Un jubilado andaluz cobra al mes 100 euros menos que la media estatal y 292 menos que un jubilado madrileño

Los pensionistas granadinos jubilados cobran 143 euros menos que la media estatal, según los datos oficiales publicados por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social español correspondientes a 1 de julio de 2016. Y los andaluces con pensión incapacidad laboral permanente alcanzan unas pensiones 90 euros inferiores a la media estatal. Una repercusión social dolorosa y evidente de la dependencia y subordinación de Andalucía y su tejido económico.

Con fecha de 1 de julio de 2016, 183.001 personas reciben dinero de la Seguridad Social, un 1% más que el mismo mes del año anterior; mientras que en 2008, al inicio de la crisis, había 167.726 personas. Las pensiones por jubilación concentran a la mayoría de personas que reciben algún pago por parte de la Seguridad Social en el país andaluz, como fruto de su relación laboral durante décadas. Es en las peores condiciones laborales y de remuneración de estas relaciones laborales que sufren andaluzas y andaluces en las que hemos de encontrar la explicación de tales diferencias. Así, estas personas ingresan de media 960,48 euros en Andalucía. Granada, con 870,67 euros por jubilado de media, está por debajo del promedio nacional andaluz, a la cola en la clasificación (si nos circunscribimos a la división provincial que impuso el reinado de Isabel II), sólo por encima de Almería (840,12), Jaén (853,07 euros) y Córdoba (855,74). Por encima se sitúan Cádiz (1.081,63 euros), Sevilla (992,51 euros), Huelva (991,21 euros) y Málaga (960,48).

Las pensiones de los jubilados granadinos quedan 73 euros por debajo de la media andaluza, de 943,15 euros. El agravio es mucho mayor si se compara con los datos estatales, ya que los jubilados granadinos cobran 173 euros por debajo del promedio estatal, el cual asciende hasta los 1.043, 48 euros. La media estatal esconde un engaño estadístico al igualar situaciones muy dispares, incluyendo aquí a la propia Andalucía. Hay comunidades autónomas que hacen subir de forma considerable esa pensión media a nivel estatal, como por ejemplo Madrid, con una media de 1.235,88 euros, según los números del Ministerio. O sea que la diferencia real entre un jubilado madrileño y un jubilado andaluz en su pensión es mucho más amplia:  292,73 euros.

Al margen de las prestaciones por jubilación, existen otras tipologías con guarismos de interés que vuelven a manifestarse como consecuencias de la opresión nacional andaluza como las pensiones por incapacidad permanente. La pensión por incapacidad permanente, con 22.710 perceptores en Granada que cobran una media de 841,24 euros cada mes. Esta media también sería levemente inferior a la cifra andaluza, que se sitúa en los 859,39 euros. Y de nuevo la gran diferencia volvemos a encontrarla si la comparamos con el promedio estatal de 930,24 euros.

Por último no olvidamos las pensiones por viudedad -personas que obtienen una prestación por el fallecimiento del cónyuge que cotizó en su momento- la categoría que cuenta con más pensionistas en las comarcas granadinas. En este caso, existen en Granada 45.645 personas que cobran una pensión, con una media de pago de 552,94 euros al mes. Resulta significativo que muchas de ellas son mujeres ancianas que, si no recibieran ayuda de sus familiares, tendrían difícil la supervivencia si deben pagar el alquiler de una vivienda, manutención y resto de gastos y suministros, entre otros aspectos.

Carlos Ríos para La Otra Andalucía

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *