Yemen: La ONU pide investigación sobre violaciones de derechos humanos y acusa a los saudíes

La ONU reclamó ayer jueves la creación de un organismo internacional independiente para investigar las violaciones de los derechos humanos en Yemen, donde la guerra de agresión saudí ha causado miles de muertos en cerca de año y medio.

En un informe publicado en Ginebra, el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein (Foto adjunta), denuncia los ataques contra mercados e instalaciones médicas y escolares, el uso de minas terrestres y de bombas de racimo y el reclutamiento de niños para convertirlos en soldados.

Los civiles de Yemen sufren de forma insoportable desde hace años por conflictos armados», declaró igualmente Zeid Ra’ad Al Hussein, en un comunicado. “Y siguen sufriendo sin ninguna justicia (…) mientras prevalece la impunidad para las personas responsables de las violaciones y de los atropellos cometidos contra ellos».

En el comunicado, Al Hussein  expone que en Yemen se reportan una serie de graves violaciones y abusos cometidos por todas las partes involucradas en el conflicto, y pone de relieve en particular su impacto en la vida de los civiles, la salud y la infraestructura del país. El documento cita ejemplos de posibles violaciones ocurridas el 1 de julio 2015 y el 30 de junio de 2016, e incluye ataques contra zonas residenciales, plazas, instalaciones médicas y educativas, y la infraestructura pública y privada.

También se refiere al uso de minas terrestres y bombas de racimo, ataques de francotiradores contra civiles, privación de libertad, homicidios selectivos,  así como el reclutamiento y la utilización de niños en los combates, desalojos forzosos y desplazamientos, etc.

El Alto Comisionado de la ONU recalcó en su mensaje que la perpetuación del conflicto en Yemen y sus consecuencias sobre la población de este país árabe son devastadoras, y agregó que «la comunidad internacional tiene la obligación legal y moral de adoptar medidas urgentes para paliar los terribles niveles de desesperación humana».

Ante todo lo expuesto en el informe elaborado por Naciones Unidas, el alto comisionado de la ONU para los derechos humanos ha pedido una «investigación internacional independiente para realizar investigaciones exhaustivas sobre Yemen».

La ONU responsabiliza a los saudíes y su coalición de muertes de civiles

Arabia Saudí es responsable de la mayoría de las muertes de civiles en Yemen, ha declarado la oficina de Derechos Humanos de la ONU. En el informe publicado responsabiliza en gran parte de las muertes de civiles a los ataques aéreos del régimen de Riad contra Yemen.

«Los casos supervisados por la Oficina indican que los ataques aéreos fueron la principal causa de las bajas (…) La prolongada duración del conflicto ha aumentado fuertemente el riesgo de un desastroso colapso sistémico de Yemen», señala Al-Husein. Y hay que tener en cuenta que los saudíes y su colación son los únicos que los realizan.

El informe denuncia, entre otros, ataques aéreos a mercados e instalaciones médicas y escolares, así como el uso de bombas de racimo por parte del régimen saudí contra zonas residenciales en Yemen, en violación del derecho internacional.

La ONU puso a Arabia Saudí en un principio, el pasado 2 de julio, en su lista negra por las atrocidades cometidas en su agrsión contra Yemen, pero unos días más tarde, el 6 de junio, el secretario general de la organización, Ban Ki-moon, decidió retirar a Arabia Saudí y su llamada coalición de la lista de “violadores de los derechos de los menores”, reconociendo que lo hizo por presiones saudíes, que amenazaron con retirarles sus aportaciones económicas.

Amnistía y HRW pidieron suspender a Arabia Saudí del Consejo de DDHH

Amnistía Internacional (AI) y Human Rights Watch (HRW) reclamó entonces a la Asamblea General de la ONU que suspendiera la pertenencia de Arabia Saudí del Consejo de Derechos Humanos, como consecuencia de las «violaciones graves y sistemáticas» de los derechos fundamentales que ha cometido tanto dentro del país como en otros, en referencia al Yemen.

Las dos ONG han documentado 60 bombardeos ilegítimos de la coalición encabezada por los saudíes, algunos de los cuales equivalen a crímenes de guerra, en los que han muerto 913 civiles y que han alcanzado viviendas, mercados, hospitales, escuelas y mezquitas. Asimismo, han documentado 19 ataques con municiones de racimo, que están prohibidas a nivel internacional, incluso en zonas civiles.

En una declaración conjunta, las dos ONGs reclamaron que se despojase a Arabia Saudí de sus derechos a formar parte del Consejo de Derechos Humanos hasta que ponga fin a los ataques ilegítimos de la coalición militar que encabeza en Yemen y éstos sean investigados de forma creíble e imparcial.

«Está en juego la credibilidad del Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Desde que se incorporó al Consejo, el terrible historial en materia de Derechos Humanos de Arabia Saudí dentro del país ha seguido empeorando, y la coalición que encabeza ha matado y herido ilegítimamente a miles de civiles en el conflicto de Yemen», afirmó el director de la oficina de AI ante la ONU, Richard Bennet.

«Permitir que siga siendo miembro activo del Consejo, donde ha usado su posición para protegerse de la rendición de cuentas por posibles crímenes de guerra, huele a profunda hipocresía y desacreditaría al máximo órgano de Derechos Humanos del mundo», añadió.

Igualmente indicó que «los sólidos indicios de la comisión de crímenes de guerra por parte de la coalición encabezada por Arabia Saudí en Yemen deberían haber sido investigados por el Consejo de Derechos Humanos” concluyó.

Consecuencias de la agresión saudí

Hasta la fecha se contabilizaban 6.500 muertos, de ellos la mitad civiles, y otros 6.700 heridos en el conflicto, más del 50% de todos ellos en ataques aéreos de la coalición dirigida por Arabia Saudita. El informe de la ONU estima que al menos 620 niños murieron y 758 quedaron mutilados desde julio de 2015 hasta la actualidad.

La guerra en Yemen ya ha obligado a desplazarse a más tres millones de personas, lo que supone más del 10% de la población. El informe de Naciones Unidas señala que 3.154.572 personas han abandonado sus casas desde el comienzo del conflicto en 2015. De ellos, sólo algo más de 900.000 han retornado, por lo que aún quedan más de dos millones de refugiados internos. El informe cita el acceso a necesidades básicas como alimento, vivienda y agua como las amenazas más acuciantes para los desplazados yemeníes.

La escasez de agua y combustible, así como los ataques a centros sanitarios  y a instalaciones civiles como mercados, almacenes de alimentos y colegios agravan la situación de la población en el país. Además, el ataque a sus infraestructuras y el aislamiento al que la coalición les somete, ha convertido a Yemen en uno de los países más pobres del mundo y ha situado a los yemeníes al borde de la hambruna generalizada.

Ayer mismo, un nuevo bombardeo de la coalición encabezada por Arabia Saudí contra un mercado dejó al menos ocho personas muertas y a otras siete heridas que se suman a las miles que ya han fallecido desde marzo de 2015, cuando Arabia Saudí lanzó su campaña de bombardeos aéreos.

Médicos sin Frontera también acusan a los saudíes

El pasado 18 de agosto, Médicos Sin Fronteras (MSF)anunció la evacuación de su personal de los hospitales que apoyaba en el norte de Yemen. La decisión se tomó tras el bombardeo del centro sanitario de Abs por parte de la coalición liderada por Arabia Saudí, que acabó con la vida de 19 personas.

MSF eras una de las pocas organizaciones de asistencia médica queaún  operaba en Yemen, Hasta entoces, MSF contaba con 2.000 trabajadores en el país, operaba once hospitales y centros médicos, y ofrecía apoyo a otros 18 en ocho provincias.

La ONG explicó en un comunicado que ha decidido evacuar a sus trabajadores de los hospitales de Haydan, Razeh, Al Gamouri y Yasnim, en la provincia de Saada, y los de Abs y Al Gamouri en Hashah, donde se produjo el letal ataque. También se cerrarán centros de maternidad, así como centros de urgencias, quirófanos y centros de apoyo psicosocial.

“Debido a la intensidad de la actual ofensiva y la pérdida de confianza en la capacidad de la coalición liderada por Arabia Saudí de evitar estos ataques letales”, MSF considera que estos hospitales y centros sanitarios hospitales “no son seguros para los pacientes ni para el personal (sanitario)”.

Asimismo, MSF pidió, tanto  a los saudíes y la coalición liderada por Riad como a los Gobiernos que la apoyan, y muy especialmente a los de Estados Unidos, Reino Unido y Francia, que garanticen “la inmediata aplicación de las medidas destinadas a aumentar de forma sustancial la protección de los civiles”.

(Fuentes: Reuters / AFP / Asociated Press / Prensa Latina / Hispan TV )

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *