Aquellos brazaletes negros en Los Carmenes (Granada) en 1975

El 29 de septiembre de 1975, era domingo, y ya Franco y su régimen agonizaban, pero en su afán de seguir demostrando al mundo su poder, hicieron caso omiso a la presión social desde el exterior y dos días antes habían fusilado a tres miembros del FRAP (Frente Revolucionario Antifascista y Patriótico) y dos de ETA (Euskadi ta Askatasuna). José Humberto Baena, José Luis Sánchez Bravo, Ramón García Sanz, Juan Paredes Manot Txiki, y Ángel Otaegui fueron fusilados al alba del 27 de septiembre de 1975

José Angel Iribar animó a sus compañeros del Athletic Club de Bilbao a saltar al campo con crespones negros, la excusa: conmemorar el primer aniversario de la muerte del ex futbolista del Athletic: Luis Albert. La realidad, una señal de duelo y protesta por los muertos en los fusilamientos

Saltaron al campo Iribar, Astrain, Goikoetxea, Lasa, Villar, Irureta, Escalza, Dani, Rojo II, Txetxu Rojo y Amorrortu. La victoria, quizás fue lo de menos, se la llevó el Granada por 2 a 1 ante el equipo de Rafa Iriondo.

Otros dos jugadores también lucieron brazaletes negros, fueron Aitor Aguirre y Sergio Manzanera del Racing de Santander. En este caso no hubo excusa que valiera, y la policía franquista entró en el vestuario en el descanso y obligó a ambos futbolistas a no lucirlos en la segunda parte, y además pagaron una multa de 100.000 pesetas cada uno de ellos finalmente.

Semanas más tarde, Franco murió.

Fuente: Wanderersfusilados_franquismo, el fútbol del pueblo

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *