Córdoba: El 21 de septiembre comienza el juicio por el apuñalamiento a un joven por fascistas

La Sección Segunda de la Audiencia de Córdoba celebrará los días 21 y 22 de septiembre el juicio contra tres acusados de formar parte de un grupo organizado de extrema derecha y de participar en el apuñalamiento de una persona por motivos ideológicos en marzo de 2014.

El fiscal pide ocho años de cárcel para cada uno de los tres neonazis acusados de tentativa de homicidio en la calle Alfaros. Además, solicita para dos de ellos tres años y medio de cárcel por integración en un grupo criminal. En total, el Ministerio Público pide 31 años de cárcel por una agresión ocurrida en la madrugada del 28 de marzo.

Esa noche, los tres acusados se encontraban en la puerta de un bar de la calle Alfonso XIII, frecuentado por jóvenes de ideología fascista y neonazi. Por allí se cruzaron las dos víctimas. A una de ellas la reconocieron los acusados por pertenecer a la ONG Acnur.

Fue entonces cuando comenzaron a amenazarles e insultarles: “Traidores a España, perroflautas, os vamos a matar”, les gritaron. Los dos jóvenes aceleraron el paso rumbo a la calle Alfaros, pero los tres acusados les cerraron el camino y uno de ellos le clavó una navaja de 9 centímetros de hoja en el costado. El arma del crimen fue encontrada después bajo un contenedor de basura por la Policía Nacional.

En su escrito de calificación, el Fiscal recoge el historial de dos de los acusados, “que comparten entre sí afinidades ideológicas de extrema derecha y frecuentan indistintamente la compañía de terceros individuos cuya identidad se desconoce pero de idéntico sesgo ideológico afín al grupo político Democracia Nacional Joven (DNJ)”.

El Ministerio Público recoge un largo historial de pintadas de corte racista y violento, al menos tres agresiones a jóvenes antifascistas y numerosas denuncias de la Policía por posesión de armas blancas (navajas, cuchillos de cocina y machetes) y cadenas de varios tipos.

Además, uno de los acusados tuvo la idea de publicitar su actividad abriéndose una cuenta personal en Facebook usando su propio nombre y apellido. Allí, según el fiscal, colgaba imágenes de las pintadas neonazis que realizaba con comentarios despectivos a los inmigrantes y a los partidos políticos.

(Fuente: Cordópolis)

Declaraciones del joven apuñalado, efectuadas tras la agresión

Os volvemos a  ofrecer las declaraciones efectuadas por la víctima del apuñalamiento a dos medios locales, aparecidas en marzo de 2014, y que ya reproducimos en su día.

“Nos gritaron antiespañoles y entonces uno me acuchilló”

Prefiere no decir su nombre por razones obvias. Su discurso es sereno y ordenado. Pero su voz denota cansancio. Acaba de terminar una nueva cura del navajazo que recibió la madrugada del jueves al viernes en la calle Alfaros y cuando recuerda la escena es el único momento en el que su voz se altera ligeramente. “Yo iba con un amigo por la calle Alfonso XIII, bajando y buscando un bar, pero todo estaba cerrado. Entonces nos cruzamos con ellos, que estaban en un portal”. Ellos son tres jóvenes neonazis de edades comprendidas entre los 18 y los 25 años de que desde el fin de semana duermen en prisión como presuntos autores de un delito de homicidio, en grado de tentativa. La juez ha añadido el agravante de “racismo” a pesar de que tanto el agredido como su compañero son blancos, al igual que sus presuntos agresores.

“Nos dimos en seguida cuenta de que eran skinheads pero iban en plan casual, sin los parches ni las etiquetas de banderas típicas. Pero claro, eran cabezas rapadas”. Los tres se fijaron en la pareja que iba por la calle. Los dos siguieron andando y torcieron por Alfaros. Allí comenzó la persecución cuando se dieron cuenta de que iban a por ellos. Les acorralaron ya cerca de la Cuesta del Bailío. “Yo sé cómo suelen actuar, atacando todos a la vez. Así que me separé un poco de mi compañero. Nos gritaban y nos insultaban. Nos decían que nos iban a matar. Uno de ellos nos gritó que éramos unos antiespañoles y yo me encaré, diciéndole que a lo mejor el antiespañol era él. En ese momento, uno de ellos me cortó el paso y el otro se acercó. No vi la navaja hasta entonces”.

Acuchillado gravemente en un costado y en el suelo, el ataque prosiguió hasta que de repente apareció un camión bajando por Alfaros. “Eso fue lo que parece que les asustó porque salieron corriendo”, recuerda la víctima. A pesar de sangrar profusamente, el conductor no atendió al herido ni a su compañero. “Nos dijo que llamáramos a un taxi y que nos las apañásemos solos”, recuerda con una risa amarga.

Tratando de taponar la herida con las dos manos completamente ensangrentadas, los dos amigos terminaron en la Fuenseca, donde finalmente apareció la policía y le trasladaron al hospital. “Lo que quiero dejar claro es que no fue una pelea. Nos atacaron y me acuchillaron. Yo puedo ser de izquierdas pero no pertenezco a ningún grupo ni a nada. Nos atacaron porque sí”.

(Fuente: Cordópolis)

“Atacaron al grito de ‘¡Traidores a España, os vamos a matar!”

Ahora comienzo a digerirlo y veo que no fue una pesadilla. Es inexplicable, porque iba tranquilamente por la calle… Todavía lo veo con incredulidad, pero lo cierto es que casi me dejan en el sitio”. Así habla, seis días después de los hechos, la víctima del apuñalamiento en la calle Alfaros a manos de tres supuestos neonazis que, una vez detenidos, fueron enviados a prisión por intento de homicidio con la agravante de racismo.

Este cordobés de 40 años, que sufrió una herida grave por arma blanca en el costado izquierdo y que prefiere ocultar su identidad, relata que en la madrugada del viernes, en torno a las cuatro, caminaba por la calle Alfonso XIII con un amigo cuando vieron a los tres jóvenes –tenían entre 18 y 25 años– que luego les agredieron. Eran cabezas rapadas, estaban a las puertas de un local de copas “y de reojillo mi amigo se dio cuenta de que nos habían mirado mal”. Para evitar problemas, se fueron para la calle Alfaros “para meternos en algún bar, pero enseguida vimos que venían corriendo detrás nuestra y, aunque intentamos alejarnos, nos alcanzaron”. “¡Os vamos a matar, os vamos a matar!”, les repetían los agresores, “muy amenazantes”. La víctima y su amigo les dijeron “que no queríamos problemas, pero uno se abalanzó y me dio la puñalada mientras nos gritaban ‘¡Traidores a España!”. Y eso “sin conocerme de nada y sin saber cuál es mi ideología”.

Sin mediar palabra

Entonces, ¿por qué lo apuñalaron? “No sé si fue un ataque ideológico o no, porque eso es para que estudien su mente, pero no fue una pelea de ultraderecha y ultraizquierda. Nosotros no hicimos nada, ni me conocían ni sabían mi ideología. Supongo que me atacaron por mis pintas: barba larga, una gorra… Nada del otro mundo. No sé qué pintas hay que llevar para que no te ocurra esto, pero se ve que no les gustamos”, explica el apuñalado. Lo que sí tiene claro es que los agresores eran extremistas –“uno de ellos de Democracia Nacional Joven, como nos dijo la Policía”– y que “iban de cacería”.

La víctima asegura que, después de lo ocurrido y a pesar de que desde la Subdelegación del Gobierno se insiste en que no hay un problema de extremismos en Córdoba, “muchas personas me han dicho que parece que esta gente se mueve por la zona, que atacan indiscriminadamente a cualquiera que les parezca que no son de su ideología y cada día más proliferan las pintadas fascistas en la ciudad”. En cualquier caso, ahora mismo, recuperándose de la herida y del susto, solo le queda un deseo: “No quiero ser un mártir ni salir en los periódicos, solo que todo el mundo pueda caminar tranquilamente por la calle”.

(Fuente: Diario Córdoba)

 

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *