Granada: La nueva búsqueda de la fosa de García Lorca finaliza sin éxito

El equipo multidisciplinar que ha trabajado durante un mes en el paraje del Peñón del Colorado, en Alfacar, en la búsqueda de la posible fosa común en la que podrían estar los restos de Federico García Lorca, y los que fueron fusilados con él en agosto de 1936, ha culminado sin éxito la intervención, lo que les hace pensar que sus restos “no están aquí”.

El arqueólogo Javier Navarro, coordinador de los trabajos junto al investigador Miguel Caballero, ha confirmado que el equipo no ha podido confirmar la existencia de los tres pozos que, según las fuentes que manejan, pudieron ser usados como fosas comunes en aquellos días de la Guerra Civil. Reconoce que estos días han sido de “mucha tensión”, y aunque se hallaron evidencias de alteraciones en el terreno que podían apuntar a la existencia de pozos –en uno de los cuales creían que podían haber sido arrojados los cuerpos– no se han encontrado. El arqueólogo no ha ocultado su decepción, alegando que “si hubo en algún momento una fosa aquí, ahora ya no está”.

Tras analizar más del 90 por ciento del terreno que se habían propuesto, ahora dan por finalizado el trabajo de campo y se retirarán a analizar los datos que han obtenido para sacar conclusiones y decidir, en un futuro, sobre una nueva intervención. Los expertos creen que los restos de Lorca, el maestro republicano Dióscoro Galindo y los banderilleros anarquistas Francisco Galadí y Joaquín Arcollas “no están aquí”, lo que no significa que “no estuvieran”, ha matizado Navarro, que en las últimas horas de este jueves trabaja junto al resto del equipo para tapar las catas abiertas antes de abandonar el lugar.

“Hoy ponemos fin a la intervención arqueológica en la fosa de Alfacar sin haber obtenido los resultados que perseguíamos. Ahora toca desconectar unos días para reflexionar y analizar todos los datos extraídos durante estos días de trabajo”, así ha comunicado la asociación Regreso con Honor el final de los trabajos de búsqueda de la posible fosa de Federico García Lorca.

El grupo de arqueólogos de Regreso con Honor han estado durante tres meses trabajando en el paraje denominado los Llanos de Corbera o Peñón del Colorado, situado en Alfacar, donde las investigaciones situaban tres zonas de coloración más oscura en las que, según los investigadores Molina Fajardo y Miguel Caballero, dio sus últimos pasos Lorca.

Este tercer intento de buscar los restos óseos del poeta granadino –tras el desarrollado sin éxito en 2009 por el Gobierno andaluz y el de 2014 llevado a cabo por la asociación Regreso Con Honor- parecía ir encaminado en la buena dirección tras hallarse en el terreno una vaina de un fusil ruso tipo Mosin-Nagant que se solía utilizar en la época de la Guerra Civil y los restos de una bala de un calibre para arma larga o para un arma corta del calibre que empleaban las pistolas de la guardia de asalto.

Pero, a pesar de ello, los trabajos en la zona no han logrado dar ni con los restos óseos de Lorca ni con los del maestro republicano Dióscoro Galindo y los banderilleros anarquistas Francisco Galadí y Joaquín Arcollas; quienes, según los investigadores Eduardo Molina Fajardo y Miguel Caballero, fueron fusilados junto al poeta. De ese modo, Javier Navarro, coordinador de las labores de búsqueda junto el investigador Miguel Caballero, afirme a Europa Press que los restos “no están aquí”. Junto a esto, Navarro también ha querido recalcar que el hecho de que los restos óseos “no están aquí”, no significa que “no estuvieran aquí”.

El coordinador ha afirmado, además, que estos días han sido de “mucha tensión” y que, aunque se hallaron evidencias de alteraciones en el terreno que podían apuntar a la existencia de tres pozos -en uno de los cuales creían que podían haber sido arrojados los cuerpos-, “no se han encontrado”. “Si hubo en algún momento una fosa aquí, ahora ya no está”, ha recalcado el experto.

Así, después de haber analizado más del 90% del terreno que habían propuesto y dando por finalizado el trabajo de campo sin hallar novedades significativas, los arqueólogos han comenzado una nueva fase del proyecto: el estudio y análisis de los datos obtenidos en la presente investigación para poder valorar si se debe realizar una nueva intervención.

(Fuentes: Granada Digital / Granada es noticia / El Independiente de Granada)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *