu, y pese a ello, algunos medios de comunicación continúan con sus sensacionalistas informaciones para criminalizar al pueblo de Altsasu y anuncian una gran redada policial que podría protagonizar la Guardia Civil. Sin embargo, los datos que medios como Ahotsa.info han ido aportando a lo largo de estos días desmontan la versión oficial elaborada por la Guardia Civil y defendida a capa y espada por los partidos españolistas. Versión que llevó a algunos partidos “del Cambio” y al propio Gobierno foral a alinearse con la Guardia Civil.

Estas son las principales claves que desmontan la versión oficial sobre lo ocurrido en Altsasu:

1- Si realmente hubiera habido un linchamiento, las lesiones hubieran sido mucho más graves: los partes médicos de los denunciantes no revestían especial gravedad, a excepción del guardia civil que tuvo una fractura en el tobillo. Pero sobre este extremo también existen dudas, ya que mientras la novia del guardia civil dijo que vio cómo le pisaban el tobillo fuera del bar, el guardia civil asegura que sufrió el pisotón dentro del Koxka.

2- Los denunciantes llamaron por teléfono: fueron los propios guardias civiles quienes llamaron por teléfono al cuartel de la Guardia Civil y a una ambulancia, lo cual no hubiera sido posible si se hubiera producido un linchamiento tan grave como describen los medios de comunicación.

3- La Policía Foral, al llegar al lugar de los hechos, no observa el linchamiento: la Policía Foral llegó dos minutos después de haber recibido una llamada de socorro desde el cuartel de la Guardia Civil. Los denunciantes estaban cerca del bar Koxka, y nadie les estaba agrediendo. Si se hubiera producido un linchamiento, lo lógico es que se hubieran alejado del lugar, y de no ser así, la agresión habría continuado. El ambiente era de tensión, si, pero no tan violento como han pintado algunos medios, ya que los agentes, dos en un principio, no solamente se quedaron en el lugar de los hechos con los guardias y las mujeres implicadas, sino que además procedieron a la detención de una persona. Lo lógico, si se hubiera producido un linchamiento multitudinario, hubiera sido evacuar inmediatamente a las denunciantes para evitar nuevas agresiones.

4- Los guardias civiles y una de las mujeres prepararon sus declaraciones: pese a que la Policía Foral les recomendó poner denuncias aportando los partes médicos correspondientes, los guardias civiles recibieron órdenes de sus mandos para no hacerlo. De este modo, contaron con varios días para preparar sus declaraciones, lo que hace pensar que trataron de ganar tiempo para que no hubiera contradicciones en sus testimonios.

5- La declaración de la novia de uno de los guardias contradice la versión policial: la declaración espontánea de la joven de Altsasu que acompañaba al teniente de la Guardia Civil herido se produjo en el Hospital, y relata una pelea de bar, más o menos violenta, pero en definitiva una pelea de bar. En ningún momento habla de 50 atacantes, y reconoce que llegó a morder a una persona en el bar.

6- No hubo agresiones sexistas: “Nos han zarandeado”, eso es lo que le dijo una de las jóvenes a los policías forales que acudieron al bar Koxka. Frente a las acusaciones de agresiones sexistas y los llamamientos al movimiento feminista para que denunciara estos hechos, lo que queda claro es que no hubo ninguna motivación sexista en la pelea y que las propias jóvenes reconocen que solamente fueron zarandeadas. La joven de Altsasu dijo que se colocó hasta en 4 ocasiones entre los jóvenes del pueblo y los guardias civiles, y tan sólo tenía una tendiditis en el hombro izquierdo, con lo que la agresión sexista no se sostiene. Tampoco hubo insultos de carácter sexista.

7- No hubo rescate de un bus lleno de etarras: Aunque no tenía relación directa con el caso, la Guardia Civil filtró a los medios que uno de los agentes involucrados en la pelea había coordinado el rescate de un autobús lleno de etarras atrapados en la nieve. La historia venía de lejos, pero ya en su día Diario de Noticias había desmontado la proeza de la Guardia Civil. Pese a ello, los medios siguieron insistiendo en ello, y el propio Director de la Guardia Civil utilizó esta mentira para subrayar la profesionalidad del militar español. Una mentira sobre otra.

Lo cierto es que lo ocurrido en Altsasu ha sido utlizado por los medios españolistas para atacar el Gobierno de Navarra y a los partidos que lo sustentan, y de nuevo, para tratar de dulcificar la presencia de la Guardia Civil en la provincia, presentando a los militares españoles como las víctimas de una campaña de persecución y acoso dirigida por la Izquierda Abertzale. El pueblo de Altsasu, con la movilización del pasado sábado en la que participaron más de 2.000 personas, sin embargo, no traga con las mentiras.

(Fuente: Ahotsa.info)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *