Colegios públicos andaluces dedicados a franquistas: los casos de La Línea y Cabra

No era tan conocido como el fundador de la Legión y propagandista del Generalísimo, José Millán-Astray, quien se enfrentó a Miguel de Unamuno y provocó el grito fúnebre de los falangistas contra la inteligencia en el paraninfo de la Universidad de Salamanca hace ochenta años, pero el general Camilo Menéndez Tolosa fue un golpista redomado que todavía da nombre a un Instituto de Enseñanza Secundaria (IES) de la Línea de la Concepción (Cádiz). En Algeciras lo borraron hace un año de un Centro de Salud, pero en la ciudad cercana no han conseguido sustituirlo por otro, de acuerdo con los preceptos de la Ley de la Memoria Histórica de 2007.

Al comenzar el curso 2016-17, el consejo escolar del instituto Menéndez Tolosa elevó una petición a las autoridades educativas (autonómicas en este caso) para cambiar el nombre al centro, pero éstas no se han dado por enteradas. Un periódico local se hizo eco de la iniciativa y la ilustró con una fotografía del marino Camilo Meléndez, compinche de Antonio Tejero el 23F. Después, la diputada autonómica de Izquierda Unida (IU), Inmaculada Nieto, ha presentado una iniciativa parlamentaria al respecto para llamar la atención sobre el incumplimiento de la Ley de la Memoria Histórica, denunciado además por el Foro de la Memoria del Campo de Gibraltar.

Por si las autoridades educativas no lo recuerdan, lo cual es lógico, el mencionado Menéndez Tolosa comandaba la IV División de Navarra del ejército sedicioso que, con la ayuda de la aviación nazi participó en numerosas batallas en el norte de España y aplicó la política del exterminio bélico contra la población civil y de liquidación y fusilamiento de cuantos se mantuvieron leales a la República y defendieron la democracia. Cuando acabó la guerra ascendió en su carrera militar y política y se convirtió en uno de los jerarcas del franquismo, siendo gobernador militar del Campo de Gibraltar, capitán general de La Coruña y de Burgos, jefe de la Casa Militar de Franco y ministro del Ejército, sucesivamente, hasta el año 1969.

Aunque el paso del tiempo se haya convertido en este país en aliado incondicional de la infamia, los promotores de la iniciativa para eliminar el nombre del infame del Instituto de La Línea esperan que no ocurra en este caso lo del colegio Ángel Cruz Rueda, de Cabra (Córdoba), donde la propuesta de cambiar el nombre, que planteó en el año 2000 el dirigente local de IU, Manuel Carnerero, fue rechazada y ahora la Junta de Andalucía dice que es un asunto del Consejo Escolar Municipal. Cruz Rueda fue jefe de la Comisión Provincial de Depuración contra el Magisterio, órgano que al finalizar la guerra civil se encargó de eliminar a los maestros de ideas avanzadas o meramente sospechosos de aprecio de la libertad, la democracia y los derechos humanos. A partir de los testimonios de curas, falangistas y guardias civiles del bando llamado “nacional”, miles de enseñantes fueron tachados de desafectos al franquismo y expulsados de sus plazas.

(Fuente: Cuarto Poder)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *