La Sareb pide al juez buscar a los ocupas del Endanza

La Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), el “banco malo”, trata de reabrir la causa contra los ocupas del Centro Social Okupado y Autogestionado (CSOA) “Andanza” , que estuvo hubicado en la calle calle San Luis de Sevilla, desalojado en julio de 2015.

El juzgado que investiga los hechos por presuntos delitos de ocupación o usurpación acordó en noviembre archivar las actuaciones bajo el argumento principal de que la ocupación del inmueble «no estaba acompañada de la nota de continuidad, de deseo de permanencia», recogiendo los argumentos de la defensa y los de la propia Fiscalía de Sevilla.

Pero el “banco malo” acaba de presentar un recurso de reforma contra esta decisión judicial, un paso previo a un probable recurso de apelación ante la Audiencia Provincial, y considera incluso que el juzgado «tiene que averiguar quiénes fueron los sujetos que procedieron a la ocupación del inmueble». La Sareb insiste en los argumentos que viene presentando sin suerte ante el juzgado y recuerda que los imputados reconocieron que ocuparon la propiedad y que tenían la «voluntad» de «privarle por un periodo de tiempo prolongado» a la Sareb de la posesión del inmueble.

Por su parte, los representantes legales de los ocupas, que ejerce la cooperativa Jarsia Abogados, considera en sus alegaciones presentadas en el juzgado que el auto que ha recurrido la Sareb es ajustado a derecho y le «sorprende» que «una entidad constituida con recursos públicos y que ha abandonado éste y otros inmuebles en la ciudad de Sevilla, intente, en vez de ejecutar sus facultades dominicales y rehabilitar ese espacio para la ciudadanía, tal y como le ha requerido el Ayuntamiento de Sevilla en Pleno, insistir en argumento e interpretaciones exóticas del tipo penal recogido en el artículo 245.2 del Código Penal.

Cuando la Sareb se opuso al criterio del fiscal y mantuvo su acusación, fuentes cercanas al CSOA “Andanza” apuntaban que, una vez se posicionó la Fiscalía y se había consumado el desalojo, les parecía «absurdo» que la Sareb siguiera adelante con la causa, que ahora además trata de reabrir.

Hasta su archivo definitivo, que aún puede retrasarse si el asunto va a la Audiencia, varias personas permanecen imputadas por este caso, entre ellas una joven activista que acudió a declarar como portavoz del “CSOA Andanza”. Más de 300 personas, en su mayoría vecinas del barrio de San Luis-Pumarejo, hicieron llegar al juzgado escritos de autoinculpación como usuarios y usuarias del centro social ocupado.

El edificio era propiedad del Marqués de la Motilla y fue traspasado a Dexter&Celler, una inmobiliaria que pretendía construir pisos de lujo y aparcamientos subterráneos. Aquel proyecto urbanístico quebró y se hizo con la propiedad del lugar el Banco de Extremadura, que posteriormente hubo de ser rescatado con dinero público y pasó a manos de la Sareb.

El desalojo, interesado por la Fiscalía, se acordó en un auto judicial fechado el 16 de julio, donde «se constata la existencia de la ocupación ilegal» aunque «intentan disimularlo alegando el uso social», lo que «en modo alguno justifica la acción». En el escrito del Juzgado de Instrucción 17 de Sevilla se recordaba que la ocupación se denunció el 31 de marzo de 2014 por parte de un apoderado de la entidad Cajastur, perteneciente al Grupo Liberbank, por la usurpación de un inmueble propiedad de la Sareb. En abril de 2015 amplió la denuncia por ocupar otro inmueble anexo.

(Fuente: el diario.es / Autor: Javier Ramajo)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *