Andalucía, el país del Estado Español con más personas encarceladas

Las prisiones de Andalucía contaban en 2015 con más de 14.000 reclusos de los 61.614 que hay en todo el Estado. Es la región con más población carcelaria, a pesar de que es también una de las regiones con menor tasa de criminalidad.

Así se desprende del estudio “La realidad penal y penitenciaria: una visión desde las entidades sociales”, elaborado por la Red de Organizaciones Sociales del Entorno Penitenciario (ROSEP), en colaboración con la asociación Enlace, y presentado en Sevilla (foto adjunta).

Más de 10.000 de estas personas están ingresadas en prisión por problemas relacionados con las drogas –unos 9.100 hombres y 900 mujeres. “De acuerdo a nuestra de criminalidad y en relación a la media europea, un 48% de las personas encarceladas deberíian estar en libertad”, explica Jorge Ollero, coordinador jurídico de Enlace.

“Esto demuestra que podríamos tener 7.000 andaluces y andaluzas fuera de prisión, sin que esto aumentara la delincuencia, simplemente utilizando más las medidas alternativas a la prisión, como el cumplimiento de la pena en un centro de tratamiento de drogodependencias o la mediación penal”, añade.

Desde la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA), Valentín Aguilar recalca que las administraciones públicas están incumpliendo la legislación, por la que las competencias sanitarias en prisión deben ser traspasadas desde el Ministerio de Interior a la Junta de Andalucía.

El pasado mes de junio, el Parlamento de Andalucía solicitó el traspaso de estas competencias mediante una proposición no de ley que ha ido acompañada por una campaña impulsada por la APDHA que, bajo el lema #SanidadenPrisión, exige la transferencia automática en 18 meses.

(Fuente: Diagonal)

APDHA y ENLACE reclaman mayor número de medidas alternativas a la prisión para evitar que Andalucía siga siendo la comunidad con más personas encarceladas

La Federación Andaluza ENLACE y la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, con motivo del Día de la Merced, patrona de prisiones, han recordado esta mañana en Córdoba que es posible y necesario reducir el número de personas encarceladas y que éstas deben tener el mismo acceso a la sanidad que el resto de la población.

Jorge Ollero, Coordinador Jurídico de ENLACE, ha presentado los resultados del estudio “La realidad penal y penitenciaria: una visión desde las entidades sociales” en el que se recogen datos contrastados sobre la situación de las cárceles españolas y andaluzas, que ha sido realizado en colaboración con la Red de Organizaciones Sociales del Entorno Penitenciario (ROSEP). Ollero ha destacado que “Andalucía es la región española con mayor número de personas encarceladas, más de 14.000, pese a ser una de las regiones con menor tasa de criminalidad.” Además ha añadido que “en Andalucía hay más de 10.000 personas en prisión por problemas relacionados con las drogas (unos 9.100 hombres y  900 mujeres). Según los datos de este estudio “de acuerdo a nuestra tasa de criminalidad y en relación a la media europea, un 48% de las personas encarceladas deberían estar en libertad.” “Esto demuestra”, recalca Ollero, “que podríamos tener 7.000 andaluces y andaluzas fuera de prisión, sin que eso aumentara la delincuencia, simplemente utilizando más las medidas alternativas a la prisión, como el cumplimiento de la pena en un centro de tratamiento de drogodependencias o la mediación penal.

Por su parte, Valentín Aguilar, Coordinador de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) ha denunciado el incumplimiento de la legislación por parte de la Administraciones, que establecía que las competencias sanitarias en prisión debían ser traspasadas desde el Ministerio del Interior a la Junta de Andalucía. Ambas administraciones han mantenido un desinterés absoluto. La APDHA consiguió junto a la presión de otras entidades, entre las que se puede destacar al Defensor Andaluz, que el Parlamento Andaluz solicitara el pasado mes de junio este traspaso mediante una proposición no de ley. A tal fin ha iniciado una campaña, #SanidadenPrisión, exigiendo que las transferencias se produzcan de forma automática en el plazo prudencial de 18 meses. Se realizarán propuestas a los distintos partidos e instituciones y se recogerán adhesiones de entidades a tal fin

( http://www.apdha.org/sanidad-en-prision/ ).

En la actualidad y hasta tanto se produzca la transferencias, la sanidad está lejana de la igualdad de condiciones con la población libre que exige la legislación. Así, la atención sanitaria es de segunda, con productos farmacológicos de distinta categoría (STS de 28 de marzo de 2016, declaró ilegal está práctica, pese a ello continua). Entre otras cuestiones se pueden citar las graves dificultades para acceder a la medicación, serios inconvenientes para obtener citas de especialistas, pérdidas reiteradas de citas médicas con perjuicios en algunos casos muy considerables para la salud de los pacientes, modificación de la medicación prescrita, falta para el acceso de los médicos de prisiones a las historias clínicas –en muchos casos no tienen ni acceso a internet-, aislamiento de los facultativos, desorbitada ratio médico/paciente, entre otros. Muchos de estos problemas vienen causados por la dependencia del personal sanitario del Ministerio del Interior y como consecuencia, de criterios de seguridad antes que criterios médicos.

(Fuente: ADPHA – Andalucía)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *