La Plataforma Mezquita Catedral pide a la Consejería que no permita venta de entradas en el Obispado

El portavoz de la plataforma Mezquita Catedral de Córdoba, Miguel Santiago, ha remitido a la Consejería de Cultura un escrito en el que pide que no se permita la “deslocalización” en el acceso al recinto que pretende el Obispado de Córdoba para que la venta de las entradas se ubique en el Palacio Episcopal al considerar que se trata de una “manipulación” para “adoctrinar” a los visitantes.

En el documento remitido a la Consejería que dirige Rosa Aguilar se expone que el cambio es un “acto lesivo” en el discurso histórico de la Mezquita que persigue “añadir elementos de corte confesional” y acercar su interpretación a “parámetros religiosos”.

La plataforma pide a la Consejería que no autorice la deslocalización de las taquillas para reubicarlas en el Palacio Episcopal al considerar que habría un “impacto negativo y contraproducente” en la correcta interpretación del monumento y también que deniegue el permiso porque el traslado de la entrada de la Mezquita Catedral al Palacio Episcopal representa un paso más en la “apariencia de privatización” de un monumento para el que la Junta de Andalucía y la propia presidenta Susana Díaz ha reclamado la titularidad pública.

En el documento remitido a Cultura, Santiago habla de la “manipulación” del Obispado para conseguir “dos de los objetivos que más claramente ha demostrado perseguir durante los últimos años”, “adoctrinar a los visitantes” y “engrosar” el número de entradas a sus centros confesionales, como considera que será el caso de la obligada visita al Palacio Episcopal y al Museo Diocesano.

Asimismo, denuncia que se “plantea un relato parcial” y “claramente intencionado y dirigido a imponer una interpretación confesional” del monumento, además de responder a una “maniobra” para “obligar” al visitante a acceder a un inmueble y a una colección artística “ajenas” al recinto monumental de la Mezquita Catedral.

Además, la plataforma considera que ocasiona “un más que probable perjuicio al visitante” porque alarga “innecesariamente” la duración de la visita.

(Fuente: Córdoba Hoy)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *