Los “sin techo” de Sevilla entregan 5000 firmas reclamando derechos

El Campamento Dignidad, movimiento que forman las personas sin techo de Sevilla, se activa de nuevo tras unos días de reflexión. Esta semana varios sin techo han presentado varios escritos denuncia ante el Defensor Andaluz del Pueblo y el Parlamento de Andalucía, recordando su situación de emergencia social, las peticiones lanzadas en los últimos meses que no han sido tomadas en consideración por los políticos y el propio cura, Defensor del Pueblo Andaluz, Jesús Maeztu Gregorio de Tejada, institución interesada en alquilar coches de lujo, tal como lo señala la Marea Pública en su blog.

Miembros del campamento, durante la semana han entregado a las instituciones correspondientes las 5.000 mil firmas logradas gracias a la campaña “NO MÁS GENTE EN LA CALLE” y esperan que con el respaldo de los miles de ciudadanos, los politicos tengan en consideración sus reivindicaciones (auditoria pública a las cuentas económicas de las ONG y empresas del sector, plazas fijas para los convalecientes sin hogar, alquileres sociales para las personas desahuciadas, padrón municipal y proyectos de autogestion con la participación de los sin techo).

Lagarder Danciu, promotor del campamento dignidad, tacha al Defensor Andaluz y los politicos del Parlamento Andaluz de insensibles, “en 127 días de protestas no han encontrado espacio para escuchar nuestras voces, no han tomado en consideración los cientos de escritos denuncia presentados, nos han ignorado por completo y esto el pueblo lo debe castigar de alguna formar”, precisa Lagarder, que se siente decepcionado con la actual clase política.

Desde el campamento informan que están trabajando para impulsar nuevas iniciativas ciudadanas para que el movimiento se mantenga activo y para recuperar los derechos sociales que han externalizado los partidos de la “casta” PPSOE. Actualmente trabajan en un proyecto cultural de Okupa que pretende dar apoyo y formar a las personas de la calle. También trabajan para poner en marcha un taller que realizará “casas errantes” con material de reciclaje de la basura para posibilitar que las personas sin techo puedan desplazarse y tener un mínimo de seguridad

Valentina, activista gitana que lleva diez años viviendo en una casa de Okupa de la ciudad, se muestra indignada con la actual clase política, “piensan que nosotros por ser pobres no somos capaces de hacer política”, argumenta. “Cada día llega gente nueva a la calle y nosotros los que llevamos muchos años en la calle nos encargamos de acogerlos, apoyarlos y el gobierno lo ignora, ¿por qué?, se pregunta otro okupa de la calle.

(Fuente: La Tercera Información)

defensor

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *