Un grupo de docentes interinos se encierran en el Ayuntamiento de Sevilla

Una treintena de maestros interinos está iniciando un encierro en el Ayuntamiento de Sevilla para protestar por el deterioro que sufre la educación pública andaluza y reclamar a la Consejería de Educación una rectificación sobre los recortes aplicados en este inicio de curso, informa en una nota de prensa IU Sevilla.

Los docentes denuncian que las decisiones tomadas por la Junta en materia de planificación, con numerosas supresiones y desplazamientos, a raíz de la implantación del francés como segundo idioma en las aulas, están provocando el caos en los centros educativos y han supuesto “el recorte de más de mil maestros” de Infantil y Primaria.

El objetivo de este encierro, que cuenta con el apoyo de los grupos municipales de Izquierda Unida y Participa Sevilla, pasa por que la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, acceda a reunirse con el colectivo de docentes y atienda sus demandas laborales y educativas.

La disminución de la ratio en las aulas, la cobertura inmediata de sustituciones, la ampliación de las plantillas docentes o la recuperación de módulos horarios de distintas especialidades, especialmente Educación Física y Música, son otras de las reivindicaciones de estos maestros interinos.

También exigen al Gobierno central y a la Junta de Andalucía el aumento de las partidas presupuestarias destinadas a la educación pública, hasta equipararlas a la media europea, y la derogación de la LOMCE por ser “una reforma segregadora, antidemocrática, mercantilista e impuesta sin consenso”.

(Fuente: Sevilla Directo)

La lucha de los interinos en Andalucía: “Estamos en la calle por ahorrarse unos maestros por colegio”

La implantación en Andalucía del francés como segunda lengua extranjera en primaria continúa generando protestas del profesorado interino, que arrancó el curso con movilizaciones. Este mismo martes, un grupo formado por unos 30 docentes se ha encerrado en el Ayuntamiento de Sevilla por lo que consideran “un recorte” de la Junta sin eufemismos. “Están haciendo el dos por uno. Es decir, aprovechan el profesorado de francés para impartir otras asignaturas para las que no tienen formación. Yo llevo cinco oposiciones. Trabajé el curso pasado y este no. Y como yo, miles de compañeros y compañeras nos hemos quedado en la calle por ahorrarse unos maestros por colegio”, explica María Jesús Franco, una de las profesoras encerradas.

Varios sindicatos han denunciado la “improvisación” con la que la Administración andaluza ha implantado el francés en 3º y 5º de primaria: “A costa de los recursos con que ya contaban los centros a través de distintos procedimientos de provisión y de horas de lengua y matemáticas”, afirmó CGT en una nota. “Esto, junto a la pérdida de un maestro en los centros que ya tenían el bilingüismo y que se usaban para la preparación de materiales y la coordinación, ha supuesto que hayan salido unas 900 plazas menos de la especialidad de Primaria, haciendo que se haya quedado sin destino profesorado de dicha especialidad”, añadió.

El sindicato hace las cuentas de esta manera: “Si sumamos la supresión de profesorado en 488 centros bilingües a las 500 plazas de francés adjudicadas y a la supresión de unidades que viene sufriendo la escuela pública en los últimos cursos, frente a una enseñanza concertada blindada por la propia Consejería, tenemos las casi mil plazas menos de esta colocación”. La Plataforma Andaluza sobre la Educación Pública (PAEP) también ha manifestado que la adjudicación de vacantes vulnera el principio de igualdad entre empleados de un mismo cuerpo y expulsa a más de 1.000 trabajadores de la enseñanza pública.

El problema será aún mayor, según María Jesús, cuando se implante la segunda lengua el próximo curso en 4º y 6º y al siguiente en 1º y 2º. “Otro problema, además, es el colapso de las bolsas de trabajo de educación infantil, primaria y educación física, lo que deja a los interinos sin trabajo. Y la falta de maestros en las escuelas porque no se realiza la cobertura inmediata de las bajas”, añade.

En esa dirección, desde Ustea, reclaman acabar de una vez por todas con la precarización del sector interino. Entre otras cuestiones, exigen: una adjudicación a nivel andaluz de todas las vacantes de principio de curso, previamente a los llamamientos provinciales para sustituciones, de forma que se respete el tiempo de servicio. Llamamientos inmediatos, y no a día fijo en cada delegación territorial -esta práctica conlleva la pérdida de innumerables jornadas de trabajo y horas de docencia que el alumnado nunca podrá recuperar, según denuncian; bolsas transparentes, plenamente consultables durante todo el curso, con información sobre la duración de la sustitución; y bajas cubiertas desde el primer día, sin dilaciones ni excusas.

La Consejería de Educación niega que haya recortes y la propia consejera, Adelaida de la Calle, dijo en una rueda de prensa que no había “interinos de primera y de segunda”. La Junta subraya, además, que las plazas de empleo público en Andalucía han supuesto la mayor oferta en España.

(Fuente: La Marea)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *